Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE LUNES, 13 DE AGOSTO DE 2018 abc. es ABC Los inmigrantes rescatados por el barco Open Arms desembarcan en el puerto de Algeciras EP ÁLVARO YBARRA PACHECO Director de ABC de Sevilla ANDALUCÍA, DESBORDADA La propaganda le ha durado al Gobierno de Sánchez justo el tiempo que ha tardado en darse de bruces con una realidad tan terca como dramática a política de inmigración del Gobierno de España brilla por su ausencia. Con los centros de acogida desbordados y Salvamento Marítimo trabajando a destajo, la Junta de Andalucía se encuentra superada por la masiva llegada de migrantes y la falta de recursos para atenderlos o, al menos, poder repartirlos entre las demás comunidades. El Gobierno de Sánchez entretanto ha practicado un doble salto mortal y ha cambiado el buenismo del Aquarius por la legislación vigente a palo seco del Open Arms. El crecimiento continuado de las llegadas a las costas andaluzas por mar, entre otras razones por el efecto llamada propiciado por la acogida propagandística de los L naúfragos del Aquarius, ha tenido como primera consecuencia el cese de las medidas de gracia y la política de brazos abiertos La propaganda le ha durado al Gobierno de Sánchez justo el tiempo que ha tardado en darse de bruces con una realidad tan terca como dramática. Así, a los inmigrantes del barco español Open Arms que fueron desembarcados en Algeciras la pasada semana no se les han concedido ninguno de los beneficios que se reconocieron con gran despliegue mediático a los del Aquarius. Y el problema humanitario no es que permanezca invariable sino que va cobrando mayor dimensión cada día que pasa. El deber del Estado español, de todos los estados de la Unión Europea, es salvar las vidas en peligro de los que caen en manos de las mafias dedicadas al tráfico humano entre África y el viejo continente. Pero dicho deber debe encauzarse de acuerdo con la comunidad internacional, a la que hay que comprometer a gestionar el drama humanitario, sobre todo en los países emisores de inmigrantes. La demagogia y el populismo en un asunto de este calado son actos de profunda irresponsabilidad. ¿Qué va a ocurrir ahora con la valla de Ceuta, las devoluciones en caliente o los permisos de residencia masivos a los recién llegados? ¿Siguen en vigor o se revocan? El desconcierto que ha suscitado la política cambiante de Sánchez, más dedicado a hacer campaña electoral que a gobernar, ha terminado por desesperar a la propia Junta de Andalucía, que ya no sabe a qué carta quedarse. Esperemos que la visita de Angela Merkel sirva para algo. aybarrapacheco