Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ESPAÑA DOMINGO, 29 DE JULIO DE 2018 abc. es espana ABC Puigdemont pone fecha en su plan de extorsión al Gobierno El expresident prófugo le da hasta el otoño para que ceda a sus exigencias ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS Desafío tras desafío y bravuconada tras bravuconada, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha organizado un regreso a Bruselas como el de alguien que hubiera logrado una proeza y que por ello se puede permitir extorsionar al presidente del Gobierno de un país como España. Empezó con una rueda de prensa en la sede de la delegación de la comunidad autónoma de Cataluña en Bruselas, a la que no podía entrar mientras estuvo en vigor el artículo 155, donde lanzó un ultimátum a Pedro Sánchez, a quien le advertió de que los votos que le sirvieron para ganar la moción de censura no eran un cheque en blanco y que después del verano se acaba el periodo de gracia Luego, Puigdemont junto a sus seguidores más íntimos, entre los que estaba el actual presidente autonómico, Joaquim Torra, y el irreverente rapero prófugo que se hace llamar Valtonic se trasladaron a la localidad de Waterloo, donde se encuentra la mansión que ha bautizado como casa de la república con un alquiler de más de 4.000 euros al mes, para celebrar un acto vindicativo al que asistieron algo más de un centenar de personas, bajo un calor inclemente. En suma, Puigdemont se permitió ayer extorsionar al presidente del Gobierno para que le pague lo que supuestamente le está debiendo por haberle ayudado a llegar a La Moncloa con los votos de sus diputados. Septiembre, octubre, tampoco es que pongamos un día concreto en el calendario afirmó Puigdemont, pero es razonable pensar que tras el verano, al retomar el curso, Sánchez nos ilumine sobre cuál es su receta para Cataluña. El actual presidente autonómico reconoció que en la reunión que mantuvo con el presidente del Gobierno ya le advirtió que el otoño será complicado y que ahora esperamos que aproveche el verano para hacer los deberes Torra cerró un poco más el escenario de su chantaje diciendo que esta legislatura va de derecho a la autodeterminación, de presos políticos y exiliados Es decir, que si Sánchez quiere mantener el apoyo esencial de los diputados de la antigua Convergencia, estos son los únicos terrenos de los que quieren hablar. Es difícil recordar un gesto que suponga un chantaje tan burdo al Gobierno de España. Puigdemont hablaba casi con nos- talgia de esta residencia en Waterloo, que, según recordó, había dejado hace cuatro meses y cuatro días para acabar en Alemania, donde ha pasado por la prisión y ha estado a punto de volver esposado a España. Ahora que no tiene sobre sus espaldas una orden europea de detención, el prófugo ha dicho que pretende seguir viajando por Europa, hasta el último rincón intentando promover la internacionalización de la causa. Pero de momento han sido medio Gobierno regional y casi todo el grupo parlamentario de PDCat quienes acudieron a Waterloo para este acto que define perfectamente la situación en Cataluña, con un gobierno para el que no hay más que un asunto y no tiene que ver con la vida y los problemas de sus ciudadanos. Aviso a navegantes Nuestros votos no eran un cheque en blanco y después del verano se acaba el periodo de gracia A Puigdemont ahora le siguen más cámaras que policías, y cada vez menos incondicionales. Ayer eran poco más de un centenar de sus partidarios quienes aguantaron el sol de justicia en esta ciudad de la periferia de Bruselas en la que se encuentra esta casa de la república en la que ayer izaron la bandera constitucional de la Comunidad Autónoma de Cataluña junto a la europea después de unos instantes de estupor porque los mecanismos no funcionaron correctamente como símbolo de resistencia. Uno de sus vecinos, sin embargo, había puesto una bandera española también de buen tamaño, en una de las ventanas que se asoma a la calle del Abogado, visible desde la ruta por la que Puigdemont tiene que pasar para entrar y salir de su actual domicilio. El comisario jubilado José Manuel Villarejo, durante una entrevista que concedió en La Sexta ABC VILLAREJO Y EL INFORME CAROL: EL PAGO DE CORINA En tres meses salgo de la cárcel y sin que se levante el secreto P. MUÑOZ C. MORCILLO MADRID El comisario jubilado José Manuel Villarejo no ha logrado de momento su objetivo número uno: salir de prisión. Lleva desde principios de noviembre en la cárcel de Estremera, junto a su socio Rafael Redondo, acusado de cohecho, organización criminal, blanqueo de capitales, revelación de secretos y falsedad documental y hasta ahora se le ha denegado su libertad reiteradamente. Villarejo nunca imaginó pasar casi nueve meses entre rejas, dado que hasta su arresto había gozado de la protección del Ministerio del Interior y de la Dirección General de la Policía. Ambos ampararon y defendieron sus actividades empresariales sin la autorización formal exigible. El ministro Jorge Fernández Díaz y el director adjunto operativo, Eugenio Pino, lo respaldaron de forma expresa. Tan seguro estaba de que su detención era pasajera que poco después de ingresar en el centro penitenciario aseguró a su entorno: En tres meses estoy fuera y sin que se levante el secreto del sumario. No lo necesito Estaba equivocado, pero los precedentes le avalaban. El nuevo pulso Los investigadores interpretan sus últimos movimientos como un pulso, un chantaje, para obtener la libertad. Mucho más ahora que el juez instructor Diego de Egea ha archivado la causa por cohecho contra el comisario Carlos Salamanca, sin siquiera esperar a diligencias como el informe patrimonial o el volcado de su teléfono. El policía sigue imputado en la pieza principal. Además, el magistrado dejó en libertad al comisario principal Enrique García Castaño, la otra pata de la operación Tándem, según las pesquisas, a quien su tronco grabó una y otra vez como hacía con todo aquel que se relacionaba con él. El informe Carol (un archivo con distintas partes que pivota en torno a Corinna Larsen, la amiga de Don Juan Carlos) lo habría tratado de utilizar Villarejo como escudo o freno al poner en tela de juicio al CNI y al padre del Rey Felipe VI. Este informe se suma a la saga de los que ya constan en la causa: informe King, informe Iron e informe Land y, como en los anteriores, el policía ofrece sus servicios y los de sus empresas para fabricar informes de inteligencia y dosieres utilizando información reservada y cometiendo supuestos delitos a cambio de cantidades desorbitadas. Corinna también le contrató, según los indicios hallados, para que resolviera un problema con Hacienda de un británico próximo a Cameron. La variedad de trabajos que ofrecía la organización del comisario es aún un enigma.