Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 INTERNACIONAL VIERNES, 27 DE JULIO DE 2018 abc. es internacional ABC Nicolás Maduro, con uno de los nuevos billetes durante el Consejo de Ministros, televisado de forma obligatoria a todo el país REUTERS Maduro borra cinco ceros a los billetes para maquillar una hiperinflación salvaje Las penurias de los venezolanos aumentan con los improvisados cambios de billetes LUDMILA VINOGRADOFF CORRESPONSAL EN CARACAS Caos monetario en Venezuela Fraccionamiento de Billetes en carretas pagos millonarios y regreso al trueque Los usuarios deben partir en dos y tres partes las facturas para pagar su consumo con tarjetas en los comercios. Los puntos de venta, cajas registradoras y el sistema bancario no tienen capacidad para tantos ceros en las calculadoras. Los usuarios cargan en carretillas sus billetes viejos para entregar a los bancos o pagar su consumo en los comercios hasta el 20 de agosto. Además, ha florecido el mercado de trueque y canje de productos y servicios ante la falta de dinero en efectivo. tará cinco ceros al bolívar, y no tres, como tenía previsto en junio, para ocultar la hiperinflación que agobia a los venezolanos. Esto supone que la inflación de 1.000.000 proyectada por el Fondo Monetario Internacional será del 10 totalmente maquillada. Políticas del nuevo comienzo La medida fue anunciada este miércoles dentro del paquete al que denominó políticas del nuevo comienzo para la economía, que además incluye la revisión del régimen cambiario y un plan para fortalecer las reservas internacionales. En el consejo de ministros transmitido de forma obligatoria al país por radio y televisión, Maduro decidió también retrasar la reconversión monetaria hasta el día 20 de agosto. José Guerra, diputado a la Asamblea Nacional y economista, señala que el nuevo cono monetario anunciado por Nicolás Maduro podría carecer de vigencia el próximo año. Depende de la inflación. Si se mantiene sobre el 80 %o el 100 en el resto del año, para febrero los nuevos billetes van a valer muy poco. Podrían valer cero dijo Guerra a El Nacional El diputado aseguró que, a su juicio, si los billetes se empezaban a distribuir este jueves, los sistemas bancarios podrían estar listos. Lo problemático serían los cajeros, pero en diez días podrían adecuarse los sistemas si hay suficientes billetes No hay seguridad de que el régimen tenga capacidad de cubrir las necesidades, por lo que los problemas monetarios continuarán, apunta. María Gómez, comerciante de 65 años, lleva en carretilla y a veces en un saco de patatas un cargamento diario de 10 millones de billetes de 50 y 100 bolívares para depositarlos en su cuenta bancaria. Ella es bachaquera o vendedora ambulante de huevos y otros productos que cobra en efectivo a sus clientes. La orden del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, es recoger todos los billetes viejos hasta el 20 de agosto, cuando entrará en vigor el nuevo cono monetario (el conjunto oficial de monedas que circula en el país) Es la segunda vez desde el 4 de junio que el régimen posterga el inicio de los nuevos billetes, lo que obliga a depositar en los bancos los antiguos, sin recibir a cambio los nuevos porque las agencias bancarias todavía no los tienen disponibles en las ventanillas. Esta transición confusa hace que María y miles de bachaqueros como ella, que sirven a los sectores populares, el 85 de la población, que operan en efectivo, hagan interminables colas ante las ventanillas bancarias, bien para depositar cantidades grandes de dinero o re- Subidas de precios varias veces al día En Venezuela, los precios en los comercios cambian cada día dos y tres veces. Los precios se mantienen hasta un máximo de 24 horas, lo que dificulta realizar un presupuesto. Límite a las cuentas en los bancos El régimen ha puesto un límite a las cuentas en los bancos para perseguir a los que cambian dólares en el mercado paralelo, lo que obliga a hacer depósitos fraccionados. tirar hasta 10.000 bolívares de los viejos. La mayoría de las veces la banca pasa quince días sin ofrecer a sus clientes la posibilidad de obtener dinero. De hecho, las protestas de los pensionistas y jubilados en la céntrica avenida Urdaneta de Caracas no han cesado, porque los bancos públicos solo les pagan 2.000.000 de bolívares (1,7 dólares) y no los 8.000.000 que les corresponden como salario mínimo. Cuando la venta callejera disminuye, bien porque hay escasez de alimentos o bien porque los compradores no tienen billetes en efectivo, María Gómez divide las cantidades en bolsitas de 100 gramos de harina, café, azúcar o aceite. También canjea sus productos por tres cebollas, un pimentón, un plátano, dos tomates y tres pastillas de ibuprofeno. Maduro ha anunciado ahora que qui-