Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 CULTURA VIERNES, 29 DE JUNIO DE 2018 abc. es cultura ABC La expresividad de las figuras del taller del Maestro Mateo resurge con su policromado La figura del profeta Daniel, una de las sonrisas más enigmáticas de la historia del arte Vista del arco central del Pórtico de la Gloria con su policromía recuperada El Pórtico de la Gloria renace ROCÍO LIZCANO SANTIAGO or fin Con esa contundente exclamación, resumen a la vez del orgullo del trabajo bien hecho y del alivio por la cantidad de peligros superados, comenzaba ayer el presidente de la Fundación Barrié, José María Arias Mosquera, la presentación a los medios de comunicación del resultado de una década de minuciosa intervención en el Pórtico de la Gloria para salvaguardar los restos de policromía supervivientes bajo capas de polvo, líquenes o morteros de cemento y consolidantes acrílicos aplicados con poco tino en distintos momentos de la historia en el conjunto escultórico del Maestro Mateo. P Han pasado doce años desde la puesta en marcha del Plan Catedral que, con el mecenazgo de la Fundación Barrié, asumía en 2006 el titánico reto de atajar el progresivo deterioro de esta obra culmen del románico europeo, una vez constatado el insuficiente alcance de la intervención acometida a finales de los 90 y la acelerada pérdida de la policromía. Encontramos zonas totalmente arrasadas; los restos de color caían cada día al suelo explicó ayer la coordinadora de la restauración, Ana Laborde. Seis millones de euros de inversión y doce años después de la puesta en marcha del plan (nueve, desde el inicio de los estudios de diagnóstico, y tres desde el montaje de los andamios) la Fundación Catedral de Santiago y la Fundación Barrié, con la colabora- ción del Instituto de Patrimonio Cultural de España y la Xunta de Galicia, entregan un conjunto estabilizado en el que más de 50.000 horas de trabajo a cargo de una docena de restauradores han salvado de la pérdida definitiva los restos de policromía todavía rastreables. Hoy intuimos qué admirable hubo de ser el resplandor que atraía con su reflejo por la profusión del azul intenso y brillante del lapislázuli y el refulgente oro más puro afirmó el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, agradeciendo el compromiso de la Fundación Barrié que, en estos tiempos en los que prima la inmediatez de lo efímero y el fogonazo deslumbrante se sumergió en un proyecto tan lleno de riesgos como carente de garantías y retornos inmediatos. El Maestro Mateo lo levantó en veinte años; nosotros hemos tardado diez dijo el presidente de la Fundación Barrié, dando idea del grado de complejidad de una actuación en la que los promotores, afirmó, nunca perdieron de vista la magnitud y trascendencia del trabajo. A veces asustaba; no nos podíamos permitir la más mínima equivocación señaló. De ahí que el primer paso pasase por la constitución de un comité científico y que cada fase del proyecto fuese minuciosamente estudiada y documentada construyendo en paralelo una completa base de datos que, afirmó, marca un antes y un después y se convertirá en obra de consulta obligatoria en cualquier procedimiento de restauración y recuperación de policromías del Medievo.