Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 1 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abcdesevilla. es andalucia ANDALUCÍA 33 RESPUESTA DE LA FISCALÍA Los expedientes de las fincas excluidas del riego de Doñana están prescritos ABC HUELVA En Doñana faenan 170 coquineros legales de Pilas, Sanlúcar, Almonte, Villamanrique, Carrión e Hinojos BRAZO MENA Los 170 mariscadores con licencia para capturar coquinas a pie en la playa del Parque Natural alertan del aumento de ilegales que no respetan la talla ni los paros biológicos Los otros furtivos de Doñana J. M. BRAZO MENA SANLÚCAR DE BARRAMEDA L a asociación de mariscadores a pie de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) a través de su presidente, Emilio Vidal, se ha quejado de la dejadez de las autoridades en la erradicación del marisqueo furtivo en el Parque Nacional de Doñana, concretamente en el rastreo de la coquina, y ha advertido de que el número de estos pescadores clandestinos ha aumentado llamativamente hasta superar a los profesionales. Los coquineros sanluqueños piden a las administraciones competentes, a Pesca de la Junta, a la Subdelegación del Gobierno, y en particular al Seprona de la Guardia Civil que actúen de una vez por todas antes de que tengamos que lamentar alguna desgracia ya que los enfrentamientos de los furtivos con los mariscadores profesiones son diarios porque que los primeros no respetan nada ni a nadie Vidal añade que desde hace ya varios años viene denunciando la presencia de furtivos en la zona, personas que carecen de autorización o carné de mariscador reglamentario necesario para ejercer dicha profesión y cuyo medio de transporte para acceder a la zona son embarcaciones y que están capturando coquina Dónax trunculus sin respetar ni tara, ni ta- lla ni paro biológico, ni tener en cuenta el paro por toxina En la actualidad, según Vidal, alrededor de 170 mariscadores tienen licencia para capturar coquinas en el parque nacional de Doñana, donde sólo faenan coquineros de seis municipios: Pilas, Sanlúcar de Barrameda, Almonte, Villamanrique, Carrión e Hinojos. Entre ellos, se encuentran los integrados en la sociedad de Sanlúcar, unos 23 mariscadores, que además están dados de alta como autónomos para vender legalmente lo capturado. El presidente de los coquineros sanluqueños ha indicado que como profesionales cumplimos con todas las limitaciones que el Parque Natural de Doñana establece No se pueden capturar más de 25 kilos por persona y día; hay meses de veda, que este año han correspondido con mayo y junio; existen paros por toxinas; sólo se puede trabajar durante solo una marea al día y se deben respetar las tallas mínimas. En cuanto al trabajo, su horario viene marcado por la pleamar y la bajamar. En una barcaza cruzan el río Gua- Control de toxinas No se puede capturar más de 25 kilos por persona y día. Lo normal son 5 kilos en verano y 10 en invierno dalquivir, a lomos de sus ciclomotores y pertrechados con herramientas tradicionales que se fabrican ellos mismos y que rondan los 20 kilos de peso. En verano, no esperan capturar más de cinco kilos de coquinas, lo habitual en estas fechas, frente a los 10 kilos que pueden llegar a mariscar en invierno, explica Vidal. Los coquineros, para enfrentarse a ese paraíso natural, sólo cuentan con la fuerza de su cuerpo. Enfundados con trajes de neopreno, se enganchan el rastro a la cintura y tiran de él. El rastro ara la arena y captura la coquina, que acaba en un pequeño copo. De ahí, los coquineros las extraen y las pasan por un cernidor para desechar las pequeñas, que vuelven al mar. Es un trabajo muy duro. Así estamos todos, afectados de la espalda reconoce Vidal. Para garantizar la comestibilidad del producto, la Junta de Andalucía hace un control sanitario de las biotoxinas cada semana, en las playas del coto. Hemos conseguido, asevera Vidal, que la costa se divida en dos zonas para el marisqueo (107 y 108) y así si se produce un aumento de toxinas en una parte, podemos faenar en la otra Las coquinas capturadas ya no las venden los mariscadores sanluqueños a Mercadona, como hasta ahora. En la actualidad son sus compradores centros de expedición y comercialización de Sanlúcar y Pilas. La Fiscalía de Medio Ambiente de Huelva ha recibido la documentación que la Junta de Andalucía le trasladó esta misma semana sobre los expedientes sancionadores que se iniciaron en 2017 como consecuencia de la transformación de tierras de forestal a agrícola sin la autorización pertinente y por el uso de aguas subterráneas sin concesión de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir realizado por algunos agricultores de la zona de la Corona Norte Forestal de Doñana. No obstante, desde la Fiscalía han indicado a Europa Press que, como ya notificó en abril cuando los analizó por vez primera, en una inmensa mayoría de los casos se trata de hechos prescritos penalmente, pero se insta a la Junta de Andalucía a poner en conocimiento de la Policía Autonómica o el Seprona cualquier hecho delictivo actual que se detecte y a partir de ahí comenzar con el procedimiento que corresponda. De este modo, dentro del marco de colaboración y trabajo conjunto entre la Fiscalía de Medio Ambiente y la Junta de Andalucía, se han mantenido diversas reuniones técnicas y se ha abordado la situación. De hecho, el pasado mes de abril la administración regional ya remitió una veintena de expedientes administrativos, gran parte de fincas de Moguer, donde se habían producido cambios de uso o extracciones de agua sin autorización. Aviso a la Policía Así, esos expedientes, pese a que indicaban la transformación ilegal del suelo, habían prescrito penalmente, de manera que se instó a la Junta a acudir al Consistorio moguereño para que éste ejerciera sus competencias urbanísticas al tratarse de suelo protegido y no prescribir por la vía administrativa la posibilidad de demoler lo construido ilegalmente. Además, instó a la administración regional a que diera aviso al Seprona o Policía Autonómica si se detectaran hechos delictivos recientes como la extracción de agua de pozos precintados, por ejemplo, para a partir de ahí tomar las medidas que corresponda. La Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado ha pedido calma a los agricultores tras las últimas protestas protagonizadas en Matalascañas y en San Juan del Puerto por un pequeño grupo de regantes pese a ser consciente de que están atravesando una situación crítica por la falta de concesiones de agua para sus cultivos.