Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abcdesevilla. es andalucia ANDALUCÍA 37 pos y decidir el orden de trabajo de la comisión de investigación en medio de las mutuas acusaciones de los grupos de la oposición. El PP era el grupo proponente de esta comisión de investigación- -que es la segunda de la legislatura tras la de formación- -y por lo tanto consideraban que su candidato, Jaime Raynaud, debía ser el presidente. Según ha podido saber ABC, Podemos estaba decidido a apoyarlo pero una orden superior al grupo parlamentario negó la posibilidad de apoyar a un partido manchado por la corrupción por lo que, finalmente, presentaron a Jesús Romero para dirigir estos trabajos, quien contó con el apoyo de IU. Ciudadanos, por su parte, se encontraba en medio, ya que sus ocho votos (la votación es ponderada según la representación parlamentaria) no decidían ningún candidato, ni el del PP ni de Podemos. En este escenario, no presentaron candidato a pesar de que habían anunciado que apostarían por su diputado José Antonio Funes. Optaron por la abstención por lo que la presidencia fue para el PSOE. Desde que empezó a investigarse, la extinta fundación ha estado envuelta en la polémica y las sospechas de fraude Una inagotable fuente de problemas políticos S. BENOT SEVILLA C Acusaciones mutuas El triunfo del PSOE en esta batalla- -que es clave en el más que previsto adelanto electoral- -provocó una tormenta política entre los grupos de la oposición. Desde Ciudadanos se acusaba a Podemos de tener un pacto con el PSOE Es Podemos quien ha roto la baraja presentando a su candidato aseguraba Juan Marín. El PP pensaba lo mismo de Ciudadanos tal y como aseguraba su portavoz Carmen Crespo, Ciudadanos está ayudando al PSOE a tapar la corrupción. El PSOE lo que quiere es taparlo todo y el resultado es como si hubiésemos puesto al zorro a cuidar a las gallinas Podemos, por su parte, criticaba al PSOE. Jesús Romero aseguró que los trabajos de la comisión nacen muertos por la desvergüenza del PSOE al presentar una candidatura para presidir una comisión para investigar al propio gobierno del Partido Socialista, lo que cree que es como poner al lobo a guardar las ovejas Algunas fuentes consultadas por ABC lamentaban la falta de capacidad negociadora de todas las partes, sobre todo porque había una solución para evitar que el PSOE presidiese esta comisión de investigación: dar la presidencia de la misma al grupo minoritario que es Izquierda Unida. El diputado José Antonio Castro se veía como un candidato ideal por parte de varios diputados de la comisión. La culpa es del PP que no ha sabido negociar un asunto que era muy grave. Sólo querían la presidencia aseguraba a ABC una fuente parlamentaria que ha seguido directamente todas las negociaciones. uando el consejero de Empleo José Antonio Viera fundó la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, Faffe, probablemente no imaginaba que este nuevo ente, previsto para facilitar la gestión dentro de la propia Junta y facilitar subvenciones a los parados, se iba a convertir en un verdadero quebradero de cabeza para los siguientes gobiernos socialistas en la Junta. En particular para Susana Díaz. Pero lo cierto es que, desde que se extinguió en 2011 y, sobre todo desde que sus expedientes llegaron a los tribunales en el marco de la investigación de los cursos de formación, la Faffe ha sido protagonista de numerosos titulares escandalosos. Empezando por el enchufismo de la Fundación- -el atestado de la UCO lo calificó como una agencia de colocación del PSOE andaluz -hasta la escandalosa contratación del exregidor de Montellano Francisco Aguilera Acevedo, a quien los investigadores de la Guardia Civil definían como personal no cualificado y que no desarrollaría tareas productivas En noviembre de 2003, el histórico regidor fue fichado con la categoría de técnico por la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) pero, a juicio de seis antiguos compañeros suyos, la mayor parte del horario de trabajo lo ocupaba durmiendo y leyendo la prensa. Aguilera era uno de tantos trabajadores satélites en una plantilla sobredimensionada. Así eran denominados entre los empleados de la Faffe aquellos cuya función consistía en dar vueltas Los datos Personal La extinta fundación de la Junta llegó a contar con 1.870 personas trabajando. Cuando se extinguió, sus entonces 1.200 trabajadores pasaron al SAE sin oposición y donde no tienen asignadas tareas Fondos La Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo contó en sus ocho años de existencia (2003- 2011) con trescientos millones de euros para formar a los parados do de 95.000 euros al año porque eso era lo que ponía en el convenio colectivo que firmó Javier Guerrero (el exdirector de Empleo que está imputado en el caso ERE) Así, los grupos políticos andaluces, sobre todo el PP, Podemos e IU, han denunciado la pérdida de más de 300 millones de euros de fondos públicos que se gastaron sin control. Nunca faltó dinero en la fundación y prueba de ello es que pocos días antes de que se extinguiera en 2011, recibió una transferencia de 50 millones de euros. Una cantidad de la que nada se ha sabido. Sin control En este contexto, las últimas investigaciones judiciales han descubierto que había al menos dos tarjetas de crédito a nombre del gerente de la Faffe, Fernando Villén y, según parece, otras tantas de gasolina aunque no está confirmado cuántas de estas existían ni tampoco cómo se controlaban o cuánto dinero gastaron en los viajes. Porque también se ha sabido que había hasta 13 cajas fuertes en las diferentes sedes de la Faffe tanto en la central como en las provincias donde había dinero en efectivo. No se conoce cómo se controlaba este dinero, ni quién o quiénes eran los responsables de controlar el mismo. Tampoco la cuantía exacta del dinero que se guardaba en esas cajas fuertes. Cursos Una buena parte de los cursos previstos en esta fundación, no se impartieron según la Guardia Civil La Fundación Faffe se extendió por todas las provincias andaluzas, y desde ahí gestionaba las subvenciones que le entregaba directamente la Consejería de Empleo. Al entrar el dinero en la llamada administración paralela de la Junta, se perdía el control de esos fondos. Y todo ello sin tener en cuenta los sueldos que ganaban los directivos. El número dos de la Faffe, Joaquín Morales, que era director de Organización, reconoció que cobraba un suel- Sin papeles Tanto Podemos como el PP han sido muy críticos con la gestión de la Faffe y así lo mostraron por escrito en las conclusiones de la comisión de investigación de la formación donde esta fundación tuvo un papel relevante ya que empezaron a conocerse algunos de los entresijos de la misma. El diputado de Podemos Juan Ignacio Moreno Yagüe y la del PP Teresa Ruiz Sillero pidieron numerosa documentación al respecto que nunca llegó a sus manos. Los diputados nunca recibieron las auditorías de gestión que realizaron empresas especializadas cuando su liquidación en el año 2011; tampoco el listado de personal contratado en la Faffe; tampoco los informes que alertaban de irregularidades en el pago de las nóminas de los trabajadores por un importe de dos millones de euros, ni las adjudicaciones de obras y servicios que hacía para los cursos ni tampoco las subvenciones que recibía y luego entregaba a empresas privadas para los cursos.