Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES PUEBLA LUNES, 16 DE JULIO DE 2018 abc. es opinion ABC LUIS VENTOSO PRIMEROS LOGROS Diez cosas que ya debemos al presidente Sánchez M IENTRAS media España se hace cruces con un vídeo crítico con el equipo de Soraya, vitriólico, pero normal en cualquier liza de primarias, se habla menos de las proezas de nuestro presidente Sánchez, quien con solo el 25 de los escaños ya ha logrado numerosos éxitos: 1. Brasa fiscal. Ha reconocido ante la UE que no cumplirá el objetivo de déficit y necesita 5.000 millones con urgencia, que obtendrá crujiéndonos a impuestos. 2. Reapertura innecesaria de heridas de hace ochenta años. Aquí el presidente de los 84 escaños va a darlo todo. Desenterrará de manera exprés a Franco, del que solo se acordaba Sánchez, y creará una orwelliana Comisión de la Verdad, que convertirá en infractor a todo aquel que ponga en duda la interpretación de la Guerra Civil fijada por la VUP (Verdad Única Progresista) 3. Carantoñas al golpismo. Sánchez, que comparaba a Torra con Le Pen, lo ha admitido en La Moncloa lazo amarillo en solapa y le ha otorgado trato bilateral, discriminando al resto de las regiones. También le prometió revisar las sentencias del TC, embistiendo así contra el máximo tribunal. Por último, ha concedido beneficios penitenciarios a jefes golpistas sin indicio de arrepentimiento. 4. Gentilezas con pistoleros etarras. Toca pasar página del dolor de ETA, que así se lo exige el PNV, y tener detalles con los asesinos. Sánchez acercará al País Vasco hasta a uno de los matarifes de Hipercor. 5. La intromisión más abusiva en la historia de RTVE. Sin pamplinas: control por decreto de la televisión pública de todos los españoles de mano de Podemos y los separatistas. ¿Pluralismo? Por supuesto: TVE podrá ser de izquierdas o muy de izquierdas. 6. Ofensiva contra los católicos. Si el 70 de los españoles se declaran católicos, tenemos un problema. Sánchez intentará solventarlo con una mano de ingeniería social: eutanasia; amenazas a la educación concertada, porque es demasiado libre, humanista y diferente; y una asignatura para fundar una Ética del Estado (progresista, pues sino no sería ética) 7. Culto al líder. Se acabó la frivolidad mariana de conceder ruedas de prensa. Sánchez, a lo Erdogan: un presidente que camina sobre las aguas y no admite preguntas abiertas y libres de los periodistas. Solo entrevistas de cámara en medios amigos. 8. La verdad es elástica. La promesa de convocar elecciones fue burlada, al igual que la de no aceptar votos separatistas para una investidura. 9. Si la corrupción es propia, no pasa nada. Ha caído un ministro por regatear al fisco, ha sido detenido el presidente socialista de la Diputación de Valencia y el juicio de los ERE es el retrato de una inmensa vergüenza. Cero disculpas. 10. De espaldas a la Corona. Ni una palabra de apoyo al Jefe del Estado después de que Torra anunciase que lo boicoteará. EL ÁNGULO OSCURO JUAN MANUEL DE PRADA PREÁMBULO PARA LA REPÚBLICA Pemán sabía que la monarquía, en un país como España, no resulta viable si se somete a modernizaciones ¡N OS duele tanto tener razón, cada vez que profetizamos calamidades! Dostoievski nos advertía que los pueblos tradicionales, cuando son infectados por ideologías y costumbres modernas, no reaccionan como vacas pastueñas, al estilo de los pueblos inanes que se uncieron el yugo protestante, sino que se metamorfosean y revuelven furiosos, despedazando aquello que antaño encumbraron. En los países uncidos al yugo protestante es posible mantener monarquías de postal turística, con reyecillos de opereta que se dedican Gómez Dávila dixit a comprar el mayor número de objetos, hacer el mayor número de viajes y copular el mayor número de veces imitando las aspiraciones de cualquier demócrata. Pero esta pantomima decadente no sirve para los países tradicionales, donde la monarquía sólo es sostenible mientras sea como afirmaba Pemán en estas mismas páginas, ejerciendo también de profeta de calamidades de tipo tradicional, social y representativa pues cualquier otra fórmula advertía el gran escritor gaditano- -tendrá inevitablemente sustancia republicana, incluida la propia monarquía liberal y parlamentaria, que entre nosotros ya ha demostrado ser un principio de República Y concluía Pemán: Sospecho que si alguien la defiende hoy en España es con intención o al menos con riesgo grave de que sirve de puerta y preámbulo para la Re- pública. Es la monarquía de los republicanos Pemán sabía que la monarquía, en un país como España, no resulta viable si se somete a modernizaciones que no hacen otra cosa sino desnaturalizarla. En una Tercera de 1972 afirmaba sin ambages que, en España, una monarquía con replanteos dinásticos, forzamientos dialécticos y toisones que sí que no, como la Parrala estaba tan acabada como una Iglesia con interpretaciones sexuales de la pureza o el celibato y charlas de sacristía volterianas No han pasado ni cincuenta años y podemos comprobar que la profecía de Pemán se ha cumplido implacablemente. Los españoles querían una Iglesia con latines y curas trabucaires repartiendo sopapos y excomuniones, no una iglesita de guitarreo bobelas y curánganos fofitos que hacen sociología barata; y antes que tragar con estas bazofias prefieren hacerse ateos furibundos (o, como escribió Foxá, católicos del revés Y lo mismo sucede con la monarquía: los españoles no quieren replanteos dinásticos que funden sangres que no pegan ni con cola, ni forzamientos dialécticos que tratan de conciliar la monarquía con formas políticas que la repudian; y antes que tragar con un sucedáneo de república coronada se hacen republicanos furibundos. Los cortesanos aduladores incitan a los reyes a comprar el mayor número de objetos, hacer el mayor número de viajes y copular el mayor número de veces para luego poder manejarlos a su antojo; pero, tarde o temprano, estos relajos que los cortesanos fomentan se vuelven contra la institución, al modo de un boomerang (casi siempre lanzado, por cierto, por los mismos que en otro tiempo los adularon) Pues, entretanto, el pueblo antaño monárquico ya se ha tornado republicano. Escribía Castellani ¡otro profeta de calamidades! que el fundamento último de la monarquía se halla en la necesidad que los pueblos tienen de Justicia (que es uno de los nombres de Dios) ante los atropellos del poder del Dinero. Y, para meter en pretina el poder del Dinero, los pueblos fabrican un hombre casi- como- Dios y lo hacen gobernar en nombre de Dios Pero, apartadas de Dios, las monarquías pierden su sustento y su norte; y hasta pueden acabar entrampadas en las redes del Dinero. En ese mismo instante nos hallamos ya en el preámbulo para la República; y sus heraldos serán los mismos que ayer fueron cortesanos aduladores.