Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ESPAÑA SÁBADO, 1 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es espana ABC Hakim Boularbah Abogado del juez Llarena en Bélgica Un letrado tan prestigioso como discreto para defender a España PERFIL Hijo de inmigrante marroquí, se va a medir a otro gran abogado belga, Paul Bekaert, letrado de Puigdemont y especialista en defender criminales ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS SU CURRÍCULUM Formación Licenciado en Derecho (1996) y doctor (2007) por la Universidad de Bruselas. Profesor de Derecho Procesal Civil en la Universidad de Lieja Despacho Socio del bufete Liederkerke Wolters Waelbroeck Kirkpatrick desde 2009 Especialidad Resolución de disputas complejas internacionales y arbitrajes civiles Experiencia Ha trabajado para el Ministerio de Economía belga y la Comisión Europea Tan discreto como prestigioso en su campo de trabajo, el abogado que ha escogido el Gobierno para defender al Juez Llarena ante los tribunales belgas es un experto en derecho procesal, que es el campo en el que se va a dirimir esta extraña demanda planteada por los políticos huidos de España. Hakim Boularbah es un belga de padre emigrante marroquí y de madre feminista que a lo largo de su vida ha hecho bandera de la defensa su propia identidad, forjada a veces con dificultad. Jurista de prestigio, profesor de las universidades de Lieja y la Libre de Bruselas y socio de la firma de abogados Liederkerke Wolters Waelbroeck Kirpatrick, uno de los bufetes más importantes de Bélgica, se va a enfrentar con Paul Bekaert, el defensor de Puigdemont y de una lista de terroristas y criminales que también intentaban eludir la justicia española. Para un trámite judicial pensado para querellas de vecindario, resulta novedoso que comparezcan dos de los abogados más importantes del país. Hakim Boularbah es hijo de un rifeño que llegó de Marruecos a Bélgica en 1971 y una belga francófona. Las co- sas debieron ir muy rápidas entre sus padres porque un par de años después, en 1973 ya habían tenido a su primer y único hijo. Poco después se divorciaron. El hoy abogado vivió en un ambiente modesto en el barrio bruselense de Schaerbeek, entonces de clase media, hoy convertido en una especie de gueto de la inmigración desadaptada. Pero él no conoció esa evolución porque después del divorcio de sus padres siguió a su madre que se mudó primero a un barrio menos conflictivo como Woluwe- Saint- Lambert y después a la localidad de Braine- l Alleud, al sur de Bruselas. En su época escolar fue un alumno bastante mediocre que pasaba los cursos, pero siempre por los pelos. Seguía viendo a su padre que quería ins- Hakim Boularbah cribirlo en la mezquita de Bruselas para que aprendiera árabe y se mantuviera vinculado a la religión islámica en contra del criterio de su madre que se opuso ferozmente. Y a pesar de todo, a la muerte de su padre, aquel adolescente en una Bélgica cambiante, que no estaba interesado en ninguna creencia religiosa, decidió empezar a reafirmar su personalidad cuando optó mantener el apellido paterno, a pesar de las connotaciones que sabía que podría tener. Decidió estudiar Derecho por casualidad y que fue a la Universidad Libre de Bruselas (ULB) porque tenía una mayor facilidad para ingresar. En aquellas aulas se prodijo su verdadero cambio. Empezó a tener resultados brillantes en todas las materias y al final de sus estudios, la ULB le ofreció la posibilidad de hacer un doctorado y en 2005 pasó a ser profesor. Siempre pudo contestar a los que le acusaban de beneficiarse de cierta discriminación positiva, de haber sido promocionado por ser de origen marroquí. Ahora se ha convertido en uno de los abogados más prestigiosos en el campo de los litigios internacionales y arbitrajes. Ha sido asesor del Ministerio de Economía belga y de la Comisión Europea. Pero lo que va a dirimir ahora es mucho más importante. Es la defensa de la jurisdicción española y al mismo tiempo de la de Bélgica frente a las argucias de los independentistas acusados. Demanda de Puigdemont Garzón critica que el Gobierno ampare al bocazas Llarena S. E. MADRID El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, criticó ayer que el Gobierno haya asumido la defensa del juez Pablo Llarena ante la querella que le han planteado en Bélgica por bocazas tras hacer declaraciones públicas sobre la causa contra el procés de la que es instructor. En una entrevista en RNE, Garzón ha reprochado que el Gobierno ha tomado una decisión erró- nea al ceder a una especie de chantaje del sector más conservador del poder judicial para defender al magistrado, que ha mostrado su incapacidad de no verse como un cruzado frente a la independencia y mantenerse neutral También instó al Gobierno a que la Abogacía del Estado retire la acusación por rebelión y sedición contra los políticos independentistas encarcelados, ya que no tiene ni pies ni cabeza y supone la defensa personal del instructor de una politización extrema del po- la causa del proceso soberanista en der judicial, así como una situa- el Tribunal Supremo ante la demanción injusta de prisión. da civil del expresidente Carles PuigPor eso, aseguró que la coloca- demont en Bélgica fue el adecuación de lazos amarillos supodo al tratarse en este caso de nen reivindicar esta liberamanifestaciones del magisción de forma legítima y trado en un acto privado, la retirada de estos símbouna conferencia, donde no los, como ha hecho el líder estaba ejerciendo sus comde Ciudadanos, Albert Ripetencias como juez. vera, o las campañas para Después de todo esto A. GARZÓN desmontarlos son prácdel despropósito judicial ticas de censura absolutacon Catalunya que nos está mente reprochables poniendo en problemas con países En la misma línea, el secretario de la UE la formación morada no de Organización de Podemos, Pablo está de acuerdo con el pago de hasEchenique, considera que el primer ta 544.982 euros que puede costar la impulso del Gobierno de no asumir defensa de Llarena.