Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE LUNES, 24 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es ABC Tsunami en Indonesia Arriba, cadáveres en un centro de salud de Pandeglang. A la derecha, la playa de Carita, asolada por el tsunami Más de doscientos muertos El Hijo del Krakatoa aprende a matar No ha sido un año fácil para Indonesia, cuyas islas están sometidas a unos movimientos sísmicos que de manera intermitente y salvaje castigan a su población. El pasado agosto, una serie de terremotos dejó más de quinientos muertos en el enclave turístico de Lombok. Dos meses después, en octubre, un seísmo y un posterior tsunami causaron más de 1.200 muertos en la isla de Célebes. El pasado sábado fue el volcán conocido como El Hijo del Krakatoa, que emergió en 1927, el que causó la ola gigante. Un gigantesco corrimiento de tierra submarino provocó el tsunami que castigó a amplias zonas del estrecho de Sonda, que separa las islas indonesias de Java y Sumatra y que une el mar de Java y el océano Índico. Más de 222 muertos, una treintena de desaparecidos y cientos de heridos es el balance provisional del último zarpazo sísmico que sufre un país donde el mar y la tierra tiemblan y matan. Encuentren víctimas y atiendan a los heridos pidió el presidente indonesio, Joko Widodo, a las Fuerzas de Seguridad y a todos los cuerpos sanitarios y de rescate. El Hijo del Krakatoa crece a razón de unos cinco metros anuales y domina una isla deshabitada que sirve de atracción turística en el estrecho de Sonda. El joven volcán se había mostrado particularmente activo desde junio, con frecuentes columnas de humo y ceniza. El sábado se hizo mayor para matar, como su padre. INTERNACIONAL