Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ESPAÑA La pugna por Génova MARTES, 17 DE JULIO DE 2018 abc. es espana ABC Detalles de la organización Ana Pastor presidirá el congreso que elegirá al sucesor de Rajoy La Comisión Organizadora pide a los populares que no se pierdan el respeto M. CALLEJA MADRID Catorce horas de máxima tensión El próximo viernes, el PP quiere que el gran protagonista sea Mariano Rajoy, quien se despedirá como presidente del partido con un discurso ante el plenario del congreso. Está previsto que acabe en torno a las siete de la tarde, y no será hasta las 9.30 horas de la mañana siguiente, según el horario del congreso, cuando se presenten las candidaturas. Serán algo más de 14 horas de máxima tensión, en la que la candidatura de Santamaría buscará la adhesión de Casado. Ana Pastor será la presidenta del XIX Congreso Nacional extraordinario del PP, en el que se elegirá al sucesor de Mariano Rajoy. La propuesta partió del presidente de la Comisión Organizadora, Luis de Grandes, y tendrá que ser ratificada a mano alzada al principio del cónclave de los populares, el próximo viernes por la tarde. La Mesa del Congreso del PP tendrá representación territorial y estará compuesta por 23 miembros: un presidente, dos vicepresidentes, dos secretarios y 18 vocales. En la reunión de ayer, la Comisión que preside De Grandes ratificó que las votaciones de los 3.082 compromisarios se realizarán en 25 meses, por orden alfabético, como es habitual, y como novedad se dispondrán cabinas para garantizar la confidencialidad de los votantes Con el mismo objetivo será necesario utilizar sobres para las papeletas. Será la Comisión Organizadora la que designe cada uno de los presidentes de mesa de votación, que estarán asistidos por dos vocales, elegidos cada uno de ellos por las candidaturas. El Congreso del PP se abrirá el viernes a las 16.30, y ese día tendrá como platos fuertes las intervenciones de la Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados a la aspirante, como Javier Arenas, Cristóbal Montoro y Celia Villalobos, bajo el título de Cuéntame como vais a renovarnos En el escrito se solicitaba una investigación sobre la autoría de la cinta, mientras que el equipo de Pablo Casado rechazó de forma tajante su relación con ese vídeo. La Comisión señaló que el contenido afecta a la dignidad de miembros cualificados del PP Es obvio que hace mucho daño al PP y a todos sus miembros advirtió Luis de Grandes, quien hizo un llamamiento a todos para que el proceso de elección del presidente del PP sea ejemplar y basado en el respeto a todos, manteniendo el equilibrio Una de las diputadas más beligerantes contra Pablo Casado, y por tanto más favorables a Santamaría, es una JAIME GARCÍA secretaria general, María Dolores de Cospedal, y del presidente saliente, Mariano Rajoy. La Mesa del Congreso determinará, por sorteo, el orden de intervención de los candidatos, a la mañana siguiente. La votación se abrirá a las 11 del sábado, y a la una de la tarde está prevista la proclamación de los resultados. Guerra de vídeos La Comisión Organizadora vio el escrito que presentó la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría, sobre el vídeo difundido la pasada semana, en el que se criticaba duramente a algunas de las personas que han apoyado de las protagonistas involuntarias de ese vídeo, Celia Villalobos. La exalcaldesa de Málaga atribuyó ayer al entorno del candidato la autoría de la polémica cinta, y aseguró que el equipo de la exvicepresidenta tenía otro vídeo preparado para hacerlo público, pero en positivo En declaraciones a Antena 3, Villalobos explicó que una persona muy próxima a la candidatura de Santamaría había hecho un vídeo bajo el título Te lo voy a contar en el que se hacía un balance positivo de los Gobiernos de José María Aznar y Mariano Rajoy. Según comentó, Santamaría descartó difundirlo porque su campaña es en positivo y no se trata de una guerra aunque confesó que personalmente a ella le habría gustado que saliera a la luz. ANÁLISIS MANUEL MARÍN PP, UNA QUINIELA SIN APOSTANTES De la facilidad sumisa del dedazo el Partido Popular ha pasado a una cruenta guerra civil sin prisioneros más allá del sí o no Hay decenas de variables en el tablero en la medida en que, con Cospedal fuera del proceso sucesorio, la segunda opción del militante que simpatizaba con ella perfectamente puede ser encarnada por un compromisario fiel a Sáenz de Santamaría. En este perverso sistema mixto de primarias con el que el PP se ha apresado a sí mismo no hay automatismos. La libertad de voto de cada compromisario en esta fase de unas primarias fuera de control prevalece sobre las instrucciones en bloque. Incluso, la coacción en este caso empieza a ser L a prevista inclinación de María Dolores de Cospedal hacia Pablo Casado no tiene por qué prejuzgar un trasvase automático de todos los compromisarios fieles a la exsecretaria general algo más de un millar hacia la candidatura del rival de Soraya Sáenz de Santamaría. En cierto modo, sería jugar con las cuentas de la lechera, y la respuesta a esa duda va irrelevante, si no contraproducente para quien la practique. Hay cálculos razonablemente fiables que apuntan a 600 compromisarios aún indecisos a cuatro días del congreso. Ello refleja una división absoluta que nunca se habría producido si el candidato natural Alberto Núñez Feijóo, hubiese aceptado presidir el PP. El reparto definitivo del voto de esos 600 delegados puede concluir con una diferencia mínima entre los dos aspirantes a la sucesión que nadie se atreve a calcular. El secretismo y la desconfianza mutua se ha instalado entre otros 500 cargos del partido que son compromisarios natos y ni siquiera comparten confidencias para no retratarse. Con un censo tan cerrado y opaco marcado por un silencio sepulcral, incluso entre amigos y compañeros de escaño, es imposible aventurar un ganador. Es una quiniela sin apostantes. En lo que sí coincide, atónita, una mayoría de cargos del PP, es en el error de una campaña tan encarnizada entre Sáenz de Santamaría y Casado. No son reproches mutuos, sino una descalificación de fondo del proyecto que cada uno dice representar. Si no es antagónico, lo parece. De la facilidad sumisa del dedazo el PP ha pasado a una cruenta guerra civil sin prisioneros. Por eso, quienes apelan a una lista de unidad previa, o a un acuerdo por lo civil o lo criminal que diría Luis Aragonés, solo están advirtiendo del riesgo real de una ruptura interna de incalculables consecuencias. Son dos los graves riesgos que corre el PP: la fragmentación, y la indefinición del proyecto político, porque aunque la mera simplificación de cuestiones complejas siempre provoca errores, lo cierto es que Casado defiende un PP tradicional de la derecha democrática, y Soraya un centro- derecha moderado y flexible. La confusión aún es total.