Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 SOCIEDAD DOMINGO, 29 DE JULIO DE 2018 abc. es conocer ABC JOSÉ FRANCISCO SERRANO OCEJA Hemos criminalizado la enfermedad mental Thomas Sthal Presidente Instituto de Educación de Neurociencias Entrevista IGLESIA Y SOCIEDAD EN ESPAÑA La falta de sacerdotes es un problema gravísimo para la Iglesia D Este profesor de la Universidad de California lamenta la marginación médica de la Psiquiatría RAFA IBARRA MADRID urante esta pasada semana se ha celebrado dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo una edición más de la Escuela de Teología Karl Rahner- Hans U. Balthasar dirigida por el profesor Ángel Cordovilla. El tema era las relaciones entre Iglesia y sociedad a los cuarenta años de la Constitución española. Uno de los momentos claves fue la intervención del teólogo Olegario González de Cardedal, quien desde la atalaya del tiempo y la madurez del pensamiento hizo un fino análisis de las tareas de la Iglesia católica en este presente histórico. Don Olegario, que acaba de publicar una preciosa síntesis última de su teología, Invitación al cristianismo. Experiencia y verdad se refirió a algunas cuestiones nucleares para la conciencia cristiana actual en España. Si el mayor problema que tiene la sociedad y la cultura humana hoy es la interrupción de la transmisión de la tradición, de la cultura, en términos eclesiales el problema prioritario es el de la transmisión de la fe a las nuevas generaciones. La fe ha dejado de ser transmitida en la exterioridad social y se ha reducido a la interioridad eclesial. La Iglesia sabe que el examen sobre la dimensión social de su actuación, sobre su beneficiencia, su caridad, supera con mucho las más altas notas. Sin embargo, lo que los nuevos ilustrados preguntan a la Iglesia es si lo que dice es verdad, qué es lo que hay detrás de su credo, cuál es el significado de lo que confiesa, el valor de su doctrina. Solo una respuesta adecuada a lo que la Iglesia cree hace que la fe se convierta en una opción razonable en nuestra sociedad y que sea entendida y percibida como una gracia de Dios. Por último, sorprendió la intensidad emocional con la que don Olegario insistía en que la primera y principal perplejidad e interpelación en este momento, la dificultad mayor, radica en la pregunta de por qué no surgen vocaciones a fondo perdido. La falta de sacerdotes y de personas consagradas es hoy un problema gravísimo para la Iglesia y, también, para la sociedad. El profesor Thomas Sthal es uno de los psiquiatras más reconocidos internacionalmente. Profesor adjunto de Psiquiatría en la Universidad de California y presidente del Instituto de Educación en Neurociencias, compagina su labor de clínico, con las de investigador y docente. Además, como divulgador ha escrito más de una docena de libros, incluido el libro de texto más vendido en el campo de la Psicofarmacología, Stahl s Essential Psychopharmacology y la novela Shell Shock donde aborda el síndrome postraumático. El pasado mes participó en una jornada sobre depresión, que ahondó en el viaje hacia la recuperación completa en esta enfermedad. -En España, la salud mental es la gran olvidada de la asistencia sanitaria. ¿Cómo se puede hacer comprender a los gestores de su importancia? -Ojalá supiese la respuesta, porque no ocurre solo en España, sino en todo el mundo. Es difícil entender la diferencia entre un problema de ánimo y enfermedad. No existe un análisis de sangre, por lo que no es algo objetivo. De hecho, los problemas mentales han sido tratados por los sacerdotes o por los chamanes, y la realidad es que el estigma ha sido tan profundo a lo largo de los siglos que está demostrado que es muy difícil hacer entender la importancia de la salud mental. Pero creo que la mejor respuesta a su pregunta es la información. Hay reconocidos profesionales de la Medicina que han despreciado la Psiquiatría. Creen que es una especialidad estúpida, que no somos verdaderos médicos y que los pacientes son falsos. Y luego, ¿qué pasa si tienen un hijo con esquizofrenia o su hija se suicida? Se dan cuenta de que es real. Ocurre porque no tenían información. Hay mucha información errónea. ¿No cree que se están medicalizando problemas que no llegan a ser trastornos mentales? -Algunos de los trastornos actuales se encuentran dentro de la normalidad. Es decir, ser algo ansioso puede ser apropiado: es supervivencia. Si un tigre te está persiguiendo, deberías estar ansioso; y eso es normal. Pero cuando causa incapacidad y desorden, puede ser un trastorno mental. Ese es el Thomas Sthal, en su reciente visita a Madrid, durante la entrevista ABC La gran olvidada por la asistencia sanitaria Es difícil entender la diferencia entre un problema de ánimo y una enfermedad. No existe un análisis de sangre y eso lo convierte en algo poco objetivo problema, definir ese punto. ¿Por qué la depresión es tan difícil de curar? -Probablemente porque las personas no quieren pensar que tienen depresión y, por ello, no reciben tratamiento. Y también porque el tratamiento a veces no es el adecuado. Hay evidencias que muestran que el 25 de las personas con depresión ni siquiera obtienen una prescripción, y las que sí, no siguen la terapia más de 30 días. De las que superan el mes, solo la mitad alcanzan los 60 días. Ya no se trata de que la depresión sea difícil de tratar, sino de que no se trata adecuadamente. Resulta clave reconocerlo y recibir tratamiento temprano, completo y exhaustivo. -Una persona depresiva, ¿nace o se hace? -Nace y se hace. Casi nunca se hereda una enfermedad mental, sino el riesgo. Dicho riesgo no es suficiente para estar enfermo, debe sumarse el estrés y circunstancias ambientales. -Tenemos una lacra con el número de mujeres asesinadas por sus parejas ¿Qué son los celos? ¿Pueden justificar comportamientos de ese tipo? -Tengo una colega con la que he trabajado el sick love (o amor enfermo ¿Es el amor enfermizo una enfermedad mental? En cierto modo sí, ya que existe una probabilidad de que un sujeto resulte un acosador, narcisista e, incluso, un psicópata. Normalmente, estas personas atraen a las mujeres gracias a su actitud carismática, pero estos sujetos no están enamorados de la persona, sino del sentimiento de amor que sienten hacia él. Es narcisista y no le interesa nada más. Cuando la ruptura llega, la mujer empieza a darse cuenta de esa actitud y rompe toda relación. Es en ese momento cuando el sujeto narcisista se siente herido y reacciona agresivo. ¿Qué opina de la inclusión de la adicción a los videojuegos como un trastorno mental, como ha hecho la Organización Mundial de la Salud? -Creo que hay todo tipo de adicciones más relevantes, como la adicción a la comida. Para ser un trastorno tiene que interferir con tu funcionamiento y causar estrés. Si solo tienes 13 años y juegas demasiado a los videojuegos, quizás no desarrolles las mejores habilidades para enfrentarte al mundo real, pero no creo que sea un trastorno mental. Todos somos adictos. Una vez fui a un crucero. Fue solo una semana, y ya a la mitad del crucero, estuve dos días sin internet y estaba desesperado.