Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 3.5.2018 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.380 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO El último telegrama de Francia El servicio telegráfico nacional ha dejado de operar casi 140 años después de ver la luz JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS IGNACIO RUIZ- QUINTANO CATALÁ Tan joven, y ya Catalá podrán suspirar ahora las madres, si ven a sus hijos caer en lo más bajo de la insinuación C l servicio de telegrafía de Francia, abierto en 1878, ha sido definitivamente enterrado a la manera de los tiempos corren: con un jocoso y poético tributo a través de los nuevos medios de comunicación (e incomunicación) de masas, mezclando la defunción real de dicha prestación con un falso último telegrama cuyo texto ha sido compartido por cientos de miles de personas. A primera hora de la madrugada del martes, día 1 de mayo, un técnico de Orange operador nacional difundía a través de las redes sociales la imagen de un telegrama con el siguiente texto: El último telegrama se ha emitido esta noche a las 23 h 59 STOP Creado en 1879, el servicio estaba gestionado por Orange, desde su sede de París St. Michel STOP Después de las 20 h desde la sede de París Alleray STOP Así termina una página de la historia de las telecomunicaciones, en beneficio de las nuevas tecnologías STOP Gracias y buena suerte a todos los colegas que todavía hacían funcionar el servicio STOP y FIN La imagen, difundida masivamente a través de las redes sociales, reproducía el modelo en papel de los telegramas de antaño, estaba firmado por Christophe cuyo DNI llevaba el número 0684321254 y había sido depositado en una presunta oficina telegráfica a las 23.59 horas del 30 de abril. E TWITTER Homenaje poético Arriba, el falso telegrama emitido desde París el 30 de abril, a las 23.59 horas. Debajo, el primer telegrama de la historia, de 1844 que confirmamos que el servicio de telegramas ha terminado definitivamente el lunes 30 de abril a las 23 h 59 Comunicado escueto, mucho menos poético que este petit bleu papelito azul siempre asociado a noticias importantes, trágicas (muertes, desapariciones, bancarrotas, despidos, rupturas amo- El papelito azul Durante más de doce horas, radio, televisión y medios digitales se precipitaron a señalar la defunción anunciada del servicio, inaugurado hace 139 años, con ese último telegrama difundido en Francia. Ante el éxito de la broma, un portavoz oficial de Orange se limitó a declarar a la agencia France Presse rosas... o venturosas (nacimientos, matrimonios, declaraciones de amor... Durante el pasado mes de abril, Orange aún difundió 1.400 telegramas en toda Francia. De hecho, si ha sobrevivido en los últimos tiempos se ha debido a razones jurídicas: tenía un valor de prueba apreciada en algunos Tribunales. Sin embargo, desde hacía años había cambiado de forma y naturaleza. El envío de un texto de unas 50 palabras costaba 15 euros y los últimos telegramas no se enviaban en papel, a través del Servicio Nacional de Correos, sino que un operador de Orange llamaba por teléfono al destinatario proponiéndole la lectura del mensaje telegráfico. Las nuevas tecnologías han puesto fin a un legendario medio de comunicación que permitió contar catástrofes, guerras y grandes descubrimientos y cuyo primer mensaje fue enviado el 24 de mayo de 1844 por Samuel Morse, desde Washington a Baltimore, con el siguiente texto: ¿Qué ha creado Dios? La primera crónica telegráfica de la historia de la prensa española la publicó ABC el 2 de junio de 1905: Azorín, enviado especial en París, contaba el atentado terrorista sufrido por SM el Rey Alfonso XIII. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Tibio, adj. Que ni enfría ni calienta ni, a decir verdad, importa. uando Ronald Reagan nombró a Edward Meese secretario de Justicia, para animarlo le contó un chiste de abogados: ¿Sabes por qué utilizan abogados en vez de ratones en los laboratorios? Por tres motivos: el primero, porque hay muchos abogados, casi tantos como ratones; el segundo, porque ningún científico llega a encariñarse con ellos; y el tercero, y el más importante, porque hay cosas que los ratones se niegan a hacer. Lo que en Reagan es un chiste (después de todo, América es la democracia, ese sistema de gobierno que se reduce a separar los poderes, lo nunca visto en España) en Rajoy parece un sistema que explica que un covachuelista como Catalá haya llegado a Notario Mayor del Reino. ¡Qué lástima! Tan joven, y ya catalana... suspiró la madre del pintor mexicano Juan Soriano, gay y santidiablo por la gracia de Dios, cuando el chico le presentó a una amiga se llama Paloma y es catalana hija de exiliados (exiliados de verdad, no como los Valls que agitan los Manolos del Bombo de Ciudadanos para recibir a los ratones del periodismo que huyen del barco pepero) Tan joven, y ya Catalá podrán suspirar ahora las madres, si ven a sus hijos caer en lo más bajo de la insinuación y la sinuosidad. Para estrenar el cargo, Catalá se fue a un Desayuno Informativo a repartir bollitos de crema pastelera sobre la libertad general de Rousseau y de los líderes carismáticos de y ni él ni el becario que le hizo el folio fueron despedidos de un Gobierno cuyo ministro de Hacienda llama a la Prensa para dictar la línea de defensa de los golpistas catalanes, y cuyo ministro de Justicia ¿por qué se me niega el derecho a opinar? ¿eh? ¿por qué, por qué? llama a la Prensa para dictar la línea de ataque contra un juez que ha tenido la decencia profesional de ceñirse a la ley, ese huevo que en España, el país del 155, pone el ejecutivo y cacarea el legislativo. Unidad de poder y coordinación de funciones lo llamaban en El Pardo.