Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 CÓRDOBA MARTES, 17 DE JULIO DE 2018 cordoba. abc. es ABC En la imagen de más tamaño, la Virgen del Carmen de San Cayetano a su salida del templo cercano a la avenida de Las Ollerías, en la que el luto por la muerte del prior del convento fue una nota dominante, como se apreció en el lazó negro del respiradero (derecha) Arriba, la Virgen de Puerta Nueva junto a San Lorenzo FOTOS: ROLDÁN SERRANO Las hermandades del Carmen de San Cayetano y de Puerta Nueva procesionaron ayer en una atípica tarde de julio Júbilo de intensidad carmelita RAFAEL C. MENDOZA CÓRDOBA ON unas temperaturas poco habituales para estas fechas las hermandades del Carmen de San Cayetano y de Puerta Nueva procesionaron ayer por las calles de Córdoba. Un 16 de julio diferente al de otros años pero que se celebró con gran intensidad, sobre todo en San Cayetano, donde los hermanos de la corporación carmelita vivieron una procesión de sentimientos encontrados, dado el reciente fallecimiento de su consiliario y prior del convento de San José (San Cayetano) José Manosalvas. La jornada comenzó con la celebración del funeral, con el féretro del carmelita situado entre los pasos de Santa Teresa de Jesús y la Virgen del Carmen, de la cual era muy devoto. Ya por la tarde y con anterioridad a la procesión, se celebró una eucaristía a las 20.00 horas, tras la cual empezó a salir el cor- C tejo de la corporación desde el templo. Tras la interpretación del himno nacional y el Himno de la Virgen del Carmen, el paso de palio discurrió en total silencio hasta la cruz situada en la mitad de la Cuesta de San Cayetano, lugar donde se realizó el primero de los rezos por el alma de Manosalvas. Sonó Amarguras interpretada por la Sociedad Filarmónica Carmen de Salteras hasta prácticamente el final de la Cuesta. Los otros dos momentos de oración se desarrollaron junto al Cristo de los Faroles, en la Plaza de los Capuchinos (donde la comitiva fue recibida por las hermandades de los Dolores y de la Paz y Esperanza) y en la Plaza de Santa Marina. En ambas ocasiones sonó un repertorio de marchas procesionales de corte solemne. En contraposición a estos momentos de recogimiento, se vivieron otros de mayor júbilo y alegría, como la petalada organizada por el grupo joven de la corporación a su paso por la Torre de la Malmuerta o la bajada de la Cuesta del Baílio, donde sonó la marcha La Virgen del Carmen de Rafael Wals. El exorno floral del paso de Santa Teresa de Jesús estuvo compuesto por una variedad de flores de tonalidades blancas y rosas, entre la que se encontraban margaritas, statis, nardos y orquídeas. La Virgen del Carmen, por su parte, lucía un exquisito exorno floral a base de rosas de pitiminí y nardos. En cuanto al ajuar, la Santa lució su habitual terno, mientras que la Virgen vestía el conocido como hábito rico una pieza ejecutada alrededor de 1760 y que llama la atención por la riqueza en la variedad de puntadas y el uso de piezas Oficio La jornada comenzó con la celebración del funeral del prior del convento de San José, José Manosalvas de plata. Además, en el frontal del paso se podía observar una vara con un crespón negro en recuerdo de Manosalvas. En otro punto de la ciudad, en Puerta Nueva, la hermandad de la Virgen del Carmen recorrió también las calles de su barrio entre el fervor y la devoción de sus devotos. A la misma hora que en San Cayetano, a las 21.00 horas, las campanas del antiguo convento carmelita comenzaron a sonar para recibir con júbilo y alegría a la reina de los mares, que discurrió por un recorrido diferente al de otras ediciones y que llevó a la imagen por lugares por donde no suele procesionar normalmente. La Virgen lucía sus mejores galas como cada 16 de julio, portando su tradicional capa- manto, una pieza de un gran valor artístico bordada en tisú en los años 40 del siglo XX por las Adoratrices. Situada sobre una peana de carrete tallada y dorada, la imagen se encontraba escoltada como de costumbre por dos ángeles con palmas en sus manos (un elemento relativo a las almas de purgatorio, de la que la Virgen del Carmen es intercesora) y con un exorno floral compuesto a base de jarras de rosas blancas, centros de nardos en las esquinas y un friso de rosas blancas en todo el perímetro. El acompañamiento musical corrió a cargo de la Agrupación Musical del Cristo del Amor, que interpretó un variado repertorio de marchas procesionales de carácter alegre.