Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN TIEMPO RECOBRADO VIERNES, 19 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Palacio de Congresos de Córdoba Cercanías PEDRO GARCÍA CUARTANGO EL VALOR DE LA FILOSOFÍA La filosofía solo sirve para hacer preguntas. Pero ello resulta fundamental Con las goteras por montera Semanas después de su reapertura, al Palacio de Congresos de la calle Torrijos le salieron las primeras goteras. El Patio Azul y su nueva montera fueron víctimas de las copiosas lluvias caídas en Córdoba en la mañana de ayer. A la Junta de Andalucía le sentó mal que se informara de esta circunstancia. Es curioso que con la cantidad de ocasiones que han convocado a los medios para darse paseos fotográficos por unas obras que han tardado más de cinco años, y tras recepcionar una obrra, nadie se percatara de los problemas de la montera. Unos precios con poca sorpresa El rango elevado de los precios que Renfe ha propuesto para el Cercanías de Córdoba en su próximo estreno del día 29 entre Villarrubia y Alcolea han causado sorpresa en la alcaldesa de Cördoba, Isabel Ambrosio, quien ayer no tardó en culpar de ello a las gestiones previas del PP y su Ejecutivo con este asunto. Además de que la normativa es bien clara al respecto de dónde puede asetnarse un Cercanías (que no es el caso de Córdoba aunque así se quiera llamar) parece que la visita del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, semanas atrás no sirvió para conocer éstos y otros datos muy definitorios. M IENTRAS el verdugo preparaba la cicuta, Sócrates se puso a ensayar con su flauta. Un discípulo le preguntó por qué hacía eso en sus últimos momentos y el filósofo le contestó: quiero morir sabiendo tocar la flauta. Sócrates amaba la sabiduría y, en general, cultivaba las artes que hoy son consideradas inútiles porque carecen de valor de cambio. Inventó un método llamado mayéutica, que consistía en ayudar al alumno a descubrir las verdades por sí mismo. La tradición socrática ha quedado relegada en nuestra manera de vivir por el culto a lo material y los saberes prácticos, de suerte que se nos ha inculcado a través de la educación y los estereotipos sociales que el dinero y los bienes materiales son sinónimo de éxito. En consecuencia, las humanidades han sido postergadas en las escuelas en favor de los conocimientos técnicos y una especialización que se ha traducido en la multiplicación de carreras. Hoy podemos encontrar a un experto en resistencia de materiales que lo sabe todo sobre esta disciplina, pero que es incapaz de leer un libro de historia o de distinguir el gótico del románico. Esa fragmentación del saber ha producido un aumento de la riqueza material y del desarrollo económico, pero ha empobrecido intelectualmente a las personas. Hay que celebrar por estas razones que el Congreso haya aprobado con la unanimidad de todos los partidos la obligatoriedad de la filosofía en la ESO y el Bachillerato, una medida tan necesaria como justificada si creemos que el fundamento de la enseñanza es enseñar a pensar a los alumnos, como hacía Sócrates. Tras un debate sobre la existencia de Dios, me decía un conocido intelectual vasco hace pocos días que la filosofía no sirve para hallar ninguna respuesta. Tenía razón. La filosofía solo sirve para hacer preguntas. Pero ello resulta fundamental en un mundo donde se confunde lo verdadero con lo falso. Ya sostenía Kant que el conocimiento nos permite comprender y ordenar los fenómenos que percibimos sensorialmente pero no el noumenon o esencia de las cosas. Por ejemplo, la muerte o el sentido de la vida. En última instancia, en un mundo ultratecnificado y donde todo se nos ofrece como espectáculo, la filosofía nos empuja a desconfiar de la apariencia y a establecer una lógica que casi nunca se revela mediante una mirada superficial. Dicho con otras palabras, nos enseña a pensar por nuestra cuenta. Existe otra razón mucho más sutil por la que la filosofía se ha vuelto incómoda: la indagación sobre el sentido de la vida nos conduce a la angustia que deriva de la finitud y la contingencia del ser, a lo que Heidegger llamaba el dasein. Pero ésta es otra cuestión. Hay que celebrar la decisión del Parlamento como un reconocimiento de la importancia de las humanidades, que nos proporcionan no sólo un profundo conocimiento de lo que somos sino que además resultan esenciales para entender mejor la complejidad de los procesos. La filosofía ha vuelto. Todavía nos falta el latín. Manuel Carmona A. CARMONA CARTAS AL DIRECTOR Presupuestos insostenibles Por fin salieron en la foto, tan felices y tan contentos, ellos (PSOE y Podemos) que no respetaron la voluntad popular, y que por culpa de un traidor el PNV, y de un espera brevas maduras Ciudadanos, junto a separatistas, anarquistas, republicanos y seguidores de ETA, lograron echar a Rajoy del Gobierno, empleando el quítate tú para ponerme yo, con arte de magia, y con movimientos extraordinarios y ocultos. Recordando a Rinconete y Cortadillo, los nuevos pícaros del Parlamento español emplearon, a las mil maravillas, ese dicho popular conocido como arte de birlibirloque, adagio que se suele utilizar cuando lo que queremos decir es que lo conseguido se hizo con el arte de birlar, de hurtar o estafar de repente, por sorpresa, con destreza y maestría Porque, lo que todo el mundo sabe, y todo el mundo comprobó, fue que el objetivo principal consistió en aniquilar al PP del poder por esa endémica obsesión del frente popular español que no tolera que la derecha gobierne. Y, ahora, el célebre doctor Sánchez que se avergüenza de su tesis al no quererla explicar en el Senado, lugar de la soberanía popular, y que nuestra ley de leyes (la Constitución Española) obliga a que comparezca, ya que es una ley de rango superior al reglamento del Senado, no quiere acudir a dar explicaciones porque, quien tiene la mayoría, es el Partido Popular. Es decir, se está pasando por el arco del triunfo la soberanía popular, como se la pasó en la moción de censura, y se la está pasando con ese pacto con Podemos para sacar adelante unos presupuestos a sabiendas de que, por sentido común, no se pueden aplicar, porque, como decía mi abuela, no se puede gastar más de lo que se ingresa en la casa. Con el revanchismo, el populismo, el votocautivismo, y con espejismos y malabarismos, no se arreglan los graves problemas de España. MANUEL LEÓN VEGA ESPEJO ¿Quo vadis, Sánchez? No, no les voy a hablar del despiste del Presidente, porque eso le puede pasar a cualquiera. Que los Presupuestos o la idea de Gobierno sea la que se plasmó el otro día en la Moncloa y el grupo de extrema izquierda de Podemos sea el socio preferente del Partido Socialista (lo de obrero y español, casi mejor que lo quite de las siglas) eso sí que es preocupante. La parte económica no es peligrosa porque con un Doctor Cum Laude seguro que está controlada, ¿o no? Que este grupo de cabecera sea quien marca la política del gobierno es para echarse a temblar. Que el mismo grupo que encabeza la reprobación del Rey en Cataluña siendo apoyado por los partidos secesionistas sea el que más les gusta a los socialistas es para pensar hacia donde caminamos. Que ese mismo grupo no asista a la Fiesta Nacional, porque no cree en la nación y encima convoque su escuela de otoño el mismo día para estudiar como se suprime la Monarquía es para pensar. Que en esa escuela esté el ex Jemad es para seguir pensando en que manos ha estado España durante su mandato; el que saludaba a una bandera en la que seguramente no creía o saludaba a las familias de los fallecidos en acto de servicio de una nación en la que tampoco lo hacía. ¿Qué moral podía transmitir a sus unidades un tipo así? Solamente me consuela que cada vez que le han propuesto para algún cargo los españoles no le han elegido. Este grupo de Podemos que no ha dicho ni una sola palabra cuando un político venezolano preso político (aunque algunos no los consideren así) como también lo son López, Capriles o Ledesma antes de escaparse, ha caído desde un décimo piso de un centro de tortura pero que aquí nos da todos los días la tabarra con los golpistas catalanes. Claro como lo van a criticar si el chavismo es su modelo final. El mismo silencio que mantuvo quien hasta los de Human Rights Watch señalan como encubridor de Maduro y ahora se reúne con Otegui suponemos que para sumar nuevos socios a los presupuestos. Esos son los socios con los que cuenta Sánchez. JOSÉ IGNACIO MEDINA CÓRDOBA Pueden dirigir sus cartas al director por correo ordinario a C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 de Córdoba. E- mail a cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de reducir los textos cuyas dimensiones pasen el espacio fijado.