Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 DEPORTES DOMINGO, 29 DE JULIO DE 2018 abc. es deportes ABC Bruno Hortelano Mi prioridad no fue volver a correr, sino salvar la vida ATLÉTA Y RECORDMAN NACIONAL DE LOS 200 METROS Un accidente de tráfico estuvo a punto de truncar su prometedora carrera. Ahora, dos años después, cierra la herida batiendo su récord personal SERGI FONT BARCELONA B runo Hortelano (Australia, 1991) batió el pasado fin de semana el récord de España de 200 metros con una marca de 20,04 en semifinales y se colgó el oro en la final. Un triunfo que no pasaría de ser meritorio si no fuera por la historia de superación que hay detrás. El 5 de septiembre de 2016 un accidente de tráfico estuvo a punto de acabar, no solo con su mano y su carrera deportiva, sino con su vida. Dos años después ha roto sus límites y buscará en Berlín el oro en el Europeo. Hortelano desgrana para ABC cómo ha sido este duro camino. ¿Ha bajado usted ya de la nube? -Sí. Me han hecho falta dos o tres días, pero sí. Hasta el jueves estuve en una nube pero ahora ya he cambiado el chip. Ya estoy pensando en la competición que tenemos en Berlín (por el Europeo) dentro de muy poco. -Hoy piensa en ir a Berlín a ganar cuando hace dos años ni siquiera sabía si podría volver a correr... -Simplemente estar aquí... No sé ni por dónde empezar con esto. Solo estar aquí es un premio para mí, aunque no me conformo con ello. Aparte de representar a mi país, voy a representar a mi gente, a mi familia y a mí mismo. Con esa responsabilidad os prometo que daré lo mejor de mí. Y para hacer todo eso saldré a la pista con paz interior, con una preparación mental, con la cabeza bien y una sonrisa en la cara. Esa es la única forma de tratar de ver cumplidos mis sueños al final de este campeonato. ¿Ha sido el del Nacional el mejor fin de semana de su carrera, más allá del récord y el título? -Por supuesto que ha sido de los mas emotivos de mi carrera. Ha habido muchas carreras importantes que han creado un antes y un después en mi carrera deportiva y profesional. Pero esta es muy especial porque no solamente es de mi ámbito profesional sino también de mi vida personal, de haber superado un accidente. Fue una lesión física y mental muy importante. Diría que fue el peor momento de mi vida, a día de hoy, y significó la superación de esa lesión. No solamente estamos hablando de superar límites en la pista sino también de superar límites en la vida personal, en la vida en general. ¿Qué fue lo primero que le pasó por la cabeza cuando vio el 20,04? -Guau... Me pasaron muchas imágenes por la cabeza. Imágenes de los últimos dos años. El récord en sí es magnífico y es muy difícil hacer marcas personales, pero es una felicidad por haber superado este reto físico. En el contexto del accidente que sufrí significa mucho más. Lo que me vino a la cabeza fueron las imágenes de momentos difíciles de los últimos dos años, de sufrimiento, pensamientos negativos... Hubo pasos atrás en ese tiempo, muchos, y fueron todas esas imágenes... Pensé: Guau, todo lo que he sufrido, todo lo que he tenido que pasar para superarlo... y ahora ha valido la pena ¿Se quitó un peso de encima? ¿Fue un punto de inflexión? -Sí. Todo objetivo conceptualmente simple después del accidente, que era volver al cien por cien, sí. Ya me quité un peso personal de encima después de debutar en Tenerife a principio de temporada. Ahí pude volver a sentirme competitivo y esta vez ha sido quitarme el peso de encima que representa ese atleta que buscaba superar una lesión, la recuperación... Ha requerido mucho trabajo, mucho tiempo, paciencia... ¿Cómo han sido estos dos años? El guante Representa mis debilidades pero me hace sentir más fuerte, y es una constatación de que la vida es efímera Ejemplo de superación He inspirado a gente con mi historia, pero a mí también me han ayudado a salir de la cama cuando no podía -Han sido lentos, no estaba acostumbrado a enfrentarme a obstáculos de este tipo. Estamos hablando de tener que recuperar lesiones físicas, la mano que tenía abierta por completo, las heridas producto de haber rozado con el asfalto de la autopista. Fue inicialmente difícil por la incertidumbre de no tener garantías de saber si iba a poder recuperarme. Y hablo solamente de las lesiones físicas. Eso ya fueron varios meses. Cada cosa tenía su prioridad. En ese momento, lo más importante es la vida, primero. Y luego la recuperación de la salud. ¿Y a nivel mental? -Yo había tocado fondo en julio de 2017, que fue cuando estuve trabajando con la psicóloga y me tuvo que ayudar para salir de ahí, de una depresión. ¿Ha podido olvidar aquel día? -No, que va, y no lo voy a olvidar nunca. ¿Se puede extraer algo bueno? -Siempre se pueden extraer conclusiones. Al principio la prioridad era recuperar la salud, recuperar la mano y solo tenía la mirada puesta en eso. Ha ido pasando el tiempo y vi que tuve mucha suerte de poder salir con vida. En el hospital ya vi que otros pacientes fallecieron de accidente de tráfico y yo me sentí un afortunado. Y ahora más. Mirando atrás he visto todo lo que he superado, que he vuelto a competir al mismo nivel e incluso mejor que antes, y ahora se ve de otra forma. -Su vida servirá de ejemplo y ayuda a mucha gente... -Sí. Me han llegado mensajes de todo tipo, de apoyo... Pero lo que más me ha impactado y lo que más me inspira son mensajes de personas que han tenido lesiones graves o un cáncer y que me han visto en la televisión, se han enterado de mi historia y se han sentido inspirados en ella. -Debe sentirse orgulloso... -Es lo bonito de la humanidad, que entre todos nos podemos inspirar los unos a los otros. Estas historias me inspiran a mí para seguir, durante los últimos dos años me han motivado, me han ayudado a continuar, a poner los pies en el suelo cuando no quería ni salir de la cama. Y a la vez hay gente que me escribía porque se sentían inspirados en mí. ¿Por qué corre con el guante? -No es superstición. Podría correr sin guante pero ya me he acostumbrado y, de alguna manera, forma parte de mí. Cuando me miro el guante siento que representa mis debilidades, pero después de haber superado el acciden- te, después de estos dos últimos años, también representa una fuente de fuerza. Llevarlo me hace sentir más fuerte, me hace recordar antes de salir a la pista de toda la fortaleza que tengo. Y al final también es una constatación de que la vida es efímera, al igual que todas estas experiencias tan magníficas que estoy viviendo. Sé que alguna vez acabará y lo que quiero es disfrutar cada momento y no basar mi éxito en ganar o perder contra los demás, sino basarlo en una comparación conmigo mismo y en tratar de superarme a mí mismo.