Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 INTERNACIONAL VIERNES, 23 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es internacional ABC España amenaza con reventar la cumbre del Brexit por Gibraltar Madrid culpa a May y al equipo negociador de la UE de marginarla La Comisión se pregunta por qué Sánchez ha preferido ir a Cuba ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS Escenarios Se suspende la reunión Si uno de los jefes de Estado o de Gobierno no asiste a la cumbre y no es representado por otro, el Consejo Europeo no se puede constituir. B uenas noticias, la Unión Europea y el Reino Unido dijeron ayer haber llegado a un acuerdo sobre la declaración política que regulará sus relaciones futuras. Malas noticias, esa declaración no sirve ni para contentar a los distintas facciones en Londres ni mucho menos para tranquilizar las inquietudes españolas sobre la cuestión gibraltareña. Es más, esas preocupaciones se convirtieron desde Madrid en acusaciones de deslealtad contra el equipo negociador de la Comisión. El Consejo Europeo extraordinario convocado para este domingo para aprobar el tratado de retirada del Reino Unido de la UE se vislumbra todavía rodeado de nubarrones y ayer por la tarde en Bruselas ni siquiera se descartaba que se suspendiera. Según fuentes europeas, la Comisión intentará salvar la reunión añadiendo una profusión de declaraciones anexas en las que se harían encajar cuestiones como la que se refiere a la colonia británica en el sur de España, aunque esta El voto La decisión de aprobar el acuerdo ha de tomarse por mayoría cualificada: el 55 de los países participantes y que reúnan el 65 de la población. Theresa May y el presidente del Consejo, Donald Tusk, el mes pasado Ratificación El tratado debe ser ratificado por el Parlamento británico, el Europeo y los de todos los países miembros. No está claro que los británicos lo aprueben. Anexos La Comisión prepara una serie de documentos complementarios sin valor jurídico en los que se recogerían las inquietudes españolas. Pedro Sánchez Nuestras posiciones permanecen lejanas. Si no hay cambios, vetaremos el Brexit dice el presidente tras hablar con May fórmula no estaba siendo del agrado de Madrid. En todo caso, el hecho de que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, haya preferido irse a Cuba ha causado también extrañeza en la Comisión. Sobre todo porque la primera ministra británica, Theresa May, que está utilizando el tema de Gibraltar para cohesionar a sus filas, no da su brazo a torcer y ha programado varios viajes a Bruselas antes del domingo. Anoche, Pedro Sánchez advirtió, tras hablar telefónicamente con May, que nuestras posiciones permanecen lejanas. Si no hay cambios vetaremos el Brexit La cuestión de Gibraltar parece haber trasladado a Bruselas la inestabilidad política que reina en Londres y que allí tampoco permite prever si cualquiera que sea la solución que se decida en Bruselas va a ser aprobada en el MONNET CO. JOSÉ M. DE AREILZA LOS PEQUEÑOS PASOS DE THERESA MAY Su argumento es compartido por muchos europeos, el miedo al futuro y a la inmigración flexible. Consigue ser infravalorada una y otra vez por sus rivales y avanza con pequeños pasos hacia un Brexit que, al menos en apariencia, minimice los destrozos al futuro de su país. Sabe que no hay un buen plan B a la pertenencia a la UE, pero es fiel a la decisión tomada en el fatídico referéndum de 2016. El domingo aspira a arrancar un pacto con suficientes adornos que pueda vender como la única alternativa a la catástro- E l estilo de poder de Theresa May es el más indicado para momentos de máxima incertidumbre como los que atraviesa el Reino Unido. Nadie más tenaz, mejor táctica o más fe de salir de la Unión sin acuerdo. Su argumento es compartido por muchos europeos, el miedo al futuro y a la inmigración. No hay otro interés nacional. Cuenta con el apoyo de Merkel y del empresariado alemán, impacientes por zanjar esta primera parte del Brexit. Además del texto legal para la salida, conocemos ya el borrador sobre el futuro de la relación UE- Reino Unido. Es un documento sobre el alambre, con guiños a los conservadores euroescépticos (uso de tecnologías aún inexistentes para evitar la frontera en el Mar de Irlanda) y algunas cautelas exigidas por los gobiernos de los 27, preocupados de no dar ventajas comerciales a los que se marchan. La justa reclamación española sobre Gibraltar se atiende al margen. En este tiempo de descuento es necesario aclarar lo obvio, que es la UE y no España la responsable de negociar con Londres el estatus del Peñón más allá del período transitorio. La pifia del equipo negociador europeo, encabezado por Michel Barnier, al incluir sin consulta a España el ambiguo artículo 184 en el tratado de salida, debe enmendarse. Si el domingo hay fumata blanca, Theresa May apenas tendrá tiempo de celebrarla. Es en Westminster donde se producirá la negociación más difícil del largo divorcio. Antes de Navidad sabremos si consigue la mayoría parlamentaria necesaria para salir de la UE. Todo gran país es libre de desorientarse y perder años y generaciones por caminos solitarios.