Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 ESPAÑA Una negociación en punto muerto DOMINGO, 16 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es espana ABC Más allá de las contrapartidas políticas, lo que el régimen quería saber con urgencia era si el Tercer Reich podría cubrir a tiempo la demanda española de suministros en caso de entrar en el conflicto. España, con los almacenes vacíos y el Ejército sin los medios suficientes, necesitaba que sus futuros aliados enviaran equipamiento militar de todo tipo, además de trigo y petróleo de forma perentoria. El cauteloso dictador quería entrar dentro del Eje, pero con garantías. Actitud dura y ambiciosa Tras recibir la carta de Franco, Serrano Suñer escribió un nuevo documento el 24 de septiembre donde narró a su cuñado las novedades en las exigencias de Hitler y del odioso e insoportablemente cerrado y egoísta Ribbentrop. Frente a una primera ronda de negociaciones satisfactoria, las cosas se habían enfriado con el paso de los días. Es muy triste que los alemanes seguros de su victoria pierdan la ecuanimidad y el equilibrio Dios, sobre todo, haga que todo esto no llegue a límites demasiado graves escribió el ministro de Gobernación en un documento al que también ha accedido este diario. Entre la carta del 18 de septiembre y la enviada días después, se aprecian la gran distancia que empezaba a abrirse entre los dirigentes de España y Alemania. En la reunión de hora y media con el Führer, Serrano prefirió dejar que hablara él para tratar de sacar en conclusión que hay de verdad en la diferencia de tono entre él y Ribbentrop. Con un mapa del mundo delante, Hitler le advirtió del peligro que se cernía sobre las Canarias, con intención de convencerle de lo idóneo de ceder a Alemania la construcción de una base naval en una de sus islas, y le explicó el sueño nazi del gran imperio colonial en el centro y sur de África. Planes de expansión que chocaban con la existencia misma de Portugal, según Hitler: El hecho de la nación vecina no tiene geográficamente explicación ninguna y era políticamen- CARTA DE SERRANO SUÑER ANTES DE IRSE A ROMA LA NEGATIVA ALEMANA En un último intento de sacar algo en firme a los mandos del Tercer Reich, Serrano Suñer intentó que ambas partes firmaran un compromiso de mínimos que sirviera de punto de partida en Hendaya. Antes de marcharse hacia Roma, el ministro franquista comunicó a Franco que el protocolo no había sido firmado porque a los alemanes les ha parecido demasiado unilateral EL OBSTÁCULO MARROQUÍ Entre los motivos que frenaron un acuerdo de mínimos firmado en Berlín, destacaba la falta de entendimiento en la cuestión marroquí. Ellos piensan que Marruecos vendrá a nuestras manos solo por su esfuerzo confesó el ministro al Jefe del Estado. Ciertamente, los beneficios que Alemania podía obtener de despojar a la Francia colaboracionista de posesiones en África se antojaban escasos. Reservado debido a lo confidencial de la información aquí expuesta. El ministro de Gobernación trasladó a Franco el contenido de una conversación que había mantenido recientemente con Galeazzo Ciano, ministro de Exteriores de Italia. En ella, el italiano afirmó valorar mucho la intervención de España con el Eje, aunque hay que precisar más para lograr un acuerdo. LA ESCASEZ DE TRIGO Serrano dio a entender a Franco en su última carta desde Berlín que Ciano y Hitler seguían compartiendo la esperanza de que España se uniera al Eje en las próximas fechas. En este sentido, el diplomático italiano comentó al ministro franquista que, bajo su criterio, el Tercer Reich no se había comprometido en nada porque no están tan sobrados de trigo con vistas a una posible prolongación de la guerra Parece ser que a efectos de propaganda han exagerado bastante el problema de las reservas advirtió Ciano sobre los dobles juegos nazis. RESERVADO Al final del texto dirigido a Franco, Serrano marcó una de las páginas con la etiqueta de te un absurdo le aseguró el Führer al emisario franquista. No en vano, Serrano Suñer estaba convencido de que Hitler solo le estaba tanteando y jugaba a dos barajas entre Madrid y Lisboa. A la vista de la actitud dura y ambiciosa de los alemanes, Serrano Suñer propuso a Franco en esta misma carta que para sacar algo en firme de su visita, sin verse obligados a un compromiso inmediato y perjudicial se podría al menos firmar un protocolo de los términos para un futuro pacto. El ministro de Gobernación presentó así una propuesta de mínimos aunque estoy seguro de que no admitirán algo tan categórico y excluyente de toda reserva en orden a las aspiraciones de Marruecos sobre la que se pudiera trabajar luego en el encuentro de Hitler y Franco. Todo ello porque, según el cuñadísimo, ...de otra manera no quedaríamos dentro como tú quieres y el efecto sería penoso para luego El intento desesperado por sacar algo de provecho de su misión en Berlín se topó con una negativa fulminante de los mandos nazis. Solo dos días después de su anterior mensaje, Serrano Suñer comunicó el 26 de septiembre a Franco que el protocolo no iba a ser firmado porque a los alema-