Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 CÓRDOBA SÁBADO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018 cordoba. abc. es ABC Un robot llegará en el quirófano a los puntos más inaccesibles Da Vinci es el nombre de la tecnología que se usará en Cirugía General y Urología LUIS MIRANDA CÓRDOBA La tecnología como aliado El hospital Reina Sofía aplica desde hace años las nuevas tecnologías a los procedimientos médicos y quirúrgicos, con muchos ejemplos. El centro y el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (Imbici) utilizan la biopsia líquida, que permite obtener información precisa, gracias a un software, para el diagnóstico y el tratamiento precoz del cáncer. Hay dispositivos para el corazón que se colocan por vía percutánea y que son bioabsorbibles, y por lo tanto menos complicados que los tradicionales de metal, para personas con problemas coronarios. Las salas suspendidas de rayos robotizados, con posicionamiento por inteligencia artificial, están entre los avances implantados en estos años. ¿Un robot que opera? Cuando se ponen, juntas en una frase, las palabras robot y quirófano, y se habla de tecnología y de precisión alguien puede irse a pensar que hay un androide que toma el bisturí para operar mejor que un cirujano. Pero no, Da Vinci, que así se llama el nuevo dispositivo tecnológico que acaba de adquirir el hospital Reina Sofía de Córdoba, es un robot quirúrgico. No opera, o mejor dicho no toma ninguna decisión por sí mismo. Es un instrumento en manos de un cirujano, que es quien lo controla y quien le guía en lo que tiene que hacer. Mejora el trabajo porque es más preciso y llega donde la mano humana lo tiene más difícil. Pero, como insistieron quienes ayer lo presentaron en el centro sanitario, quien opera sigue siendo el cirujano. El robot Da Vinci se puso de largo en una visita de la consejera de Sanidad de la Junta de Andalucía, Marina Álvarez, quien explicó que el robot permite mayor precisión, mejor visibilidad y mejor capacidad de maniobra para el cirujano y eso lo notarán tanto los profesionales como los pacientes. Eso sí, no opera directamente. El médico se sienta en una consola con unos mandos y en la que tiene delante de sí una pantalla en la que mira el cuerpo del paciente. Y lo mira mejor que con sus propios ojos, ya que tiene imagen tridimensional y el campo de visión aumenta por diez como afirmó la consejera de Salud. Así puede distinguir bien todo lo que tiene que hacer. Sus manos moverán los brazos articulados del robot, que tendrá a un cirujano ayudante para supervisar el funcionamiento y el cambio del necesario instrumental si fuese preciso. El robot Da Vinci se utilizará en principio para Cirugía General y Urología, en concreto para algunas de las operaciones que se tienen que realizar en este ámbito. Como explicaron los responsables del hospital, será útil para las operaciones colorrectales, en la que el espacio de que se dispone es pequeño. Es un avance importante, porque hay patologías a nivel rectal y Un cirujano maneja el robot desde la consola FOTOS: ÁLVARO CARMONA de las pelvis, y es difícil acceder a esas zonas tan estrechas, sobre todo en los varones. El robot nos permite acceder a esas zonas explicó. La laparoscopia, la cirugía mínimamente invasiva, no permite pinzas rectas y eso hacía difícil trabajar en zonas en paralelo. El robot permite llegar a lugares muy estrechos con giros de 360 grados. El resultado, explicó la médico, se notará en la salud de los pacientes, ya que evitará colostomías y amputaciones rectales en quienes sufran ciertas enfermedades. Las operaciones con robot Da Vinci conseguirán buenos re- Procedimiento El médico se sienta ante una consola con la que ve la zona que opera y maneja los mandos del robot Brazos articulados del robot Da Vinci, con los que se realiza la intervención quirúrgica