Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 27 DE JULIO DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 37 Una situación desbordada Crisis migratoria a cruzar hasta cinco países, suelen carecer de documentación alguna y, a consencuencia de las incesantes llegadas, tampoco la Policía dispone de tiempo material suficiente para investigar de forma científica sobre su identidad. Sanidad universal, Aquarius y el lío con las concertinas en Ceuta Las medidas en clave migratoria centran las polémicas de los dos primeros meses de Sánchez en Moncloa E. D. S. ALGECIRAS Al otro lado La presión migratoria también se deja notar en Ceuta y el último ejemplo es el salto masivo de ayer, que puso de manifiesto las carencias en los apartados de personal y medios que desde hace meses denuncian los Cuerpos de Seguridad. Las quejas fueron especialmente intensas cuando se conoció que el Gobierno de Sánchez pretendía quitar las concertinas. Guardia Civil y Policía exigieron entonces un plan alternativo solvente que evitara sucesos como el que ha propiciado la entrada de más de 600 sin papeles a la ciudad autónoma. Un día van a matar a un guardia lamenta un agente de la Benemérita desplegado en el vallado fronterizo al ser preguntado por ABC. Mientras tanto, los barcos de Salvamento continuaron ayer con su labor en el Estrecho y Algeciras se colapsó un poco más: hasta tres embarcaciones se quedaron en puerto porque en tierra no había sitio para ir a buscar a más migrantes: llegaron más de 300. Hoy la historia se repetirá en estas costas y aquel dolor en el pecho que al principio no era nada seguirá asfixiando. litoral gaditano, les gustaría tener a los policías y voluntarios que allí se fajan. Acto seguido, apenas tres jornadas después, saltó la polémica en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Estos dos enclaves representan las dos únicas fronteras terrestres entre Pedro Sánchez llegó hace algo menos de dos meses a La Moncloa tras la moción de censura a Rajoy y, en menos de 60 días, tres de las medidas adoptadas por su Ejecutivo han servido la polémica en el tablero de la política migratoria. Todo empezó el 11 de junio con la decisión del presidente del Gobierno de ofrecer el puerto de Valencia para recibir el buque Aquarius, que entonces había recibido la negativa de las autoridades italianas para atracar en sus puertos. Llegaron 630 inmigrantes a Valencia, donde el Ejecutivo ofreció un despliegue humanitario y policial que estos días, en los que cada dos jornadas hay un Aquarius compuesto por decenas de pateras en el Portada premonitoria ABC recibió numerosas críticas por advertir hace semanas de la ola migratoria que ahora desborda el litoral andaluz Europa y África y el ministro de Interior, Fernando Grande- Marlaska, reconoció que iba a evaluar si era posible retirar las concertinas de las vallas. Nadie cuestionó la parte humana de esta decisión, puesto que estas cuchillas causan graves lesiones a los inmigrantes, pero en cambio sí hubo quien se puso en el lugar de quienes se juegan la vida a pie de verja para que se cumpla la ley. Tras conocer la noticia, los agentes de la Guardia Civil y la Policía exigieron un plan alternativo solvente al nuevo Ejecutivo. Lo mismo hicieron los presidentes de ambas ciudades autónomas. La última decisión polémica llegó también en aquellas fechas. El 15 de junio trascendió la intención del Gobierno para restituir en España la sanidad universal. Esta política implica que cualquiera que se encuentre en territorio nacional, independientemente de su procedencia, tendrá derecho a atención sanitaria en los centros hospitalarios. Ayer, la ministra de Sanidad, Carmen Montón, avanzó que el Gobierno aprobará esta medida antes de que acabe el verano.