Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 CULTURA LUNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es cultura ABC Josep Maria Pou, independiente no independentista RAÚL DOBLADO Lluís Pasqual, víctima no colateral El teatro en Cataluña Lazo creciente, taquilla menguante La pasada temporada se saldó con una caída de 187.211 espectadores y un descenso en la recaudación de seis millones de euros SERGI DORIA BARCELONA Malentendido La discriminación positiva de la lengua confundió nacionalismo con progresismo Críticas Discutir la estrategia secesionista lleva a ser tachado de mal catalán Mussolini visita la FIAT e inquiere a su fundador sobre la ideología de los trabajadores. Agnelli intenta salir del paso: son centristas católicos, democristianos, socializantes... Mussolini aprieta la mandíbula: ¿Y fascistas? El empresario sonríe de oreja a oreja: Fascisti tutti, Duce L azo creciente, taquilla menguante. Daniel Martínez, presidente de Focus, cifra en 24.000 el descenso de espectadores en sus teatros: Romea, Condal, Goya y Villarroel. Aún duele pensar en el descalabro de los tres primeros meses se refiere a los del putsch parlamentario las cosas mejoraron luego, pero no pudimos recuperarnos del todo Si sumamos toda la escena catalana, la caída de espectadores es de 187.211: un tercio de estos, los meses de octubre y noviembre. Traducido en euros: seis millones menos de recaudación. No contábamos con la inestabilidad política que provocó bajadas de público de hasta el 15 por ciento en los meses de octubre y noviembre confirma Bet Orfila, presidenta de Adetca (Associació d Empreses de Teatre de Catalunya) Para entender lo que ocurre en el teatro catalán conviene evocar la historia de un malentendido. La discriminación positiva de la lengua confundió nacionalismo con progresismo. La subversión libertaria de la Transición Saló Diana acabó sepultada por el mirífico sol poble que bendecían un PSC y un PSUC acomplejados por el pujolismo. La obsesión por la lengua y su identificación con la cultura depara hilarantes episodios. En 1982, el Lliure representó en catalán Fulgor i mort de Joaquín Murieta Pablo Neruda traducido por Martí i Pol con música de Josep M. Mainat independentista, sector Operación Triunfo Recuerdo la crítica de Joan de Sagarra en la Guía del Ocio: renunciar al original era como convertir Fuenteovejuna en Fontovellenca Mal catalán Discutir la estrategia secesionista implica ser tachado de mal catalán. En 2015, Josep Maria Pou independiente, no independentista ponía en solfa la retórica mística contra el Estado: Estoy cansado de que en Cataluña cada frase sea una frase histórica, cada gesto sea un gesto histórico y cada día, un día histórico El proceso añadía, no es mi guerra El linchamiento en las redes no se hizo esperar. Tres años después, la elección de Pou como catalán del año por los lectores de El Periódico motivó estas valientes palabras de agradecimiento: Me gusta que el premio sea al catalán sin apellidos, ni etiquetas, sin ismos ni istas Muchas de las cosas que he vivido no me han gustado nada y me hacían sentir un mal catalán porque no estaba de acuerdo con muchas actitudes que me decían que aquello se refiere a la independencia era el ideal, la perfección, el camino de la realización total La relevancia de Pou en el teatro catalán y español le ha permitido expresar Xavier Albertí, al frente del TNC Seguidismo político El separatismo dice luchar contra la represión del Estado por los derechos civiles la libertad de expresión Y estas medias verdades rigen un ecosistema cultural que cultiva el seguidismo político y participa de una aparente por ruidosa unanimidad. No hay revolución más falaz que la organizada desde la administración revolta dels somriures ni teatro menos transgresor que aquel que soslaya la crítica explícita hacia un poder reencarnado en ogro filantrópico El unanimismo nacionalista parece una anécdota de Giovanni Agnelli. EFE