Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 20.11.2018 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.581 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. VISTO Y NO VISTO IGNACIO RUIZ- QUINTANO DECRETARIO Si la voluntad de poder es una filosofía del motor de gasolina, los decretos de Sánchez contra el diésel serían el canto del chivo de un Übermensch Dos ataúdes diseñados por la empresa AW Hainsworth, con sede en West Yorkshire (Inglaterra) AW HAINSWORTH EL PULSO DEL PLANETA U Una despedida ecológica La empresa de confección británica AW Hainsworth, proveedora de la Familia Real, fabrica ataúdes de lana biodegradables y con una estética más amable Por eso esta empresa, con sede en enterrados y que al ser incinerados West Yorkshire y que lleva trabajan- no liberan humos nocivos. Estos ataúdo desde hace más de 230 años, apues- des están fabricados con un tablero ta por hacer más cercanos este tipo de fibra de densidad media, un marde productos para los que sufren por co de cartón y un forro de algodón anla muerte de un ser querido y presen- tes de ser recubiertos con tres vellotar una alternativa ecológica. Senes enteros de lana de oveja y gún la directora general de AW cuestan 900 libras, unos 1.010 Hainsworth, Julie Greenough, euros. están diseñado especialmenEsta empresa, pionera y te para ellos, para que se líder a nivel mundial de tasientan cómodos al obserpetes de las mesas de bivarlos y no asusten tanto llar y snooker, también es a los más pequeños de la casa. la encargada de fabricar los Encontramos que a las uniformes de los pilotos del familias y los seres queri- AW Hainsworth Ejército del Aire del Reino dos les resultan muy recon- confecciona los Unido (RAF) o los de la fortantes ya que estos no uniformes de la Guardia Real británica. Y Guardia Real son de aspecto tan aterraaunque en la actualidad es dor como los habituales y la primera que se atreve a que todos utilizan asegura. Para esta comercializar un ataúd de este tipo, gerente la forma de estos féretros ya la idea se remonta al siglo XVII, cuanes demasiado apática los tradicio- do en el Reino Unido se exploró esta nales tienen ángulos agudos y bordes opción con un único objetivo; el de fríos y duros, mientras que éste es impulsar la industria de la lana. A pemuy cálido y accesible sar de eso desde AW Hainsworth proSu nueva apuesta por este tipo de mulgan que son pioneros en este proproductos presenta otra vertiente: la ceso. Por eso, aseguran el ataúd de de proteger el medio ambiente. En su lana es una alternativa única a los afán por ello, esta compañía utiliza convencionales a los que la gente está ataúdes 100 biodegradables que se acostumbrada Un entierro más verdesintegran naturalmente una vez de y amable. IVÁN ALONSO CORRESPONSAL EN LONDRES C álido y accesible no son exactamente las palabras en las que uno pensaría a la hora de describir un ataúd. Por ese motivo, la empresa de moda y confección británica AW Hainsworth las ha empleado para presentar su nueva línea de negocio: ataúdes de lana. Es la primera vez que una empresa tan importante como esta, encargada de diseñar y fabricar los trajes de boda a los Príncipes Guillermo y Enrique o algunos de los que luce su padre, el Príncipe Carlos, se lanza a una iniciativa tan tétrica. Intentando ocupar un nicho de mercado, nunca mejor dicho, por el que nadie ha apostado en tiempos modernos, esta compañía asegura que proporciona al cliente lo que pide ya que muchos de los familiares que compraban ataúdes clásicos les mostraban su insatisfacción porque resultan demasiado fríos, angulosos y poco atractivos Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Intrascendente, adj. Que preocupa mucho para nada. no manda y los demás obedecen. La política no es más que la lucha por ser el que manda, y la democracia, un simple intento de dignificar la obediencia: obedeces únicamente a quien has elegido para que te mande y lo puedas fácilmente deponer. El Estado de Partidos, que es lo nuestro, hace indigna la obediencia. Su lema, y ahí tenéis ahora a un tal Sánchez, es el Sit pro ratione voluntas de Juvenal. Para mantener su impostura, el tal Sánchez necesita de la arbitrariedad, una emoción que necesita expresarse Haced vosotros las leyes y dejadme que yo haga los reglamentos. Un tal Sánchez es el Romanones que se vende en los chinos y que en vez de reglamentos dicta decretos sin principios de juricidad que, acostumbrados a las directivas ejecutivas de la Unión Europea, obra maestra de la confusión de poderes, obedecemos sin rechistar. La experiencia indica que en política todo tonto rompe a bribón. Hitler no era muy listo, pero a través de las gateras de un Estado de Partidos llegó a canciller. Eso fue un mes de enero, y en marzo su gabinete fue investido de poderes legislativos ilimitados, incluido el de apartarse de la Constitución, cumpliéndose así el deseo del partido del Führer de gobernar por decreto, que no tiene naturaleza, pero sí vigor de ley, y que no deja de ser una forma francesa (el decreto- ley fue la frutilla jurídica de la cultura dictatorial de Francia) de mandar. El decretario del tal Sánchez revela a un vulgar suplantador de la razón por la voluntad. Está bien visto pavonearse de la voluntad, pero no de la belleza. El tal Sánchez, sin embargo, se pavonea de su belleza, cuando el fundamento de su mando en un sistema que hace indigna la obediencia es su voluntad. Y si la voluntad de poder nietzscheana es, según Sloterdijk, una teoría filosófica de la cultura del motor de gasolina, los decretos de Sánchez contra el diésel serían como el canto del chivo de un Übermensch sanchista. El eterno retorno del bruto puesto a mandar.