Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ESPAÑA DOMINGO, 29 DE JULIO DE 2018 abc. es espana ABC PP El exministro De la Serna pone punto y aparte a su carrera política S. E. MADRID Sánchez fía su mandato a sacar los Presupuestos y a que Puigdemont no provoque su caída precipitada El exministro de Fomento y exalcalde de Santander, el popular Íñigo de la Serna, anunció su decisión de dejar la política y podría tratar de desempeñar su profesión es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos en el sector privado. De la Serna ha avanzado su decisión de abandonar la política después de casi dos décadas en las que, además de ministro y alcalde, ha sido presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y ha encabezado el Consejo de Municipios y Provincias de Europa, entre otros cargos. Punto y aparte a casi dos décadas de servicio público. Hoy es un día para dar las gracias a todos los que habéis estado ahí. Ha sido un gran honor. Gracias de corazón escribió ayer en su cuenta de Twitter. Tras salir del Gobierno de España con la aprobación de la moción de censura del PSOE de Pedro Sánchez a Mariano Rajoy, De la Serna dijo que necesitaba un periodo de reflexión para decidir cuál sería su futuro ya que fue el único ministro de Rajoy que no era ni diputado ni funcionario. Pero, al convocarse el Congreso Extraordinario del PP dejó a un lado esa reflexión. Primero dejó entrever que podría ser candidato y después, a escasas horas de cerrarse el plazo para presentar candidaturas, anunció que apoyaría en el proceso a la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en cuya campaña se ha volcado las últimas semanas recorriendo buena parte de España. Horas después de rechazar un puesto en la nueva directiva nacional de Pablo Casado, se ha conocido que De la Serna dejará la política a la que se ha dedicado desde 1999 cuando fue elegido por el consejero cántabro de Medio Ambiente José Luis Gil como jefe de gabinete. Tras su labor en ese cargo, el entonces alcalde de Santander Gonzalo Piñeiro le eligió en 2003 para ser concejal de Medio Ambiente, Aguas y Playas del Ayuntamiento y en 2007 fue candidato a la alcaldía de la capital cántabra y ganó las elecciones revalidando la mayoría absoluta que tenía Piñeiro, algo que también logró en los comicios de 2011. En 2015 volvió a ganar y gobernó gracias a Cs. Un año y medio después, en noviembre de 2016, De la Serna fue llamado por el entonces presidente del Gobierno Mariano Rajoy para sumarse a su Consejo de Ministros. Desde entonces había estado en las quinielas para la sucesión en el PP. Un Ejecutivo contra las cuerdas VÍCTOR RUIZ DE ALMIRÓN MADRID enos de dos meses después de llegar a La Moncloa Pedro Sánchez se encuentra a la defensiva. El impulso y el efectismo de sus primeros movimientos ha dado paso a la constatación de una debilidad parlamentaria que sitúa a España ante una disyuntiva traumática: o el Gobierno no puede gobernar o lo hace incluyendo en la ecuación a ERC y PDECat. Una realidad que Sánchez ya conocía y pese a la que no ha dudado en asentarse en el poder con vocación de continuidad y acometiendo cambios de enorme calado en toda la estructura de nombramientos de la Administración. La tercera opción es la convocatoria de unas elecciones generales que Sánchez no desea que sean tan pronto. Pero en el seno del propio Ejecutivo se reconoce que agotar la legislatura parece ya imposible. El presidente tiene la potestad de controlar cuándo llama a las urnas, pero el control de los tiempos políticos se le empieza a escapar. M The Economist pide elecciones España no puede permitirse dos años más sin hacer nada La revista británica The Economist considera que sería sabio que se convocaran elecciones anticipadas en España, porque el país no puede permitirse dos años más sin hacer nada dada la minoría parlamentaria del Gobierno. Así lo destaca en un artículo titulado Lecciones españolas que lleva como subtítulo un país que superó la crisis del euro corre riesgo de quedar paralizado por sus consecuencias políticas The Economist indica que hace seis años que España parecía ser la mayor calamidad económica de la Unión Europea pero gracias a las reformas estructurales y a un poco de suerte se encuentra en una recuperación sostenida Aunque Sánchez quiere gobernar hasta 2020 la revista cree que sería sabio convocar elecciones anticipadas, puesto que el Ejecutivo perdió impulso desde que el PP perdiera su mayoría en 2015. Reunión de Sánchez y Torra en el Palacio de La Moncloa el pasado día 9 El Gobierno bonito Aprovechando el viento de cola Los primeros días de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno fueron positivos en términos de marca personal y de imagen para el PSOE. No en vano, apenas unas semanas antes el partido estaba tercero en las encuestas y la posibilidad de alcanzar el poder en la siguiente convocatoria electoral parecía remota. Sánchez apuntaló esas sensaciones formando un Gobierno que en el primer vistazo dejó a sus rivales sin mucho margen de respuesta. El nuevo Gobierno ha vivido con comodidad hasta esta semana por el shock que todavía sentían sus rivales políticos, especialmente el PP. que había sido una apuesta personal de Sánchez para el gabinete abandonaba convirtiéndose en el ministro más breve de la democracia. Dimisión y primera crisis La salida de Màxim Huerta RTVE: asalto y ridículo Un proceso convulso Pero el clima de idilio empezó pronto a desgastarse. Apenas seis días después de que prometiera su cargo en el Palacio de la Zarzuela como ministro de Cultura y Deporte Màxim Huerta se veía forzado a dimitir tras conocerse que había defraudado más de 200.000 euros a Hacienda al tributar sus rentas personales mediante una sociedad. El Una de las primeras decisiones del Gobierno fue la aprobación de un real decreto- ley para forzar el relevo en el Consejo de Administración de RTVE ante el fin de mandato de José Antonio Sánchez como presidente. Este caso dio pistas ya de lo que iba a pasar los próximos días. El PSOE pactó con Podemos que los de Pablo Iglesias tuviesen la mitad del nuevo consejo. Después de desgastar a varios profesionales de los medios y tras un primer choque entre los socios se llegó a una solución. Mayoría para Podemos a cambio de aceptar un nombre para la presidencia que no gustaba a los de Iglesias. El PNV aparecía en esta ecuación como fiel escudero. Faltaban ERC y PDECat. El portavoz de ERC, Joan Tardà, asistió a las comparecencias en el Congreso de la vicepresidenta, Carmen Calvo, y de la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, con la extorsión preparada. A ambas exigió que dijeran públicamente que en la reunión que Pedro Sánchez y Quim Torra iban a mantener días después se iba a poder hablar de todo en referencia al referéndum de autodeterminación. Si lo hacían, su partido apoyaría al Gobierno en el proceso de RTVE. Y lo hicieron. Pero el destino reservaba una sorpresa. Inmersos en un largo proceso de votaciones en Congreso y Senado, en la última votación para elegir al nuevo Consejo todo se torció. Dos diputados ausentes y dos errores impidieron que la nueva dirección saliese adelante. Demostrando que estábamos ante un Gobierno expuesto al más mínimo fallo. El viernes el Gobierno logró nombrar a Rosa María Mateo como administradora única para apenas unos meses, porque el concurso público ya está en marcha. La debilidad parlamentaria Senda de déficit y primeras diferencias En la votación de esta semana sobre los objetivos de estabilidad presupues-