Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ABCdelDEPORTE Ciclismo Tour de Francia LUNES, 16 DE JULIO DE 2018 abc. es deportes ABC Mikel Landa, por los suelos después de su caída de ayer al no ver una alcantarilla mientras bebía agua AFP Landa resiste el golpe El alavés se cae en el pavés, pero Movistar le rescata y mantiene intactas las opciones de sus tres líderes J. GÓMEZ PEÑA ROUBAIX CLASIFICACIONES ETAPA 9 1. John Degenkolb (Trek) 3 h. 24: 26 2. G. Van Avermaet (BMC) mt. 3. Yves Lampaert (Quick Step) mt. 18. A. Valverde (Movistar) +27 19. Tom Domoulin (Sunweb) +27. 22. Chris Froome (Sky) +27 GENERAL (Faltan 12 etapas) 1. G. Van Avermaet (BMC) 36 h. 07: 17 2. Geraint Thomas (Sky) +43 3. Philippe Gilbert (Quick Step) +44 5. A. Valverde (Movistar) +1: 31 8. Chris Froome (Sky) +1: 42 10. M. Landa (Movistar) +1: 42 12. Vincenzo Nibali (Bahrain) +1: 48 15. Tom Dumoulin (Sunweb) +2: 03 21. Nairo Quintana (Movistar) +2: 50 La etapa más temida fue como la cuenta atrás para la detonación de una bomba. Quince tramos de pavés. Ciclistas haciendo temblar el suelo. Con tanta tensión en la salida, el preludio también fue de alto riesgo. Porte y Rojas, a casa Richie Porte y Rojas, uno de los peones del Movistar, patinaron al poco del inicio. A casa los dos. Para entonces ya iba en el grupo de fugados Omar Fraile, debutante y atrevido. El vizcaíno entró el primero en el camino al infierno. Quince tramos. Cuenta atrás para la explosión: 15. Primer pinchazo de Bardet. 14. Primer cambio de bicicleta de Bardet. 13. Caída de Groenewegen, mientras el Sky aceleraba con Castroviejo y Kwiatkowski. 12. Bernal, colombiano del Sky, resbala en un giro. Cerca de aquí está la capilla de Nuestra Señora de los Siete Dolores. Mejor rezar. Ni eso sirve. Hay una caída masiva. Bardet, de nuevo, más Dumoulin, Nibali, Fuglsang y Urán tienen que frenar. Se cortan. Por el prado, Erviti, bici al hombro, salta a zancadas para evitar la montonera. Sus líderes, los tres del Movistar, van delante y le necesitan. Sigue la mecha. La cuenta. Tramo Camino de Roubaix, todo conduce al infierno. Sobre los adoquines, el Tour juega a los dados con los dorsales. Destroza a Porte nada más empezar la etapa. Le pincha tres ruedas a Bardet, lanza a Froome al pasto en una curva, voltea a Urán... Sobre el pavé, ya se sabe, la consigna es sobrevivir. Ya habían trotado sobre diez tramos pavimentados. Quedaban cinco y el Movistar tenía intactos a Valverde, Quintana y Landa. El alavés, en un momento de calma, echó un trago. Al levantar la cabeza no vio una alcantarilla. La mano que agarraba el manillar se soltó. Al suelo. De costado. A más de 40 kilómetros por hora. El hombro, la cadera, el codo. Raspados. Se pasó revista. Nada roto. Solo dolor. He tenido calma dijo. Adelante. Erviti, Amador y Bennati le esperaron. Tiraron de él y le salvaron. Todos conjurados. No alcanzaron a Degelkolb, Van Avermaet y Lampaert, los tres primeros en Roubaix, pero casi cogieron al grupo de Valverde, Quintana, Froome, Dumoulin y Nibali. Landa sólo perdió 7 segundos. Nada para el Tour que falta. Aguantó el golpe. Aquí no hay que rendirse zanjó. Roubaix, etapa temible Degenkolb, vencedor en el Infierno del Norte, superó en un sprint a tres a Van Avermaet y Lampaert 11. El Sky insiste. Sagan se mueve. Es su casa. Es el vencedor de la París- Roubaix. 9. A la entrada de ese sector, Van Garderen sale despedido. Rebozado en polvo. Cara tiznada. Y vuelve a pinchar Bardet. Su bicicleta parece un queso gruyere. 8. Esta vez el dado malo es de Froome, que acaba en la maleza. El Sky para a todos menos a Thomas, su segunda baza, para remolcarle hasta donde vuelan el tremendo Valverde, Landa y Quintana, que resisten entre los mejores especialistas de los adoquines. En medio de ese infierno en el que se rozan los hombros y la miradas, el Movistar es mayoría. Insólito. El azul manda en la polvareda. Tramo 7. Susto para Quintana, que dibuja mal una curva. Sus compañeros lo solucionan. El Astana de Fuglsang, que ha hecho parar a Fraile, toma las riendas de esta etapa en estampida. El 6. Urán se desploma sobre los cantos rodados. A la salida de ese sector, casi todos los favoritos siguen pegados. Aprovechan para dar un bocanada de aire sin polvo. Y Landa se refresca. Pero en el Tour siempre hay que estar de guardia. Suelta una mano para beber, bota sobre un obstáculo y pierde el equilibrio. De vuelta al hoyo, como el año pasado en el Giro antes el subir el Blockhaus. Entonces tuvo la tentación de retirarse, dar un paso atrás. Eligió seguir. Y fue luego el mejor en los Dolomitas. Aprendí que no hay que rendirse repite. Su maillot era azul y ya es rojo. Mataduras de sangre repartidas por el costado derecho. Un momento de angustia. Y enseguida el control. Actúa como un líder. Evita el pánico. El trabajo está casi hecho. Faltan poco más de 20 kilómetros. Cinco tramos. Continúa la cuenta atrás: 5, 4, 3... El Movistar tiene delante a Valverde, que rueda como un clasicómano, y a Quintana, que se mantiene a flote. El equipo español para a Amador y Bennati. Los manda a salvar al soldado Ryan, a Landa. Se les une Erviti. Quedan dos tramos, el final de la cuenta. 2. Delante, Lampaert, Van Avermaet vestido de amarillo y Degenkolb salen primeros de ese túnel de polvo. El infierno es suyo. Y 1. La explosión ha dejado un baja, Porte, y varios heridos, pero con el Tour a medio hacer y toda la montaña por delante, la clasificación general es un puño. La etapa que golpeó con un bate de béisbol a los ciclistas se resolvió en un sprint a tres. Degenkolb, otro vencedor del Infierno del Norte, entró por delante de Van Avermaet en Roubaix.