Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 SOCIEDAD ARAGÓN Municipios sin menores de cinco años DOMINGO, 16 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es conocer ABC HABLA LA ESPAÑA VACÍA Municipios que han perdido población entre 2011 y 2017 Urge una financiación justa para las regiones despobladas El Gobierno de Aragón insiste en que la lucha contra la despoblación pasa por articular y poner en práctica la estrategia nacional, suficientemente financiada, con la participación protagonista de las entidades locales y de forma coordinada entre todos los niveles políticos, incluida la UE. Urge una financiación justa para las regiones despobladas, un modelo de financiación autonómica que tenga en cuenta los criterios demográficos y de despoblación afirma el comisionado del Gobierno aragonés para la lucha contra el desierto demográfico, Javier Allué. En Aragón, prácticamente uno de cada tres municipios está en riesgo de extinción: 200 subsisten con menos de 100 habitantes empadronados. Según los datos del INE, el medio rural aragonés está perdiendo más de mil habitantes al mes, más de 16.000 en un año. ROBERTO PÉREZ Fuente: Comisionado del Gobierno frente al reto Demográfico ABC En 40 años de democracia no hemos tenido en cuenta las políticas demográficas Isaura Leal Alta Comisionada del Gobierno para el reto demográfico Entrevista Isaura Leal, en la sede del Comisionado, situado en el palacio de los condes de Adanero en Madrid Anuncia que al igual que se ha hecho con el caso del género, es necesario incorporar el impacto demográfico a todas las políticas públicas ÉRIKA MONTAÑÉS LAURA DANIELE MADRID ació en Valencia, pero a los dos meses estaba de la mano de su padre, funcionario, en un pueblecito de Lugo llamado Sarceda que hoy tiene dos habitantes. Se siente gallega cien por cien, y confiesa que, de su familia, solo ella permanece alejada de la tierra. Tuvo que estudiar, buscar cómo ganarse la vida fuera como tantos otros jóvenes del medio rural. Licenciada en Derecho en Valladolid, ha trabajado más de veinte años en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y ese espíritu local le ha perseguido hasta su salto de la política autonómica al Alto Comisionado del Gobierno para el reto demográfico. Tiene un hijo, pero le hubiera gustado ampliar la familia, reconoce. El país se queda sin niños. Fue la sentencia esta semana del Instituto Nacional de Estadística (INE) e Isaura Leal, de 59 años, se siente corresponsable de abordar este reto demográfico. Por eso, plantea como inexcusable no demorar más políticas públicas para luchar contra la baja natalidad y la despoblación que sufre la mitad de nues- N tro territorio. De hecho, presume de haber introducido una partida de 80 millones de euros para potenciar a los jóvenes emprendedores en pueblos de menos de 10.000 habitantes y varias medidas en el plan de choque para el empleo juvenil, recientemente aprobado por el Ejecutivo socialista. Leal demanda el consenso entre las distintas administraciones, sabedora de que con el sesgo político no hará bandera de su causa, en un país atomizado en 8.124 municipios y 17 autonomías. Anuncia una estrategia nacional sobre este asunto para la próxima primavera. Con la demografía nos jugamos el modelo territorial alerta, porque España llega demasiado tarde a este desafío. La despoblación se expande como una pandemia por todo el país. -Desde la creación del alto comisionado, ¿cree que el ciudadano comienza a notar las medidas contra la despoblación? -En España llevamos 40 años construyendo una democracia. Hemos creado instituciones, un Estado de bienestar, pero en este camino no hemos tenido en cuenta las políticas demográficas. -Los demógrafos dicen que el lugar de residencia es una decisión libre de los ciudadanos. Teniendo en cuenta esto, ¿qué posibles soluciones se plantean al problema de la despoblación? -Coincido en que los poderes públicos deben garantizar la libertad de los ciudadanos para elegir dónde quieren vivir. Pero para que sean libres en esa elección hay que darles unas condiciones de igualdad, de oportunidades y que la decisión que tomen no esté sometida o supeditada a que abandonan su entorno porque no tienen condiciones de vida dignas. Ya sea porque no tienen empleo o porque no tienen un buen acceso a los servicios básicos. Cuando las personas se mueven en el territorio, la mayoría de las veces es porque buscan las oportunidades que no encuentran en su lugar de origen. Son muy pocos los que deciden libremente marcharse. ¿Qué está haciendo el Gobierno, por ejemplo, por un joven de Teruel para favorecer que pueda retornar a su pueblo? -Es un problema estructural que venimos arrastrando desde hace décadas. Ahora queremos que regresen los jóvenes que se marcharon de España durante la crisis en búsqueda de empleo. Nuestro objetivo debería ser que volvieran no solo a España, sino que volvieran al lugar de donde salieron. Para eso hay que garantizarles un proyecto de vida profesional, personal y familiar y eso se traduce en actividad económica, empleo, vivienda y servicios básicos. Se trata de conseguir que se sientan en las mismas condiciones que le puede ofrecer una gran ciudad. E incluso con una mejor calidad de vida. ¿Existen buenas prácticas en otros países de nuestro entorno que sufren el mismo problema y que se podrían extrapolar a nuestro país? -Las políticas demográficas se han trabajado en Escocia, Canadá, Francia, en algunas zonas de Italia con fórmulas diversas y diferentes porque, al igual que ocurre en España, no existe una receta única. Nuestro país es privilegiado en cuanto al entorno medioambiental y de los propios recursos. Tenemos otra ventaja que deberíamos poner en valor: nosotros hemos basado nuestra ordenación territorial en los pueblos. Forman parte de nuestra historia y de nuestro modo de vida. Ahora que otros países se están planteando el concepto de smart village o smart cities nosotros partimos de una tradición... -Pueblerina... -Pueblerina, en el mejor sentido de la palabra, porque nuestro territorio está estructurado por nuestra propia historia en torno a 8.124 municipios y eso