Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 16 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es cultura CULTURA 77 Sale a la luz la obra maestra de Ignacio Padilla El autor mexicano, referente del género breve, revive gracias a la edición de sus cuentos completos BRUNO PARDO PORTO MADRID ABC por lo que se cuidaron, muy mucho, de que la obra no llegara a ojos, ni oídos, de la Inquisición. Y eso, curiosamente, hizo que, durante siglos, pasara inadvertida: de haber llegado a los tribunales eclesiásticos, habría sido editada con posterioridad, dado el interés, por no decir morbo, que siempre han despertado los archivos inquisitoriales. Descubrimiento Pasaron los años y nada se supo de aquel libro tan valioso, con patente y factura femeninas, hasta que, en 1965, el hispanista mexicano Enrique Martínez López encontró los enigmas escondidos en dos manuscritos (uno de 1716 y otro compuesto de 1726 a 1748) en la Biblioteca Nacional de Portugal, en Lisboa. Tras darlos a conocer en un Congreso Internacional de Hispanistas, Martínez López publicó una edición en la Revista de Literatura del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en España. En 1991, el escritor y filólogo Antonio Alatorre dio con dos nuevos manuscritos, en la misma Biblioteca lusa, y editó una nueva obra, en este caso en El Colegio de México. Las dos son ediciones muy condescendientes con la escritura femenina sostiene Rivera Garretas hay un desprecio a lo que podía ser una mujer porque era monja, parten de una escritura mutilada, tienden a la baja todo el rato De ahí la necesidad de esta nueva edición, que reconoce autoridad al texto donde no hay ni la más mínima condescendencia ni anacronismo y para la que Rivera Garretas ha elegido las variantes que son testimonio de libertad femenina, y no de miseria Para ello, viajó hasta Lisboa y cotejó los cuatro manuscritos, hasta dar forma a este libro del siglo XVII, que es perfectamente legible en pleno 2018. Hay imaginaciones tan fértiles que tienen que expresarse a cada poco. No les basta el papel, sino que tienen que tomar la voz y dominar cada conversación. Es como si las ideas, por acumulación, buscasen instintivamente cualquier resquicio para salir a la luz (o a la noche) Al menos era así en el caso de Ignacio Padilla, un Físico cuéntico tipo peculiar, además de uno de los Aunque publicó varias novelas, Pamás notables cuentistas latinoame- dilla prefería la distancia corta del ricanos recientes, que adornaba sus relato. Se definía a sí mismo como reuniones con anécdotas y leyendas físico cuéntico una autodenomiimposibles de verificar. Eran casi mi- nación que subraya esa precisión crocuentos orales, que luego agigan- atómica con la que creó su gran protaba con su pluma y converyecto. Micropedia está tía en historias delirantes. formado por cuatro libros Muchas de ellas están rede título dual y octosílacogidas en Micropedia bo, lo que demuestra su la compilación de sus empeño por la forma, cuentos, su gran obra a partir de la cual namaestra que no pudo ver cía lo demás. Hablaacabada por su tempramos de Las antípodas na muerte (48 primavey el siglo Los reflejos ras) y que ahora publica y la escarcha El anPáginas de Espuma en una droide y las quimeras y cuidada edición en cuatro Lo volátil y las fauces I. Padilla volúmenes guardados en un el único que no vio publiPáginas de pequeño cofre, que bien pocado en vida y que cierra Espuma reúne dría ser del tesoro. esta obra. sus cuentos en Con ella, Volpi espera Micropedia Gran proyecto recuperar a este autor una colección de cuatro volúmenes Este es uno de los grandes que, en España, no tieproyectos cuentísticos de que lo inmortaliza ne el reconocimiento que nuestro cuento. Son cuatro se merece, como ocurre libros que crean un univercon tantos otros latinoso propio asevera el escritor Jorge americanos Dice que, quizás, la exVolpi, amigo de Padilla y su albacea plicación a este olvido sea el azar, y literario. Este mundo fantástico, lle- esta edición la única forma de remeno de monstruos, dragones y demás diarlo. Como su albacea literario, se criaturas mitológicas, está marcado ha encargado de restaurar este úlpor una cadencia personalísima, for- timo libro, una suerte de bestiario jada al calor de García Márquez y Rul- medieval que funciona muy bien fo, sus dos primeros referentes. Era como cierre ya que la Micropetalentosísimo en términos de estilo, dia está atravesada por la fantasía el más talentoso que he conocido de de esa imaginación fértil y febril pomi generación la del Crack Tenía blada por dragones tricéfalos, falun estilo muy plástico, lleno de imá- sos reyes magos y demás fieras. Engenes, de metáforas, de giros del len- tre ellas hay una que, tal y como esguaje. Su voz rendía homenaje a la cribe Andrés Neuman, retrata a la lengua de Cervantes y al Barroco perfección su figura: Según aprenmatiza su colega. demos releyendo este libro, el orníCervantes fue una de sus grandes calo es un ave poética cuyo canto es obsesiones, su autor de cabecera. su réquiem y que vive y vuela por Durante su vida entre México DF y el mundo alrededor de cuarenta y Querétaro, separados por tres horas cinco años Ese improbable cantor de coche, Padilla aprovechaba sus adquiere el nombre de Ignacio Patrayectos para escuchar una y otra dilla, y su voz sigue resonando en vez el Quijote leído por Fernando los palacios que inventó Y también Rey. Quería aprendérselo de me- en este cofre. moria recuerda Volpi. Y aunque no lo consiguió, sí que podía recitar sin problemas ciertos pasajes, y terminó por convertirse en uno de los más destacados cervantistas mexicanos. Toda esta locura, claro, terminó por filtrarse en su páginas a través del ingenio. Ahí está el mundo de Cervantes, el humor de Cervantes... Hay muchísimo humor en los libros de Nacho, un sutil humor negro Ahí está, por ejemplo, ese episodio que narra en el que, durante la Segunda Guerra Mundial, un desesperado ejército norteamericano trata de bombardear Japón usando murciélagos.