Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 TOROS VIERNES, 29 DE JUNIO DE 2018 abc. es cultura toros ABC Solo El Juli en vísperas de José Tomás Desoreja al mejor toro de la deslucida corrida de Zalduendo y sale por la puerta grande FERIA DE ALGECIRAS PLAZA DE TOROS DE LAS PALOMAS. Jueves, 28 de junio de 2018. Segunda corrida de Feria. Casi lleno. Toros de la ganadería de Zalduendo, desiguales de presencia justos algunos y deslucidos en general, destacó el 2 MORANTE DE LA PUEBLA, de verde esmeralda y oro. Pinchazo hondo (bronca) En el cuarto, pinchazo y estocada (silencio) EL JULI, de azul marino y oro. Espadazo trasero (dos orejas) En el quinto, dos pinchazos, media estocada defectuosa y descabello (saludos) ANDRÉS ROCA REY, de tabaco y oro. Estocada deprendida y descabello (ovación) En el sexto, media defectuosa y descabello (silencio) ROSARIO PÉREZ ALGECIRAS El Juli pasea las dos orejas del segundo toro de la tarde FOTOS: LANCES DE FUTURO N o hay nombre que se repita más en Algeciras estos días que el de José Tomás: en el buscador del Google de la calle arrasaría. La típica pregunta del recepcionista de un hotel de las afueras de ¿viene a una boda o a un entierro ha cambiado por una afirmación de adivino: No me lo diga, que lo averiguo, usted viene a ver al torero Y el torero no es otro que el de Galapagar, por el que una pareja de colombianos ha cambiado su luna de miel en las Maldivas por una semana en el Campo de Gibraltar. No son los únicos que han cruzado el charco, aunque ayer la reventa seguía tratando de hacer negocio y, pese al ambientazo y estar colgado el No hay billetes tampoco se abarrotó la plaza. Era un cartel de vitola, con lo más granado del escalafón: Morante, El Juli y Roca Rey. Y fue Julián López el único en alcanzar la gloria antes de la merendola de rigor: mucho rebujito, cerveza y vino dulce para regar empanadillas, tapas de jamón y bocatas de calamares XXL. A dos carrillos se los zampaba el personal, como a dos manos había exprimido el madrileño al segundo toro de Zalduendo, con unos pitones (no serían los únicos) más propios de un escenario de tercera que de uno de segunda en tarde de tal categoría. El Juli había recibido a este toro con máxima decisión, con Eolo incordiando una barbaridad, y abrochó con una soberana media. Para que aprendas, Morante gritó un guasón. Morante, ya ven, que hasta dormido torea a la verónica mejor que todo el escalafón dijo un partidario. Quitó luego por chi- ta en pie en el epílogo de toreo inver- paraba de cabecear. No es que fuera so. El espadazo tiñó el graderío de blan- Caín ni mucho menos, pero que al artista de La Puebla del Río no le co y la figura madrileña paseó dos agradó lo sabían hasta en el orejas. Luego anduvo breve con Peñón. Abrevió el sevillano el quinto, con peligro y comCARTEL ante el disgusto de los tenplicaciones. No le gustó DE HOY didos. Bronca para Monada y lo pasó mal para Toros de Núñez rante cuando se dirigía matarlo. del Cuvillo y Jandilla al callejón, con todos los para José Tomás Torera bronca y Miguel Ángel flashes apuntando a sus Perera, mano patillas de hacha. Y ovaEl primero echó las maa mano ción al toro, por guasa más nos por delante y se vino que porque fuera un dechapor dentro en el capote de do de virtudes... Quiso desquiMorante, que se dobló en el initarse en el cuarto a la verónica y pincio de faena con ese gesto de aquí no va a pasar nada Soplaba la brisa, tó algunos muletazos con sabor para que insuflaba un frescor atípico a este quien supiera paladearlos. El intento junio que muere. La brisa acabó sien- fue corto, pues el toro no valía un alado huracán y el áspero Jacarero no mar. Esa porquería de animal chocaba con la etiqueta de lujo que lleva la torería morantista. La gente se quedó con ganas de mucho más... El bastote tercero se venía algo cruzado y no andaba sobrado de casta, con toda su brusquedad a cuestas. No le importó a Roca Rey, que inició con media docena de muletazos sin enmendarse. Luego el bruto protestaba mucho y le arrancó la muleta en un par de ocasiones. El sexto sembró cierto desconcierto en el ruedo y en los tendidos, que pedían su devolución. El peruano brindó sin perder la fe. Solo él sabía lo que buscaba, pues lo cierto es que el animal, más que embestir, topaba. La casta no asomó en toda la corrida. A estas alturas, los gritos seguían siendo para Morante. En vísperas de la llegada de José Tomás, muchos vinieron a verlo al genio de La Puebla, pero la única faena de triunfo que enMorante de la Puebla no tuvo suerte con su lote contraron fue la cuajada por El Juli. cuelinas de mano baja. Dos doblones rodilla en tierra, poderosos cien por cien, unidos a un cambio de mano, desataron un clamor. Tenía una embestida rebrincada este Despido que a la postre sería el mejor del deslucidísimo conjunto, y el Poniente apretaba. Contra viento y marea, Julián se hizo el amo de la situación. Con la muleta adelantada y un toque fuerte, condujo a derechas el viaje del zalduendo. Lo oxigenó al natural y trazó muletazos sueltos sobresalientes, alumbrando uno de pecho a la par que la sonrisa del matador. Se relajó en la siguiente, con una supremacía abrumadora, toreramente firmada. El obediente animal acabó rendido a la sapiencia y la ambición julistas, como toda la plaza, pues-