Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 27 DE JULIO DE 2018 abc. es tv TELEVISIÓN Y RADIO ABCdelVERANO 77 The Irishman la última reunión de los grandes gángsteres del cine Scorsese ficha a De Niro y Pesci (y a Pacino) para su última película, que Netflix estrenará en 2019 LUCÍA M. CABANELAS MADRID Una amistad productiva Hace casi un cuarto de siglo desde que Martin Scorsese y Robert de Niro trabajaron juntos por última vez. La edad pasa factura hasta a los mitos, y durante un tiempo DiCaprio recogió su legado. Pero entre los dos viejos amigos no estaba todo dicho. Ahora vuelven a verse las caras en la última obra del genio de Queens. Una aventura que Scorsese emprende con quien antes había sido enemigo. Después de una década en la recámara, el bajito del nuevo Hollywood terminó de The Irishman una especie de Goodfellas Uno de los nuestros entrada en años. Y fue gracias a Netflix, de quien desconfiaba como reconocido defensor del estreno en salas de cine, que la película se estrenará en 2019. La plataforma no puso ningún problema al presupuesto, que al parecer excede los 145 millones de dólares, y motivó la salida de Paramount del proyecto. Una inesperada alianza que posibilita el reencuentro de Scorsese con sus viejas glorias de Casino Robert De Niro y Joe Pesci, que interpretarán a dos mafiosos criminales a la caza de Al Pacino. La gente es más vieja en The Irishman En realidad, se trata más de mirar atrás, una retrospectiva de la vida de un hombre y las elecciones que ha tenido que tomar dijo Scorsese en 2017 sobre la película. Una retrospectiva en la que no podía faltar el hombre que lo rescató, desde el cuadrilátero, del infierno. Malas calles (1973) Taxi Driver (1976) Fotografía del rodaje de The Irishman que se estrenará en 2019 la película que reúne a De Niro y Scorsese 23 años después Toro salvaje (1980) Uno de los nuestros (1990) Casino (1995) A la deriva Cuando a finales de los sesenta, un grupo de cineastas arrastrados por la contracultura restauró el desgastado sistema de estudios y renovaron los géneros cinematográficos, todo parecía posible. Eran los George Lucas, Coppola, Dennis Hopper de turno. La nueva ola americana. Pero alguno de ellos, como Scorsese, casi no viven para hacer historia. Mientras Spielberg y Lucas triunfaban en taquilla, el de Queens, inseguro como era, se hizo todavía más pequeño tras el fracaso comercial de New York, New York Y se entregó a la cocaína. Me comporté de una manera tal que le impidió la experiencia. El actor, con fue imposible que me respetaran. Esta- quien había trabajado en Malas calles ba demasiado drogado para solucionar Taxi Driver y New York, New York el problema de fondo reconoció el di- le habló de Jake La Motta, de rodar Toro rector en una entrevista con Pesalvaje Pero el director no senter Biskind en Moteros trantía ningún vínculo con ese púSCORSESE quilos, toros salvajes gil primitivo y no quería se Me drogaba Vivía rápido porque guir jugando pensaba que porque quería quería morir deprisa. su relación profesional no acelerar a fondo, Todo era cuestión de fordaba más de sí. De Niro, llegar hasta el zar la máquina, de ser también amigo de Scorsefinal y ver si malo, de ver cuánto podías se, no le soltó la mano ni moría hacer. Vivir al límite. Si me cuando le dio el portazo. Tamdrogaba de ese modo era porpoco cuando una desafortunaque quería hacer muchas cosas, da mezcla de estupefacientes en el quería acelerar a fondo, llegar hasta el Festival de Telluride a punto estuvo de final y ver si moría admitió Scorse- matar al director de El lobo de Wall se. Pero De Niro, con una historia y Street E hizo de padre: ¿No quieres unos guantes de boxeo bajo el brazo, vivir para ver crecer a tu hija, para ver- la casada? ¿Vas a ser una de esas flores de un día que hacen un par de buenas películas y se acabó? ¿Sabes una cosa? Podemos hacer esta película. Podemos hacer un gran trabajo. ¿Vamos a hacerla o no? le preguntó De Niro. Scorsese respondió que sí, porque había encontrado algo que le gustaba de la historia de La Motta, algo con lo que se identificaba: la autodestrucción, el daño gratuito a la gente que lo rodeaba. Finalmente, el infierno que vivió durante la época más oscura de su carrera terminó sirviéndole de lección profesional y personal. Todo dependía de mí De un modo u otro, te enfrentas a ti mismo. Como Jake La Motta cuando se mira en el espejo al final de Toro Salvaje admitió. Y siguió adelante.