Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN HORIZONTE PUEBLA VIERNES, 17 DE AGOSTO DE 2018 abc. es opinion ABC RAMÓN PÉREZ- MAURA INDEPENDENCIA Y YIHADISMO: DOS CARAS, UNA MONEDA El lema de la manifestación, una vez más, ignora la causa de los asesinatos C UANDO hoy hace un año el yihadismo criminal se hizo presente en Barcelona, algunos pensamos en las víctimas. Otros empezaron de inmediato a idear qué provecho podían sacarle a aquella barbarie. Las víctimas no contaban para ellos. La prueba irrefutable de lo que digo se evidenció en la manifestación del 26 de agosto de Barcelona. Nunca antes se había asistido, ni en España ni en ningún otro lugar del mundo, a una manifestación por un atentado terrorista en la que no se denunciara a los asesinos. Verdaderamente notable. Por las calles de Barcelona las imágenes de televisión no mostraban ni un cartel contra el Daesh, la organización yihadista que la víspera había reivindicado la barbarie. El entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la todavía alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, organizaron el orden de prelación de los manifestantes para que el Rey y el presidente Rajoy se vieran rodeados de multitud de carteles contra el Monarca y el Gobierno. Aquella manifestación no era ni de reconocimiento a las víctimas, ni de apoyo a sus familiares ni de denuncia a los asesinos. Todo eso daba igual. Lo importantes para esos hijos bastardos de Cataluña era transmitir al mundo entero un mensaje independentista aprovechándose de la sangre derramada. Independentismo y yihadismo: dos caras, una moneda. Como aquel discurso era francamente difícil de articular ante las réplicas de cualquiera que no sea completamente idiota, se vistió de carteles contra las armas como encarnación del mal. El problema era que las víctimas habían sido causadas por un vehículo y un arma blanca. Y cabe imaginar que los carteles no se hicieron para denunciar la fábrica de SEAT en Martorell o el supuesto tráfico de cuchillos jamoneros de Toledo. Pero se trataba, sobre todo, de no denunciar a los asesinos. Sólo se podía poner en el punto de mira al Rey y a España. Todo sabemos lo que vino después: el nuevo 11- S, la pantomima de las urnas chinas el 1 de octubre, la independencia declarada durante unos segundos, el 155, la huida de los valerosos patriotas, las nuevas elecciones con resultado diferente y al fin Quim Torra como presidente de la Generalitat y Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Con estos mimbres sólo puedo temblar imaginando lo que puede ser hoy la manifestación de Barcelona encabezada por los Reyes de España a los que las autoridades locales ya han manifestado su hostilidad. Y para no perder los hábitos adquiridos hace un año, el lema de la manifestación, una vez más, ignora la causa de los asesinatos. Es un melifluo Barcelona, cuitat de pau Sepan quienes han puesto ese lema que los asesinos del 17- A también querían la paz. Pero una paz en la que ellos impusieran sus condiciones. Y en eso también se parecen a los independentistas. MONTECASSINO HERMAN EL RODILLO DE LA MENTIRA Wikipedia es una olla putrefacta de manipulación izquierdista ROPONGO una pequeña consulta en la Wikipedia que es casi el único sitio del que extraen datos quienes apenas leen libros y reciben unas clases paupérrimas de historia, es decir, la inmensa mayoría de nuestros hijos y nietos. Dicen que la red abre puertas a muchas fuentes. Podría abrirlas. Pero lo cierto es que la inmensa mayoría solo utiliza una fuente de consulta que es Wikipedia. A falta de pluralidad real y para tener una idea sobre su Weltanschauung, su concepción o visión del mundo, veamos por ejemplo las biografías de dos dictadores, uno anticomunista y otro comunista, Francisco Franco y Fidel Castro. Entremos a ver qué se dice del general español. Francisco Franco Bahamonde (Ferrol, 4 de diciembre de 1892- Madrid 20 de noviembre de 1975) fue un militar y dictador español, integrante del grupo de altos cargos de la cúpula militar que dio el golpe de Estado de 1936 contra el gobierno democrático de la Segunda República, cuyo fracaso desembocó en la guerra civil española Un malvado, sin duda. No hay que dar golpes de Estado y menos contra gobiernos tan impecablemente democráticos como el del Frente Popular, ese que días antes había asesinado al jefe de la oposición parlamentaria. El que había llegado al poder con un masivo fraude electoral en febrero y dos años antes había perpetrado sendos golpes de Estado. Estas cosas no entrecomilladas las digo yo porque a Wikipedia se le ha pasado ponerlo. Veamos que tal trata la Wikipedia a Fidel Cas- P tro, el tirano comunista que tomó el poder por las armas, asesinó a diestro y siniestro, sembró el terror, envió al exilio a millones de cubanos y a las cárceles o al paredón a miles. El dictador que se mantuvo en el poder veinte años más que Franco. Con balance muy distinto. Porque el dictador anticomunista Franco, a partir de un país en ruinas y miseria, logró generar en España desarrollo y creciente bienestar que permitieron la creación de una clase media y la relajación de la dictadura hasta su final pacífico en una autodisolución que dio paso a la democracia. Castro, por el contrario, se aferró a la más brutal dictadura ideológica comunista hasta el final y la perpetuó en su familia como una satrapía clásica. Y la miseria en aquel país antes tan rico no hizo bajo su dictadura sino aumentar hasta el final. Hasta convertir en ruinas las bellas ciudades que fueron envidia del Caribe y América entera mientras los cubanos se ahogaban en sus intentos de huir de aquel infierno. Bueno, pues según wikipedia: Fidel Alejandro Castro Ruz fue un militar, revolucionario, estadista y político cubano. Fue mandatario de su país como primer ministro y presidente. También fue comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y mantuvo el poder como primer secretario del Partido Comunista de Cuba desde 1965 hasta 2011, cuando definitivamente dejó su puesto como líder de su país y transfirió todos los poderes de la nación como establece la constitución al primer vicepresidente, su hermano Raúl Caramba con Castro, resulta que no era un dictador y respetaba la constitución. Qué asepsia en la descripción de lo que podía ser el impecable paso por el servicio público de un demócrata esforzado. En fin, les resumo: Wikipedia es una de las más consumadas ollas putrefactas de ideología neomarxista y falsificación histórica que envenenan sistemáticamente el conocimiento de las nuevas generaciones. Como instrumento ideológico izquierdista oculta y destruye hechos históricos con la manipulación más obscena. Que siempre puede atribuir a manos extrañas cuando mantiene un control implacable de los contenidos. Intenten introducir una verdad histórica inconveniente para comunistas y verán lo que dura. El rodillo de la mentira no descansa.