Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ANDALUCÍA 2 D Elecciones andaluzas MARTES, 20 DE NOVIEMBRE DE 2018 abcdesevilla. es andalucia ABC La palabroteca FRANCISCO SERRANO CANDIDATO DE VOX POR SEVILLA PABLO CASADO PRESIDENTE NACIONAL DEL PP JOSÉ LUIS RUIZ ESPEJO CANDIDATO DEL PSOE POR MÁLAGA Desde Vox queremos fortalecer nuestras fronteras. Queremos levantar un muro en Ceuta y Melilla Es preocupante que las encuestas digan que el PSOE va a necesitar a Podemos para poder gobernar El bloqueo al que nos conduce el resto de partidos es una amenaza para crear empleo Juan Marín El hombre tranquilo al que todos pretenden ¿Elecciones andaluzas hasta mayo? Lo ha dejado caer el ministro Ábalos, como el que no quiere la cosa: no descarta que a finales de mayo coincidan las municipales y europeas con las generales. Esa posibilidad fue clave en la decisión de Susana Díaz cuando adelantó las elecciones a diciembre. Quería evitar que la formación del gobierno andaluz estuviera condicionada por los pactos nacionales primaverales. Las encuestas fían largo eso de formar aquí gobierno después del 2- D. Puede ser peor que en 2015 y aquellos 80 días de incertidumbre. Quien opte a la presidencia debe conseguir mayoría absoluta en la Cámara. La posibilidad de bloqueo es por tanto muy alta. A partir de la primera votación habrá tres meses para la investidura o volver a las urnas. Un adelanto electoral nacional en mayo condicionaría la negociación, especialmente si quien tiene que formar gobierno es el PSOE con Podemos. El precio del pacto puede dispararse hasta lo imposible... ¿Se imaginan qué interés común podrían tener Podemos y Pedro Sánchez a la hora de pactar los dos gobiernos? JUAN J. BORRERO El candidato de Ciudadanos tiene esta campaña el reto de hacer entender cómo ha podido mantener tres años al PSOE en la Junta para acusarles ahora de ser un régimen M. MOGUER SEVILLA uan Marín Lozano (Sanlúcar de Barrameda, 1962) es un hombre tranquilo. Tan tranquilo que sus adversarios lo describen como un señor gris, con pinta de inspector de Hacienda. Quienes le conocen aseguran que no es así, sino que es afable y un hacha en las distancias cortas. Lo que sí admiten sus cercanos es que, quizás, no sea el más telegénico de los candidatos. Que su carisma- -lo tiene, aseguran quienes lo tratan de cerca- no transmite mucho por televisión. Marín ha sido objeto de muchos comentarios desde que aterrizase en la política andaluza allá por 2014. Que si llevaba peluquín (falso, alguna vez ha comentado entre risas que tiene el mismo pelazo que su padre) que tiene mucho acento (no esconde que él llama Arber a Albert Rivera) que charla mucho (absolutamente cierto, todo el que le conoce destaca esto último al hablar de él) Marín, que llegó como un desconocido al Parlamento con unos sorpresivos nueve diputados en 2015, aspira ahora a entrar en el Gobierno de la Junta. Como presidente, sí, pero no ha cerrado la puerta a gobernar en coalición. ¿Si una de Triana ha llegado a San Telmo, por qué no uno de Sanlúcar? ha respondido alguna vez a sus pretensiones en la política andaluza. El líder de Ciudadanos se niega a que le reduzcan a muleta del PSOE, partido al que ha sostenido en la Junta los últimos tres años y con quien J rompió en una sobreactuada pelea con Susana Díaz a cuenta del pacto que habían firmado. Lo que sí es cierto es que su formación es el único partido que, tras pactar con el PSOE, sigue vivo. Los socialistas se cargaron al Partido Andalucista. También a IU, que hoy concurre dentro de una coalición. Pero no ha podido con Ciudadanos, que, lejos de haber sufrido por el abrazo del oso de Susana Díaz, tiene las encuestas de cara para el 2 D. Fan acérrimo de Fito y Fitipaldis, le gusta el Carnaval de Cádiz o Dire Strites y tiene el deporte como un elemento central de su vida. Sus colaboradores cuentan que suele buscar el gimnasio en cuanto llega un hotel y que, si no hay, procura salir a andar A. MONTES