Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es deportes DEPORTES 77 GRADA DE PREFERENCIA AMANCIO AMARO EXJUGADOR Y EXENTRENADOR DEL REAL MADRID RUBÍ ENTRENADOR DEL ESPAÑOL Este Real Madrid juega muy bien y el reto no es marcar los 50 goles de Cristiano, sino saber hacer entre todos esos goles. Muchos jugadores tienen mayor libertad de movimientos No sé si este Madrid es mejor o peor, pero Cristiano es uno de los mejores del mundo y si no lo tienes, se queda en el camino. Cristiano es un extraterrestre y este Madrid juega muy bien FERNANDO R. LAFUENTE UN JUGADOR NO HACE EQUIPO El Madrid sin Cristiano debe reinventarse. El aura del portugués aún no la ha recogido ninguno pero hay que hacer 50 goles L AFP dores puros: Bale, Benzema, Asensio e Isco juegan ahora liberados. Antes se sentían encorsetados, con la misión de dar pases a Cristiano y actualmente rinden mucho mejor porque tienen libertad de acción en ataque Amancio precisa un capítulo importante: La clave que tiene el equipo no es cubrir los 40 ó 50 goles que marcaba Cris- tiano, sino saber conseguir entre todos los goles necesarios para ganar Lopetegui hace balance de su plantilla al cabo de sus primeros cien días: Pongo una nota de diez al equipo por su actitud y su capacidad de rendimiento No pone nota a su trabajo: No, mi nota llegará a final de curso, como sucede en la universidad. Aho- ra mismo solo hemos cubierto un examen parcial Cañizares, Milla y Amancio destacan que el Real Madrid ha sacado un bien en sus primeros meses, pero todavía no se ha enfrentado a los grandes enemigos. El reto es que los hombres que han tomado el mando demuestren su capacidad en el último trimestre. LUIS MILLA EXJUGADOR Y SELECCIONADOR DE INDONESIA JAVIER CLEMENTE EXJUGADOR Y ENTRENADOR Cuando estaba Cristiano siempre dije que el Real Madrid jugaba mejor con el sistema 4- 4- 2. Ahora, el Madrid lo hace muy bien con con cuatro centrocampistas muy buenos, pero hay que verle ante los rivales más potentes El Real Madrid no cambiará sin Cristiano. El equipo jugaba bien y mal con él y ahora juega bien y mal sin él. El Madrid está por encima de lo que hace un futbolista, no varía por un futbolista a premisa es obvia: un jugador no hace a un equipo. De Perogrullo. Ni siquiera Messi, sin un formidable equipo detrás, sería el Messi que se ha ido cuajando en los últimos años. Esto se ve meridianamente en sus actuaciones con la selección argentina. Sin lo que fueron Xavi e Iniesta, por ejemplo, la alegría en el juego de Messi habría sido otra. El Madrid sin Cristiano, sí, debe reinventarse, pero se trata de una cuestión de mover la posición en la delantera. Alguno pensará que ahora es más equipo. Pero habrá que verlo a lo largo de la presente temporada. Lo cierto es que el aura del portugués no lo ha recogido, por ahora, ninguno. Bale está por ver si quiere tomar semejante testigo y si es capaz de mantenerlo con regularidad. Benzema, tanto en Bilbao como en la noche de Champions frente al Roma, volvió a su desesperante intermitencia, borrado por la genialidad final de Mariano. Asensio tiene que creerse el lugar que Lopetegui parece asignarle y convencerse de ello. Buen reto. En el fútbol rige la máxima que ya el director francés François Truffaut advirtió en Jules y Jim. Venía a recordar algo parecido a que la creación tiene un diez por ciento de inspiración y un noventa por ciento de transpiración. Lo que uno sugeriría en estos primeros pasos es que no tiren LaLiga, ni la Copa. El recital de buen fútbol, organizado, brillante cuando se olvidaban de tanto toque y se lanzaban, con vértigo, a la meta contraria, produjo espectáculo. Ganar es la consigna, siempre, pero al Madrid hay que pedirle una vuelta de tuerca más. La ausencia de Cristiano, en esta sociedad de las estrellas, resta esa figura que suma y resume, o concentra los encendidos ánimos del aficionado. Esa es la cuestión. Después de Cristiano, el equipo. Ardua labor para Lopetegui, siempre moderado, aunque sus declaraciones respecto a que no siguen las críticas sino sus análisis pareciera una llamada al solipsismo. No es el mejor argumento. Hoy un buen Español visita el Bernabéu, no tiren la Liga, como el Sur de Benedetti, también existe.