Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 15 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es ENFOQUE 5 La ikurriña, la estelada y hasta la bandera de Navarra La reunión de Torra y Otegui en el Kursaal de San Sebastián estuvo presidida por la ikurriña, la estelada, en lugar de la senyera, y la bandera de Navarra, de la que ya se han apropiado los abertzales La casa del juez Llarena en Sant Cugat del Vallés fue atacada por radicales separatistas Torra coincide con Otegui Llamar a consultas HUGHES EFE Una de las formas de candor durante estos años fue afirmar que los separatismos vasco y catalán no tenían nada que ver. La realidad es que tienden a parecerse y que podrán cooperar. Quim Torra aprovechó ayer su gira por el País Vasco para departir con Arnaldo Otegui, al que han terminado por convertir en un referente catalán. Otegui es un horizonte judicial (esperan ellos también una sentencia del TEDH) y además una figura de la transición desde ETA a una forma oficializada (y alsasuada de paz de dominio o influencia en las instituciones y de derecho a decidir, el artefacto antijurídico que nace en la Alta Cocina Vasca y se perfecciona tras un stage en los fogones minimalistas de Cataluña. Así que Torra viajó al País Vasco para, entre otras cosas, animarles a otras consultas mientras las juventudes de la CUP acosaban al juez Llarena en su domicilio. Es imposible olvidar que Torra pidió a los CDR que apretaran Torra es el representante del Estado en Cataluña. ¿Qué Estado es este? Hay una manera de mirar esto que asombra: olvidarse de las caras y ver qué está detrás. Gran parte de todo esto se realiza con dinero público y desde gobiernos autonómicos. Es decir, desde el Estado. El Estado financia y colabora activamente en la desnacionalización del país. Es más asombroso si reparamos en que la inercia está en la misma Constitución, que de todas las formas posibles que tenía de reconocer la pluralidad existente escogió la nacionalidad Julián Marías, entre otros, no lo entendía y lo advirtió sin que le hicieron ningún caso. El término le parecía confuso y rastreando su origen solo encontraba una referencia en la obra de John Stuart Mill. Si uno acude a ella y le dedica un buen ratito la encuentra, efectivamente, pero junto a una advertencia: Las instituciones libres son casi imposibles en un país compuesto de nacionalidades diferentes, en un pueblo donde no hay lazos de unión, sobre todo si ese pueblo habla y lee varios idiomas ¿Desconocían los que introdujeron el término nacionalidad en nuestra Constitución que el mismo Mill auguraba el cortocircuito? ¿O lo conocían y lo daban por descontado? ESPAÑA