Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES PUEBLA MIÉRCOLES, 11 DE JULIO DE 2018 abc. es opinion ABC LUIS VENTOSO SEXO CON NOTARIO ¿Dónde acaba la lógica jurídica y comienza la ingeniería social? S UENA a fábula de Aldous Huxley, o a distopía orwelliana, pero en breve podría convertirse en práctica cotidiana en Europa. Una pareja se dispone a hacer el amor, porque mantienen una relación y les apetece, o porque acaban de conocerse en la efervescencia de una noche de fiesta, o en un botellón, y repentinamente desean disfrutar de un lance sexual. Entran en una habitación, pero el hombre se detiene, saca el móvil del bolsillo, activa el modo vídeo y hace una pregunta a la mujer: ¿Das tu consentimiento expreso para que mantengamos relaciones sexuales? Superado el trámite con el asentimiento rotundo y claro de ella, continúan. ¿Ridículo? Suecia acaba de aprobar una ley que establece que todo acto sexual no consentido de un modo claro, explícito e idóneo será considerado una violación. Se exigirá con palabras y actos concluyentes que la mujer diga sí a todo acto sexual Se crea además la figura penal de la violación negligente que cometerá todo hombre que no haya sido consciente de que la otra persona no consintió La pena en ese caso será de cuatro años de cárcel. La ley sueca, similar a la de otros diez países europeos, es conocida como Solo sí es sí Ayer la vicepresidenta y ministra española de Igualdad, Carmen Calvo, anunció farragosamente que estudia introducir algo similar en nuestro Código Penal. Voces jurídicas siempre anónimamente, pues impera la dictadura de la corrección política comentaban anoche que la medida es muy discutible, y añadían irónicamente: A este paso habrá que hacer el amor bajo notario Calvo hace su anuncio a raíz de la polémica sentencia de La Manada. Como ser humano de sexo masculino, me molesta que Calvo y afines operen como si ostentasen el monopolio de la indignación por el fallo de aquel caso, que redujo a abusos sexuales lo que muchos consideramos una violación flagrante (cinco jóvenes de 26 años sometiendo a todo tipo de vejaciones sexuales a una chica menuda y aturdida de 18 años, con 0,91 de alcohol en sangre) Pero el resbalón de esos jueces, y las evidentes mejoras que necesita al respecto nuestro Código Penal, no pueden arreglarse con una reforma populista que se fuma algo crucial en Derecho: la prueba. La inmensa mayoría de los actos sexuales son privados, en pareja y a solas. Si no se graban, o se firma un documento previo de consentimiento, ¿cómo se prueba la aquiescencia? Al final será la palabra de una persona contra la otra. Se abre así la puerta a graves injusticias, pues sería fácil tramar una venganza simplemente denunciando que no hubo consentimiento. Si la mujer acusa y estaban a solas, el hombre será de inmediato culpable, salvo que logre probar el consentimiento ¿y cómo se logra eso en un lance sexual privado, a veces rápido y apasionado? ¿Es un camino correcto intentar defender a las mujeres criminalizando a todos los varones? A los hombres nos repugnan las violaciones al menos tanto como a Carmen Calvo. Personalmente, sin duda endurecería las penas para esos criminales (y cuestionaría su rehabilitación) Pero la ley del O es sí o es no abre una senda tortuosa, porque suspende una enorme conquista de la humanidad: la presunción de inocencia. HORIZONTE RAMÓN PÉREZ- MAURA LOS INTERESES DE MOGHERINI Tiene que dejar claro si sitúa a Europa del lado del plan nuclear de los ayatolás o del Occidente libre D ESDE el pasado 30 de mayo ABC ha ofrecido tres entregas sobre un sorprendente personaje de la diplomacia española que ha logrado hacer carrera en la diplomacia de la UE a la sombra de la Alta Representante, Federica Mogherini. Los lectores de ABC ya conocen los textos de Javier Chicote, en los que ha ido desvelando los oscuros intereses que parece promover a las órdenes de Mogherini Ramón Blecua, embajador de la Unión Europea en Irak. Mogherini escogió a este diplomático después de que estuviera destinado en Yemen, como segundo de la Legación de la UE. Allí fue denunciado por el Gobierno de su vecino, Arabia Saudí, ante el Servicio Europeo de Acción Exterior por las reiteradas reuniones de Blecua con agentes iraníes identificados por los saudíes, que se disputan bajo qué área de influencia ha de caer Yemen. Esto tenía una especial gravedad, porque ya en su destino anterior en la Embajada de España en la India, Blecua solicitó un visado para España para el jefe de la inteligencia iraní en Nueva Delhi. Aquello hizo saltar las alarmas. Con tan notables precedentes, en mayo del año pasado Federica Mogherini nombró a Blecua embajador de la UE en Irak. No hace falta recordar la creciente influencia iraní en Bagdad, donde el peso de la comunidad chií es enorme a ella pertenece el primer ministro, Haider al- Abadi. La cosa se ha agravado en las últimas semanas. El pasado 30 de junio se reunió en París el Free Iran Gathering un grupo de opositores al régimen de los ayatolás iraníes. Gentes que aspiran a ver ese país convertido en una democracia equiparable a las europeas. Allí tuvo bastante relevancia la información publicada en ABC, que llamaba la atención sobre el sorprendente disponible económico que ha alcanzado Blecua en los últimos años. Un capital con el que ha podido comprar en Bruselas, junto con su pareja de hecho, un palacete valorado en muchos millones de euros. Su mujer, que se ha presentado públicamente como la princesa Nupur Chowdhry, ni es princesa ni tiene medios de vida o patrimonio personal o familiar conocidos. Y hay testimonios de compañeros de la carrera diplomática que explican cómo hace dos o tres años Blecua tenía que pedir prestados unos cientos de euros a sus amigos para llegar a fin de mes. Las sospechas sobre el origen del patrimonio para comprar ese inmueble, registrado con el mismo estatus diplomático que las oficinas de Aeroflot u otros organismos dependientes de gobiernos extranjeros, son enormes y se han recogido en medios de comunicación norteamericanos, francófonos, árabes e italianos. Así que Blecua ha contestado en un foro de la Universidad de Columbia, The Gulf 2000 Project acusando a ABC de querer provocar en Irán una guerra como la de Irak. Este tipo de mentiras y calumnias no merecerían mucho comentario si no fueran una repetición de los preparativos para la invasión de Irak, con los mismos personajes y una coalición aún más formidable engrasando la máquina de propaganda a cargo de batir la desinformación para impulsar el mundo a una nueva guerra Toda Europa necesita saber si la Alta Representante, señora Mogherini, respalda las declaraciones de su embajador en un foro como el de la Universidad de Columbia. Quienes son ¿somos? los que están promoviendo la guerra. Y, sobre todo, Mogherini tiene que dejar claro de una vez si sitúa a Europa del lado del lado del plan nuclear de los ayatolás o del Occidente libre. A la vista de la forma de actuar incontestada de alguno de sus embajadores, parece que prefiere tenernos aliados con el régimen de Teherán. Y eso lo recordarán futuras administraciones norteamericanas.