Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 28 DE JUNIO DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 61 delo Pero eso no puede dar pábulo a los abusos sexuales. El alcohol es un pretexto, el trasfondo es el machismo en la sociedad. La agresividad del hombre se expresa de distintas formas reprueba Busquets. Es por ello que la joven C. reivindica el papel de las mujeres de salir, disfrutar y ser libres frente al simbolismo icónico representado por la actitud de La Manada, que es el de dominio y manifestación de poder aprecia el profesor Busquets. La reciente mayor sensibilización que hay en torno al tema de los abusos, para la que este caso ha representado en España un antes y un después según el sociólogo, ha disparado en los primeros meses de 2018 en un 28 %l as denuncias por abusos sexuales, de acuerdo a los datos recabados por el Ministerio del Interior. Las víctimas tienen menos miedo aclaran fuentes policiales. La amenaza de otras Manadas denunciadas en Canarias y Murcia Ordenan internar a un joven de 15 años en Las Palmas con antecedentes penales J. L. J. E. M. J. H. LAS PALMAS MADRID BARCELONA Igual que no bromeamos con enfermedades, es indecente bromear con una violación. Está en nuestras manos cambiarlo C. critica en su misiva la instauración de la cultura de la violación de la que advierte Rosa Álvarez, vocal del Consejo General de la Psicología de España y coordinadora del grupo de trabajo de Psicología e Igualdad de Género. Seguimos poniendo el foco en el comportamiento de la chica. ¿Por qué ninguno de los hombres lo evitó? Es la consecuencia de una sociedad machista: la sexualidad siempre se ha abordado desde la perspectiva masculina. Se ha presentado al hombre como una víctima de sus impulsos, en el que la agresión sexual resulta inevitable. Y esto no es así. En nuestra sociedad está completamente instaurada una cultura de la violación, que normaliza, justifica y tolera la violación mientras se culpabiliza a la víctima asegura. Os puedo asegurar que todo el camino que hay que recorrer no es plato de buen gusto, pero... ¿qué hubiera pasado si yo no hubiese denunciado? Fuentes policiales comentan que a las víctimas, cuando van a denunciar, se les exige un relato pormenorizado de lo que ha sucedido. No es fácil: juega en contra de la denunciante que durante el proceso tienen que repetir su versión al médico (porque el parte de lesiones y una exploración son pruebas básicas) luego en comisaría, al abogado y ante el juez. Pero muchas no recuerdan, porque estaban bebidas, porque dudan, y muchas veces cambian datos o hechos concretos asumen esas fuentes. La tensión, y el hecho traumático de haber sido abusado, se mezclan con la vergüenza, la responsabilidad y la culpa. Se les pide que el relato sea exacto y en la mayoría de las ocasiones no lo será, una vez tras otra. Ahí también empieza el cuestionamiento a su persona y el juicio social aceptan estas fuentes de la Policía Nacional. En la noche de San Juan, del sábado al domingo pasados, se denunciaron múltiples agresiones sexuales en diferentes puntos del país. Todas fueron en grupo, tanto en Las Palmas, Mazarrón (Murcia) como en Molins de Rei (Barcelona) según las denuncias interpuestas. La Policía investiga cada uno de los casos, con circunstancias muy diferentes entre ellos. Las autoridades judiciales canarias tomaron declaración ayer a cuatro adultos detenidos por presunta violación en Playa del Inglés, en el sur de Gran Canaria, a una joven. Hay un quinto joven, un menor de 15 años, para el que la juez Reyes Martel, titular del juzgado de Menores número 1 de Las Palmas de Gran Canaria, ordenó su internamiento en un centro de menores. La juez dispuso que el adolescente, con antecedentes penales por violencia familiar, ingrese en el centro de Valle Tabares (Tenerife) en régimen cerrado y con medidas terapéuticas para paliar su consumo habitual de alcohol y hachís, informó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en un comunicado. Los otro cuatro varones detenidos por estos hechos, mayores de edad, siguen detenidos en dependencias del Cuerpo Nacional de Policía, a la espera de pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de San Bartolomé de Tirajana, de guardia en el sur de Gran Canaria. Al detener al grupo canario se habrían comportado de manera algo soberbia ante los agentes y se autodenominaron la nueva Manada publicó ayer Canarias Ahora. De momento, las pesquisas de la Policía Nacional se han encaminado a recabar más pruebas y testimonios, así como las imágenes de las cámaras instaladas en comercios de la zona donde se habrían producido los hechos. La mujer que denunció estos hechos dijo haber sido atacada y violada y admitió que, a sus 16 años, había ingerido con algunas amigas una gran cantidad de alcohol. Sin embargo, recuerda que no admitió el trato vejatorio que habría sido grabado en los móviles y luego borrado para que no quedase rastro. El juzgado ha declarado el secreto de sumario. El alcalde de San Bartolomé de Tirajana condenó los hechos y pidió unidad para reprimir todo ataque a las mujeres. Por otra parte, la Guardia Civil investiga una presunta agresión sexual La noche de San Juan fue escenario de múltiples denuncias por abuso AFP Molins de Rei Una juez deja en libertad con medidas cautelares a los seis acusados de una violación en Barcelona Un padre denunciado En Mazarrón, uno de los menores detenidos ha denunciado al padre de dos víctimas por agresión a dos menores, de 14 y 16 años, cometida por varios jóvenes, dos de ellos en libertad tras prestar declaración, en una playa del municipio murciano de Mazarrón la misma noche de San Juan. Según el abogado de las víctimas, Jorge Novella, las dos menores agredidas paseaban con su perro por la playa de Bahía, alrededor de la una de la madrugada, junto a una tercera y fueron abordadas por dos chicos, también menores, que les pidieron que se acercaran donde estaban sus amigos para que pudieran ver el perro. Las jóvenes, dos de ellas hermanas, se acercaron al grupo de chicos y cuando estaban con ellos las acorralaron y llevaron a un lugar apartado, según el relato del letrado, que señaló ayer que las forzaron para que les hicieran una felación, aunque una de ellas pudo escapar y telefonear a su padre. El padre de las dos hermanas fue corriendo a la playa y consiguió atrapar a uno de los jóvenes, de 17 años, hasta que llegó la Guardia Civil y lo llevó a comisaría. Los agentes localizaron poco después a otro presunto agresor, de 16 años, y también lo arrestó para tomarle declaración, tras ambos fueron puestos en libertad. Uno de los menores detenidos denunció a ese progenitor por agresión, por lo que éste deberá prestar declaración hoy ante el juez. La Guardia Civil sigue investigando el caso y busca al resto de los implicados en la agresión, adelantó Novella. Fue sexo consentido Otro de estos ataques grupales se registró en Molins de Rei (Barcelona) Una chica denunció haber sufrido una violación grupal a la salida de una discoteca. Seis sospechosos fueron detenidos y una juez los dejó en libertad con medidas cautelares. Pese a que la versión de la supuesta víctima no ha sido coincidente, la juez ve indicios racionales de que la agresión sexual pudo haberse producido. El forense concluye que tiene 14 heridas compatibles con su relato. Los imputados defienden que fueron relaciones consentidas en un ambiente amistoso y divertido