Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 23 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es ABCdelOCIO 69 bonita historia de amor Los personajes de La Strada continúa Mario Gas son sus peores enemigos: viven, se manifiestan, son como son, sueñan, aman, temen, viven en un ambiente deprimido, en un mundo que les tiene coartados, en un mundo que sobrevive a duras penas en la película era el de la posguerra italiana, pero ahora pueden ser muchísimos lugares y mundos Y estos personajes que luchan por su supervivencia tienen un halo trágico del que ellos mismos no saben salir; y construyen una serie de anhelos y de esperanzas que acabarán siendo truncadas; uno de ellos, Gelsomina, por sí misma ante la desesperanza de un castillo de naipes que, pese a la dureza del mundo que la rodea, creía que podía mantenerse en pie. Hay un elemento, que es El loco, que es eliminado por la incontrolabilidad de la fuerza bruta, y sin saber por qué ante unos celos mal reprimidos; y hay un personaje, Zampanò, absorto ante la inmensidad del mar al final, de espaldas, que escenifica muy bien esa sensación Los de pérdida de un mundo en el personajes que hay que sobrevivir a peson sus sar de no entenderlo peores enemigos, dice Gas Elegía sin nombre Alberto Iglesias, Alfonso Lara y Verónica Echegui FOTOS: SERGIO PARRA Rimini, la localidad donde Fellini nació en 1920. Aquel hombre tenía fama de mujeriego, según recordaba el cineasta: Llevaba a todas las chicas de la ciudad a la cama con él; una vez dejó a una pobre niña idiota embarazada Tullio Pinelli, que colaboraría con Fellini en la escritura del guión, encontró el entorno para la película. Yo estaba dirigiendo Los inútiles contaba el cineasta y Tullio había ido a ver a su familia en Turín. En ese momento, no había autopista entre Roma y el norte, por lo que tuvo que conducir a través de las montañas. A lo largo de uno de los tortuosos caminos, vio a un hombre que tiraba de una especie de carreta cubierta de Anthony Quinn y Giulietta Massina, en La Strada lona... Una mujer diminuta empujaba el carro por detrás. Cuando volvió a Roma, me contó lo que había visto y su deseo de narrar sus duras vidas en el camino. Sería el escenario ideal para tu próxima película dijo. Era la misma historia que yo había imaginado, pero con una diferencia crucial: la mía se centró en un pequeño circo ambulante con una mujer joven y lenta llamada Gelsomina Giulietta Massina (la mujer del propio Fellini, que encarnó a Gelsomina a pesar de la oposición inicial de los productores) Anthony Quinn (Zampanó) y Richard Basehart (El loco) fueron los tres protagonistas de La Strada que ganó el Oscar a la mejor película en habla no inglesa. Nino Rota firmó la banda sonora, con una lastimera balada para trompeta como principal estandarte. La Strada resume el director es una elegía sin nombre de unos personajes que viven, luchan, sabiéndolo o no, y acaban pereciendo anímica o físicamente en el intento. En esta función están tres rasgos que definen el trabajo de Fellini: el neorrealismo, el mundo del circo y sus propias vivencias oníricas El circo, añade, tiene muchísima fuerza en esta historia, pero es una metáfora de la vida. Y concluye: Es una tremenda, triste, bella y poética historia de frustración, deseo, ilusión... Y no me atrevería a llamarla de amor, porque cuando los tres personajes nos cuentan la historia nos dicen que la próxima vez sí nos contarán una historia de amor Pero en realidad sí lo es, admite Mario Gas. Pero es una historia de amor tan triste que los propios personajes no la consideran así y concluyen la obra prometiendo: Algún día contaremos una bonita historia de amor Yo creo que toda historia humana es una historia de amor y desamor. Ésta es profundamente una historia de amores mal canalizados y desencontrados, que acaba trágicamente. Tiene algo del fatum, de la tragedia griega... La Strada es una sencilla historia de tres seres humanos que colisionan y se relacionan en un ambiente que no les es favorable La Strada Madrid. Teatro de La Abadía. Del 22 de noviembre al 30 de diciembre. De martes a viernes, 20 horas. Sábado, 18 y 21 horas. Domingo, 19 horas.