Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 19 DE OCTUBRE DE 2018 cordoba. abc. es CÓRDOBA 17 RA EL CÁNCER DE MAMA can el cáncer de mama son de exposición universal por más que uno tenga conductas saludables. Hay dos factores que son ser mujer y cumplir años, algo que no está en la mano de nadie, a lo que se suma contar con antecedentes familiares subraya en este punto el doctor José Luis Raya. De ahí que la detección precoz sea tan importante: de lo que se trata es de detectar el tumor, si lo hubiera, antes de que se haya producido metástasis agrega el especialista, que entre los avances en el tratamiento destaca la incorporación al centro sanitario en el que trabaja de una técnica de radioterapia intraoperatoria gracias a la donación de una máquina por parte del empresario Amancio Ortega. Con ella podemos acortar la radioterapia que se aplica durante la propia intervención quirúrgica se extiende el radiólogo. Dos testimonios: una enfermera que perdió sus dos pechos y una joven con un hijo recién nacido plantan cara al mal Aprendes a vivir con la enfermedad, no contra ella POR RAFAEL A. AGUILAR F Sedentarismo y obesidad Otro hospital de la provincia que realiza una labor destacada en la lucha contra el cáncer de mama es el de San Juan de Dios. El doctor Juan de la Haba intervino este miércoles en una sesión de análisis sobre estos tumores organizada por el recinto de la orden hospitalaria y ha concluido que si bien en los últimos años no ha habido un incremento notable del número de casos detectados anualmente en Córdoba, sí que se ha comprobado que la edad en la que se realiza el diagnóstico ha bajado por tres factores fundamentales, que son la edad de embarazo más tardía, el sedentarismo, la obesidad y el sobrepeso José Arjona, el responsable de la Unidad de la Mujer de San Juan de Dios, pone el acento en los factores hereditarios, que están presentes en el quince por ciento de los casos Si hay antecedentes familiares no hay que vivir con miedo, pero sí tomar precauciones, como por ejemplo interesarse por la detección precoz afirma. UE su marido el primero que le recomendó que visitara al médico, quien casi la empujó hasta la consulta del centro de salud. Tenía tanto miedo que no quería enfrentarme a un posible diagnóstico negativo. Prefería taparme los ojos antes de darle la cara a lo que tuviera que venir. Y que vino recuerda Asunción Ortiz, una mujer joven, de poco más de treinta años, que ha visto cómo su vida cambiaba, y para mal, justo cuando empezaba a gozar de las cosas con las que cualquiera sueña: una pareja que la comprendía, un bebé sano, un futuro laboral. Todo se torció: acababa de quedarme sin trabajo, de la noche a la mañana me dijeron en mi empresa que ya no hacía falta; a mi esposo lo estaban trasladando a Ciudad Real y me quedaba sola entre semana para cuidar a nuestro único hijo, Juan, de menos de un año añade. Ella tiene grabado en la memoria el momento exacto en el que su marido se dio cuenta de que en su pecho izquierdo había algo raro. Era un sábado por la mañana. Estábamos despertándonos. Él me acarició por encima de las sábanas, me volví para darle un beso y vi que tenía la cara blanca. Le pregunté qué pasaba y no quiso decírmelo. Esperó hasta después del desayuno, cuando el niño estaba en el María José Notario, una enfermera que supera un cáncer baño, para darme la noticia. Asun, te he notado algo en el pecho izquierdo. Creo que sería bueno que te lo miraras. Si tengo que pedir permiso para acompañarte al médico no tienes más que decirlo me confió él Era mayo, el pasado mes de mayo. Ahí empezó su calvario. A veces te preguntas qué has hecho mal para que esto te caiga del cielo como una maldición. Pero no hay respuestas. Solo VALERIO MERINO preguntas. Cuesta encontrar un resquicio de esperanza. Aprendes a vivir con la enfermedad, a que sea parte de ti, de los tuyos, de tu día a día reflexiona Ortiz. El relato de los últimos seis meses de su vida es la crónica de un periplo interminable por salas de espera, con-