Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 23 DE DICIEMBRE DE 2018 cordoba. abc. es CÓRDOBA 25 LIBRE DIRECTO POR JUAN JOSÉ PRIMO JURADO LA POLÍTICA DE CALIDAD vanza lentamente, pero avanza, el acuerdo entre Partido Popular y Ciudadanos para establecer un programa de gobierno en Andalucía y optar a dirigir la Junta. Se han presentado ya las medidas que se tomarían en los cien primeros días de ese posible ejecutivo que hablan, entre otras cosas, de despolitización de la función pública, eliminación de aforamientos y del impuesto de Sucesiones y Donaciones, bajada del IRPF y un plan de choque para mejorar la situación del sector sanitario y las políticas educativas. Muchos ojos estarían puestos en ese potencial Gobierno de centro derecha que, por primera vez en la historia de Andalucía, tendría el poder político autonómico. Ese gobierno de cambio, observado minuciosamente desde dentro y desde fuera de nuestra comunidad, haría un gran favor a la democracia en España si, además de gestionar de una manera eficaz y cercana los problemas reales de los andaluces que reclaman más servicios y menos políticos, logra recuperar un modelo y estilo político de calidad, basado en la defensa del A diálogo, la persuasión y el bien común que, vistos los espectáculos que se están dando, parecen en extinción en nuestro país. Hacer política es aceptar que exista una tensión que no podemos resolver. No puede haber más que una solución por lo alto, donde las dos partes den lo mejor de sí mismas, en un resultado que no es una síntesis, sino un itinerario común, un ir juntos Hacer política es buscar esta tensión entre la unidad y las identidades propias, apostar por un entendimiento entre todas las partes. En el panorama actual, sin embargo, todo son enfrentamientos entre odios y destrucciones y esa no será nunca la verdadera política. De forma descorazonadora, los hechos dan a entender que en la política española se ha perdido la persuasión. La persuasión tal vez sea el método político más sutil, más fino. Escucho los argumentos del otro, los analizo y le presento los míos... El otro intenta convencerme, yo intento persuadirle y de este modo caminamos juntos. La política es compleja: de hecho, Aristóteles, Maquiavelo, Bismarck y Churchill la definieron como el arte de ciento de los encuestados mayores de 55 años creen que tras las disputas subyacen intereses partidistas por romlo posible y los ideales nunca llegan a per el orden constitucional. En consematerializarse en su totalidad. Pero es cuencia, un 58 por ciento de las persovital tener una meta clara y establecer nas que participaron en la encuesta los medios para acercarse a ella. Y sin ven imposible ahora un pacto constiduda, la principal meta del buen polí- tucional con consenso, como el de 1978. tico es defender el bien común. ReivinA menudo vemos cómo se antepodicar que por encima de todo está el nen las ideologías a los ideales y a la bien común de la sociedad a la que sir- gestión de las necesidades reales de la ve, traspasando las legítimas diferen- sociedad, en un ejercicio que suele concias políticas. Todo lo contrario que la cluir en puro sectarismo. Probablemáxima que repiten mumente, el pueblo español chos políticos: Cada uno está bastante por encima La nueva va a lo suyo, menos yo de la media de sus polítimayoría que voy a lo mío cos, algo que no es nuevo Una reciente encues- parlamentaria en en estas tierras donde ya Andalucía podrá en el siglo XI se decía del ta de NCReport nos pone en alerta del enfado y frenar y revertir el Cid: Qué buen vasallo si decepción que sienten descrédito en que hubiera buen señor los ciudadanos por esta El nuevo gobierno y la ha caído la pérdida de calidad de la nueva mayoría parlapolítica política española desde mentaria que se pueden la Transición. Una opiformar en Andalucía, exinión compartida por seis de cada diez gidos y urgidos por una mayoría de interpelados. Se habla incluso de una andaluces que, desde opciones difevuelta al lenguaje guerracivilista de rentes, han votado cambio, tendrá en épocas pretéritas: un 69 por ciento de sus manos la posibilidad de frenar y jóvenes entre 18 y 34 años, casi 7 de empezar a revertir ese descrédito en cada 10, consideran que las nuevas ge- que ha caído la política en España. Al neraciones políticas han vuelto a en- menos no decepcionar y, con suerte, frentamientos del pasado y un 52 por acertar.