Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE MARTES, 11 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es ABC Theresa May aplaza la votación sobre la retirada de la UE Theresa May regresa a Downing Street tras la sesión de ayer en el Parlamento de Londres AFP Fr actura política en el Reino Unido Brexit: no hay salida Sin novedad en Londres. El Reino Unido está entre la espada y la pared desde que hace dos años largos decidió en referéndum su salida de la Unión Europea. El episodio de ayer es la solemne representación escénica de su incapacidad para escapar del laberinto de mentiras en el que se metió en 2016. No hay salida. Consciente de sus crecientes limitaciones y expuesta a perder la votación de ayer en el Parlamento, Theresa May cogió el camino de en medio y suspendió la consulta sobre el Tratado de Retirada de su país. Si no una victoria, imposible en estas circunstancias, May se garantiza un empate, o al menos una prórroga. Ni siquiera hay fecha fijada para la votación pospuesta ayer, examen para una clase política que purga en diferido los pecados de su populismo. Cogido con alfileres, aquel acuerdo firmado en Bruselas no contenta a nadie y, lo que es peor, no tiene vuelta de hoja. JeanClaude Juncker recordó que no habrá otro acuerdo. May lo dobla y lo esconde en su cartera, a la espera de que escampe. Los pronósticos, sin embargo, no son buenos. El Brexit ha partido en dos a los conservadores, tensado a la sociedad y reforzado unas fronteras interiores, no solo geográficas, que complican cualquier plan de escape. Lidiar con una moción de censura, dimitir, convocar elecciones, aguantar... Como desde hace ya dos años largos, todo es posible e imposible en el laberinto británico. INTERNACIONAL