Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 11 DE JULIO DE 2018 abc. es ENFOQUE 7 A la izquierda, miembros del equipo de rescate caminan por el interior de las cuevas de Tham Luang, en el norte de Tailandia, durante la evacuación de los menores atrapados AFP Un grupo de voluntarios celebra en el distrito de Mae Sai, en la provincia de Chiang Rai, el éxito en la operación de rescate AFP Una ambulancia traslada ayer al hospital a uno de los niños del equipo de fútbol atrapado en la cueva Los menores y el monitor, en buen estado Misión cumplida: los trece están fuera de la cueva El entrenador del equipo atrapado durante diecisiete días en la cueva de Tham Luang, al norte de Tailandia, fue ayer el último en dejar atrás el oscuro horror vivido en la laberíntica caverna y en ver la luz del día. Como un capitán de barco, esperó hasta que los doce jugadores de su equipo estuvieran a salvo antes de salir de la gruta. Uno más de los protagonistas de lo que parecía encaminarse irremediablemente hacia la tragedia o, como poco, hacia un largo culebrón, pero que terminó con el mejor de los finales, tras una compleja operación en la que han participado un millar de soldados y centenares de voluntarios, entre ellos un español. REUTERS Durante dos días, el equipo de rescate realizó turnos maratonianos para sacar a los niños antes de que la lluvia pudiera estorbar las labores. Bajo la amenaza de una tormenta que descargó durante toda la noche, el grupo de buzos completó la evacuación de los últimos cuatro menores y del monitor, que aún permanecían en la cueva. Casi nueve horas para atravesar cinco kilómetros de grutas estrechas, algunas de ellas inundadas, hasta salir a la superficie. Misión cumplida: los trece están fuera de la cueva anunció el jefe del dispositivo de salvamento, Narongsak Osottanakorn, al confirmar que todos los rescatados se encontraban en buen estado. Un momento de euforia interrumpido por el recuerdo del buzo que pereció durante los preparativos de la operación, el héroe de Tham Luang la única víctima mortal de un drama con un final casi feliz. INTERNACIONAL