Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 17 DE JULIO DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC DESDE MI RINCÓN JOSÉ LUQUE VELASCO ¡Y SIGUE EN EL GOBIERNO! Carmen Calvo dijo en su día que el dinero público no es de nadie. Creer eso de nuestros impuestos es el origen de tanta corrupción n estas fechas todos ajustamos cuentas con Hacienda. Pocos ciudadanos son conscientes de lo que esta se lleva de nuestro trabajo. Aquellos que su declaración de Renta resulta a pagar poca cosa o a devolver, suelen creer que el Estado les pide poco o incluso que compensa con una devolución el escaso sueldo que reciben del empresario. Si uno le explica lo que a lo largo del año ha entregado a la Hacienda Pública, tanto lo que el empresario le ha retenido para entregarlo en su nombre a cuenta de la Renta que ahora liquida, como aquellos importes que el empresario satisface a la seguridad social para cubrir los derechos que adquiere el trabajador ante el futuro, cuando se entera de esto, repito, la cosa cambia de manera radical. ¡Hay que oírlos! Siempre me pregunto ¿por qué estas cosas no se explican bien a los ciudadanos? ¿Por qué ningún partido inicia una campaña de información para que los españoles sepamos con detalle lo que de verdad pagamos al Estado? La respuesta es fácil de imaginar. Pensarán que si conocimiento es poder conviene dejar el poder en manos de los políticos, dándole al pueblo pan y circo Continuando con lo que los españoles ingresamos de nuestro trabajo a las arcas del Estado, afirmo que los españoles trabajamos una media de 178 días para Papá Estado Es decir, todo el esfuerzo que hacemos desde el primer día del año hasta el 28 de junio se lo llevan los impuestos. Y en eso no están incluidas las muchas multas y sanciones que limpian nuestros bolsillos. Sin olvidar que esa es la media nacional. Es decir, si el Estado pide a muchos españoles menos días de su trabajo, es porque a otros le obliga a trabajar para lo público hasta finales de agosto incluso algo más cerca de Navidad. ¿Eso es así? ¡Claro que es así! Y eso es así aunque no se diga ni se hable de ello en los medios de comunicación. Pero la verdad es la verdad la diga Agamenón o su Porquero. ¿A qué viene todo esto? Nunca pude imaginar que en un país europeo con el prestigio histórico de España, pudiera alcanzar la vicepresidencia del gobierno una persona que, en 2004 y siendo ministra de Cultura casi ná manifestó en entrevista con este periódico que los políticos manejan dinero público y que el dinero público no es de nadie ¿Es que no tiene dueño el esfuerzo de los españoles? ¿Imagina esta señora lo que duraría en su puesto el gerente de una sociedad o cooperativa que cuando los accionistas o cooperativistas le pidiesen cuentas saltara diciendo que el patrimonio que él maneja no es de nadie? Lo que no es de nadie, nadie tiene derecho a pedir explicaciones de su destino. Creer eso de nuestros impuestos es, ¡yo no lo dudo! el origen de tanta corrupción como hay en España. ¡Y sigue en el gobierno! E PASAR EL RATO JOSÉ JAVIER AMORÓS ENTREVISTA AL PROFUNDO PENSADOR A la pregunta de qué significa ser de izquierdas responde que tener razón en general. Por casualidad o en cosas nimias es de derechas E l joven periodista, inteligente y hastiado, entrevista al profundo pensador. -Y para usted, profesor, ¿qué es ser de izquierdas? -Ser de izquierdas es tener razón. -Pero tener razón, ¿en qué? -Tener razón en general, hombre. La razón como concepto. Tener razón por casualidad en una o dos cosas intrascendentes es de derechas. Ahí está la diferencia. -La derecha, entonces, está en el error. -No, no, la derecha es el error. La derecha es una equivocación de la naturaleza política del hombre. Confío en que Sánchez prohíba por decreto- ley ser de derechas. La derecha ha significado muy poco en la historia de la humanidad, y ese poco ha sido muy malo. La derecha no ha dado verdaderos intelectuales, artistas creativos, políticos de altura. Eso lo sabe cualquier estudiante de bachillerato. Siempre que sus padres hayan tenido el buen gusto de educarlo en mi forma de pensar, que es la correcta. -Con esas ideas tan avanzadas añorará usted la II República. -No se imagina cuánto, joven. Cómo me hubiera gustado vivir y pensar en aquel tiempo. -A nosotros también nos gustaría mucho que hubiera vivido usted en aquel tiempo. Cambiemos ahora de tema, profesor, si es que para usted todos los temas no son el mismo tema. ¿Cataluña es una nación? -Sin duda, joven. Y es mucho más que eso. Desde que el sublime Sánchez alcanzó el poder, la idea de una España plurinacional es distinta, se ha quedado pequeña. Ahora, España es un Estado plurimininacional. España es una plurinación de mininaciones. Esa fórmula resume todas las posibilidades del derecho de autodeterminación de los hombres y los pueblos. -Si pudiera ponerme un ejemplo, profesor. -Le pondré uno al alcance de su cerebro de barriada. Andalucía es una nación. Muchos dicen que la más acabada de todas, y que cuando se es verdaderamente superior, no hace falta estar todo el día dando la lata para que los demás lo reconozcan. Pues bien, dentro de Andalucía, Córdoba es una nación. Y dentro de Córdoba, el barrio de Cañero es una nación. Y dentro de Cañero, la calle del Realejo es también una nación. En eso consiste mi teoría de la mininacionalidad dentro de la plurinacionalidad. Para desarrollarla, me baso en la aporética de Zenón de Elea, los principios de la pluralidad y la divisibilidad. España, como parte de la materia, está compuesta de partes, que se dividen, a su vez, hasta el infinito. En última instancia, usted y yo también somos una nación. Y lo son cada uno de nuestros brazos y de nuestros dedos y... -Entonces, profesor, yo contengo más materia nacional que usted, y disculpe la impertinencia. -Y eso, ¿por qué, joven? -Porque yo tengo una abundante cabellera y usted es calvo. -Me sorprende tanta sutileza en un periodista. Quizá le hable de usted al gran Sánchez. -No lo haga, se lo ruego. Tengo mujer e hijos. Me respetan aún. ¿No ha pensado, joven, que si se declarase en Córdoba la República Independiente de Cañero, o bien se constituyera en Estado libre asociado de España, se resolvería el problema del cambio de nombres del callejero? El Ayuntamiento actual dejaría de tener jurisdicción sobre la nueva forma de organización política del barrio. Dígaselo a su director. -Su teoría, profesor, es muy interesante, pero de difícil comprensión. -Lógico, teniendo en cuenta que usted es un periodista y yo soy un intelectual. No se hizo la miel para la boca del asno, si me permite la vulgaridad. -Quiere eso decir que a usted no le gusta la miel, profesor?