Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 16 DE JULIO DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC LA CERA QUE ARDE RAFAEL GONZÁLEZ DISCRECIÓN Imagínense que en el Instituto de la Mujer aparecen pintadas como feminazis al paredón R EL DEDO EN EL OJO MARIO FLORES CUIDADO CON EL SOCORRISTA ¿Contarían los puteros socialistas con el consentimiento expreso firmado ante notario por las señoras dedicadas al fornicio... M ás me habría valido irme de putas con una de esas tarjetas black del apéndice socialista de Faffe (Fundación Andaluza Fondo Formación y Empleo, la rimbombancia del PSOE en el uso del lenguaje se estudiará algún día en las universidades) La bronca, la reprobación, las advertencias, las malas caras, la chulería en el trato y el acoso a los que tuve que hacer frente fueron ostensiblemente mayores que el reproche que hayan experimentado los altos cargos socialistas puteros por haber hecho cosas tan feas. Mi perra y yo nos encontrábamos al borde de la playa, respetando los límites fijados por minas terrestres, concertinas y torres de vigilancia antiperros. Buscábamos inspiración para mi siguiente libro porque aquella playa se verá reflejada en el mismo. Preceptivamente atada y alejada Becky de las hamacas, las cremas solares, los tatuajes, las colillas en la arena, los plásticos en el mar, los restos de una fugaz relación amorosa tenida la noche anterior en la arena, el ruido de reaggeton procedente del chiringuito, los muchos chulos de playa que se congregan en estos lugares, los niños porculeros a quienes los padres les quitan el bozal desde la mañana temprano hasta la noche, las papeleras rebosantes, los cuñaos expertos en paella y los negros vendiendo cosas ilegales (personas de color en situación irre- gular vendiendo mercancía no reglada) se me acerca aquel vigilante de operaciones especiales playeras para espetarme un los perros no pueden estar en la playa Ni un Buenos días señor ni un disculpe que le moleste ni un ¿es un golden retriever esa preciosidad de animal que, lamentándolo mucho, no puede estar en la playa? Nada de eso hubo por lo que mi respuesta estuvo a la altura de su escasa educación, sensibilidad y empatía. Respuesta desabrida la mía, claro. Tan desabrida que el chaval se fue llorando para ser consolado por otro vigilante de operaciones especiales playeras Este último, siguiente en el escalafón del mando y de la chulería, se me acercó para decirme: Estee, mi compañero solo hisso que advertirle de la normativa vigente, no sos vos quién para ponerse gashito Acabáramos ¡el argentino de turno! Se ve que aquel día el universo entero se había confabulado contra mí. Me había pasado lo que a Paolo Coelho, pero al revés. Haciendo de tripas corazón pude acertar a decirle a aquel tipo que estaba respetando los límites, que solo hacía fotos y que no se me ocurriría traspasar la línea roja. De poco le sirvió mi explicación; acto seguido presionó un botón que abrió la radio para comunicar: Vigilante a puesto, manden por favor una patrulla. Señor con perro en la playa Juro que fue así. Viendo que las cosas se ponían feas me puse chulo, todo lo chulo que puede uno ponerse para aguantar veinte segundos en posición erguida porque, rápidamente, huí del lugar, que a mí a cobarde no me gana nadie- -excepto tal vez un amigo que solía hacerse el muerto cuando de chaval se veía envuelto en alguna pelea- He estado por pedir asilo político en Francia, irme allí con mi perra y probar mejor suerte. Pero mi madre no me deja. El caso es que he pensando que en próximos días volveré a esa misma playa con un cinturón de explosivos y una bandera del estado islámico. Quiero comprobar si el grado de reacción será el mismo que cuando voy con Becky o si harán la vista gorda optando por hacer valer el multiculturalismo. Pero hay otra duda que me corroe: ¿contarían los puteros socialistas con el consentimiento expreso firmado ante notario por las señoras dedicadas al fornicio... Lo dudo. esulta que la libertad de expresión se ejerce a modo de pintada en las paredes centenarias de algunas iglesias de Córdoba. Con lemas tan edificantes que llaman fascistas a los fieles o les desean la hoguera, se presentan escondidos en el anonimato algunos de los muchachos más preparados de la historia de España, porque sospecho que son muchachadas los efectos de los sprays. El anonimato es bueno desde el punto de vista de domar al ego, ya que invita a la humildad, pero en el caso que nos ocupa el anonimato es el escondite de muchos tarados en tuiter y de unos seres humanos pequeños que tienen un bote de pintura como extensión de su adoctrinamiento ideológico. El caso es que llevamos unos meses viendo cómo estos tipos se dedican a destrozar parte del patrimonio no sólo religioso, sino artístico, de la ciudad. Han heredado el gusto por quemar iglesias de sus bisabuelos, que es algo que se transmite de generación en generación, como combatir el cadáver de Franco, que tenemos a los aguerridos maquis del Gobierno en ello con especial fruición. Es posible que si Franco viviera no se hicieran pintadas en las iglesias porque igual se les aplicaba un correctivo a los artistas, pero no me gusta jugar con estas hipótesis no vaya a ser que me encalomen por mor de la ley de memoria estalinista. Lo hago desde el punto de vista de la libertad narrativa al igual que los pintores ejercen la libertad de spray en mano. Está feo pintar el patrimonio histórico y religioso. Desear la muerte de los que no nos gustan también. Imagínense que en el Instituto de la Mujer aparecen pintadas como feminazis al paredón las feministas tienen bigote o el espacio natural de la mujer es la cocina Aparte de que duele con sólo leerlo- -y me ha tocado escribirlo- -se montaría un pollo de no te menees. Seríamos portada de todos los telediarios, trending topic en el tuiter y Wyoming dedicaría sesudas columnas en su programa. Acusaría al obispo, claro, que siempre es bueno tener un obispo a mano para zumbarle la badana, porque es gratis. Carmen Calvo propondría una ley que colocara cámaras en todos los institutos de la mujer de la España Federal y Portugalete y una reforma del Código Penal que contemple la manera de encarcelar sin juicio a todo aquel varón con gomina en el pelo que compre un spray de pintura. Pero en realidad, como son iglesias las afectadas, la alcaldesa de Córdoba, señora Ambrosio, ha pedido discreción al respecto. Cosa que nos ha dejado confundidos porque no sabemos si se refiere a que no se denuncie, que no se critique, que no se haga saber el asunto o que miremos de soslayo al pasar por una de las pintadas. Debe ser que están investigando el caso los de la Patrulla Canina de Sadeco. Tienen una máquina que lee el ADN de las cacas. última tecnología. Pero desconocíamos que también la máquina lee el ADN de los cuernos. Sean discretos, pues, no vayan a ser heridos por golpe de testuz.