Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE MARTES, 14 DE AGOSTO DE 2018 abc. es ABC Manifestantes antirracistas increpan a uno de los participantes de la marcha supremacista en Washington AFP Fracasa la marcha de los supremacistas EE. UU. arrincona al racismo Muchos ciudadanos estadounidenses debieron pensar que habían retrocedido medio siglo en el tiempo cuando un grupo de supremacistas blancos se lanzó a las calles de Washington en defensa de los derechos civiles de los blancos Envueltos en enormes banderas norteamericanas, rugiendo consignas racistas y portando símbolos fascistas en el parque Lafayette, situado frente a la Casa Blanca... Pero si se abría el plano desaparecía de inmediato el temor que pudieran suscitar la convocatoria y sus participantes pues en realidad solo una veintena de personas secundaron la manifestación. Frente a ellos, más de mil policías y contramanifestantes antirracistas, que pudieron silenciar las voces del odio. Las palabras del convocante, Jason Kessler, tan solo pudieron ser escuchadas por las pocas personas que le seguían. Finalmente una oportuna tormenta de verano terminó por expulsar a la veintena de supremacistas allí reunidos y trajo la calma de vuelta a la capital estadounidense. Esta marcha fue convocada para conmemorar los lamentables disturbios que estos grupos protagonizaron el año pasado en Charlottesville (Virginia) que acabaron con tres muertos y una veintena de heridos, y que recordó a la sociedad norteamericana que el racismo, aunque sus apoyos sean mínimos, continúa respirando. El fracaso de la marcha supone sin duda una buena noticia pues ayudará a que los grupos racistas pierdan el ánimo de organizar nuevos aquelarres. También ayudarán a ese desistimiento las declaraciones que, en esta ocasión, ha hecho el presidente Trump, condenando todos los tipos de racismo y actos de violencia en vísperas de la marcha supremacista. Muy distintas en fondo y forma al reparto de culpas que hizo el año pasado cuando ocurrieron los graves incidentes de Charlottesville, el día que EE. UU. retrocedió cincuenta años. INTERNACIONAL