Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE LUNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es ABC El Papa Francisco reza ante el monumento que recuerda a las víctimas del gueto de Vilna, en el segundo día de su viaje a los países bálticos AFP Viaje del Papa Francisco a Lituania Oración por los que sufrieron el horror nazi y soviético Aunque parezca un palacio, el Museo de la Ocupación de Vilna (Lituania) esconde en su interior una historia espantosa como sede que fue del NKVD (1940- 41) la Gestapo (1941- 44) y después el KGB, fuerzas represivas que utilizaron este edificio como jefatura, calabozos, cámaras de tortura y de ejecución. En su segunda jornada en Lituania, el Papa visitó el que quizá haya sido uno de los lugares más terroríficos que conocieran los peores años del siglo XX. Allí, acompañado de la presidenta lituana, Delia Grybauskaité, Francisco depositó una corona de flores ante el adusto monumento a las víctimas y rezó en silencio durante tres minutos. Horas antes, el Santo Padre había recordado que hace 75 años, Lituania presenciaba la destrucción definitiva del gueto de Vilna; así culminaba el aniquilamiento de miles de judíos, iniciado dos años antes La ocupación nazi trajo consigo el asesinato de 195.000 judíos, el 95 por ciento de los que vivían en Lituania y que suponían en Vilna la Jerusalén del Norte con sus 115 sinagogas la mitad de la población. La derrota del nazismo no trajo mejor suerte para el lugar y sus gentes. La ocupación soviética ofreció la segunda parte del infierno: 180.000 lituanos fueron recluidos en campos de concentración, mientras que otros 120.000 fueron enviados al gulag, incluidos 12.000 niños. En este lugar conmemoramos a las personas que sufrieron como resultado de la violencia y del odio y a quienes sacrificaron sus vidas por el bien de la libertad y de la justicia, he rezado a Dios todo poderosos para que de a Lituania el don de la paz y la reconciliación escribió el Papa en el libro del museo. SOCIEDAD