Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN POSTALES VIERNES, 27 DE JULIO DE 2018 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Llegada de inmigrantes a Córdoba JOSÉ MARÍA CARRASCAL CUENTAS DE LA LECHERA (2) La generación más preparada de la historia no debiera caer en la trampa de aplicar fórmulas caducadas Una acogida que no será pasajera El colapso migratorio que viven las costas andaluzas está repercutiendo de forma directa en las zonas de interior de la Comunidad Autónoma. De entrada, esta saturación y la acogida de centenares de inmigrantes está recayendo en los ayuntamientos andaluces que no están boyantes, precisamente. Córdoba ha recibido ya tres contingentes, el último de 209 personas, que ha olbigado a habilitar el mayor pabellón deportivo de la ciudad y hacerlo compatible con los usuarios. No va a ser una cuestión pasajera dado el contexto y la cadencia cuantitativa de inmigrantes que llegan. Por ello, desde el Ayuntamiento están buscando un lugar más estable para estas acogidas que, en principio, son transitorias, sabedor de que no anda sobrado de espacios amplios y dignos. Está claro que la Junta de Andalucía, y el PSOE, en concreto, debe apretarse mucho más lo machos a la hora de exigir al nuevo Gobierno del Aquarius y el Falcon que se comprometa de verdad con este problema y dote de recursos y protocolos, medios y tramitaciones suficientes para aliviar el colapso. R ESULTA que las cuentas de Sánchez eran, en efecto, las de la lechera. Pensaba pasarse dos años en La Moncloa como un pachá sobre el colchón que le dejó Rajoy, más al alza del techo de deuda autorizado por Bruselas y nuevos impuestos a los ricos que le permitirían convertir su insignificante minoría en cómoda mayoría en 2020. Pero, de repente, ¡zas! el cántaro al suelo. No habrá presupuesto expansivo, ni nuevo techo de deuda, pues se opone no sólo el PP, sino también Podemos, y hasta la banca le dice que cuidado con los impuestos, que se van. Aunque lo más tremendo es que los independentistas catalanes quieren cobrar el haberle hecho presidente y le advierten de que, como no les dé el derecho a decidir le retiran su apoyo. Con lo que vuelve a hablarse de elecciones. No creo que lleguen a tanto. Tampoco a ellos les interesa ir de nuevo a las urnas. Van a tenerle colgado sobre el abismo, para irle sacando lo que puedan hasta el momento oportuno. Todos han hecho las cuentas de la lechera, y lo saben. El relato independentista es un cuento infantil con que se ha engañado a varias generaciones de catalanes, pero no resiste la embestida de la inmigración masiva, el cambio climático en marcha, la guerra comercial sin vencedor, las políticas brutales de Trump y Putin, el suicidio demográfico de la vieja Europa. Fíjense en el descubrimiento de Puigdemont para arrollar a sus colegas de aventura: ¡nada menos que un movimiento El invento de Franco para acabar con falangistas, tradicionalistas junto a los demás partidos. Y ahora llega un ex presidente catalán en el exilio a crear otro movimiento bajo su férula: la Crida (o llamamiento) Nacional No son los únicos ilusos. En la otra banda, se invoca a Fraga, a Aznar, incluso a Suárez, innovadores en su tiempo. Pero no son Mike Jagger o Paul McCartney, aún actuales. Son pasado, y el pasado se ha ido para siempre. Lo que no impide que se les invoque con nostalgia una vez convertida la escena política en pista de hielo. Se comprende que los nuevos líderes, sin nada a qué agarrarse, busquen la referencia del ayer. Pero la generación más preparada de la historia no debiera caer en la trampa de aplicar fórmulas caducadas, como el nacionalismo y el populismo, en el mundo de errores y horrores en que vivimos, como muestra cada telediario. Los jóvenes están preparados para ordenadores, móviles y otros artilugios informáticos, pero es la naturaleza humana la que diseña el futuro. Y el futuro, decían los antiguos, está en el regazo de los dioses o sea, fuera de nuestro alcance. Basta una ojeada al siglo XX y a lo que llevamos de XXI para constatar que la historia va unas veces hacia delante y otras hacia atrás. Por cierto, esas refundaciones ¿son pasado, presente, futuro o cuentas de la lechera? Gradas de Vista Alegre R. CARMONA CARTAS AL DIRECTOR Harto del chico nuevo No lleva ni sesenta días en la Moncloa y estoy harto del Pedro Sánchez, un bluf total, no aporta nada para al gobierno de España. Lo único que le interesa es salir en los medios de lnformación, su risita bobalicona, sus gafas de sol, su perrit su footing, su imagen de acogida a unos inmigrantes y no a todos que llegan diariamente, su viaje al festival The Killers con su esposa de un vuelo capricho en un avión de los españoles pagado por todos los españoles, una reforma innecesaria caprichosa en la Moncloa pagado por todos los españoles, aumentar el gobierno a dieciocho ministros, once de ellos mujeres, llenar de asesores y direcciones las instituciones, sacar a Franco del Valle de los Caídos por decreto, cambiar la dirección de rtve pública de todos los españoles por decretazo antidemocrático para colocar a los suyos y a los antipatrias podemistas y quitarnos la Santa Misa a los católicos enfermos, conceder a los antiespaña secesionistas de gente sin dos dedos de frente, que sólo conoce su monólogo cansino dándoles a los catalanes 4.000 millones de euros mientras que Andalucía le pide otros 4.000 millones y despide a Susana Díaz, y vuelve tan contenta como cuando a un tonto se le promete algo, que si puede ser le dará a Andalucía 365 millones que van a crear más impuestos a la clase media, que suben el gasto público por encima del límite establecido por la Unión Europea por una ministra que su función era el control público en la Unión Europea, jope, que la sanidad universal pública, que sí a la eutanasia, que fuera Lomce y la religión católica, que los aeropuertos huelga de vuelos por los tripulantes de cabina, y un millar de decisiones más que se podrían enumerar una por una. Uff, es para estar cansado ya del chico nuevo y su gobierno. Con una Calvo, una Celaá y una Batet que da dolor de cabeza oírla, con una dicción sin sentido: bla, bla, bla, que la política cambia al segundo contrariándose de lo dicho en el Consejo anterior. Los españoles estamos hartos de un gobierno de 84 diputados y condicionados sus decisiones a los pactos de la moción de censura con los apátridas. Lo lógico es lo que dijo en la moción de censura que de forma inmediata convocaría elecciones, y es un mentiroso. JUAN J. CABRERA DE LA COLINA CÓRDOBA Esos otros españoles Metidos en la vorágine de la elección del nuevo líder del PP del fugado Puigdemont, de las ocurrencias del Gobierno para nombrar a sus amigos o cuando sacan los restos de Franco o de la designación del nuevo seleccionador, leía en ABC: Los militares cordobeses de la BRI X ya están en casa Es curioso que de estos hombres y mujeres enviados por el gobierno de turno a diferentes lugares (casi nunca fáciles) solo se acuerdan los medios cuando van o vuelven de misión y cuando desafortunadamente ocurre una desgracia. Echo en falta, no lo digo por este periódico que es de los pocos que le dedica alguna información, sino en general, un pequeño recuerdo a ellos y a sus familias. Ayer escuchaba una entrevista en una radio nacional a la actual Ministra de Defensa y saben cuales fueron todas las cuestiones: sí sobre la tal Corina, el CNI o Cataluña ya que la ministra es juez. Ustedes creen que hubo alguna cuestión sobre las misiones fuera, sobre los presupuesto escasos, sobre los materiales que las FAS necesitan o sobre como viven nuestros soldados fuera e incluso dentro, ¡pues no Yo les conozco y sé que ellos no lo van a pedir, sus familias aguantan estoicamente la separación durante meses, no ven a sus hijos en todo este tiempo, cumplen con su deber para ser cada día mejores en su servicio a España y a los españoles y a cambio, en el mejor de los casos una foto y alguna pequeña felicitación. Pues a pesar de toda la carencia de afecto, seguirán yendo a donde les destine su gobierno, ayudarán a todos los ciudadanos de los países en los que están y a cambio se traerán su afecto y el deber cumplido. JOSÉ IGNACIO MEDINA CÓRDOBA Pueden dirigir sus cartas al director por correo ordinario a C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 de Córdoba. E- mail a cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de reducir los textos cuyas dimensiones pasen el espacio fijado.