Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE JUEVES, 3 DE MAYO DE 2018 abc. es ABC Dos de Mayo, Día de la Comunidad de Madrid A la izquierda, Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid JAIME GARCÍA Bajo estas líneas, Cristina Cifuentes con su familia en Salzburgo, en la imagen que ayer la expresidenta colgó en las redes sociales ABC Tras la dimisión de Cifuentes En el kilómetro cero de la carrera a las urnas Con la presencia de solo uno de los cinco expresidentes que ha conocido Madrid desde que es autonomía, ayer se celebró en la Real Casa de Correos el acto central del Dos de Mayo, fiesta mayor en la que la Comunidad entrega sus distinciones y que, en esta edición, estuvo marcada por la dimisión de Cristina Cifuentes y el hecho de que el anfitrión fuera un presidente en funciones, Ángel Garrido, que no nombró a su predecesora en su discurso. La inestabilidad de estos días en el Ejecutivo regional y los albores de la carrera electoral fueron las notas dominantes en una recepción que fue un curioso manual de ausencias y presencias: entre las primeras, las mencionadas de los expresidentes (salvo Leguina) y entre las segundas, los que segura o presuntamente formarán parte de la parrilla electoral para 2019. Con casi todo por confirmar en todos los partidos (salvo que Íñigo Errejón será el cabeza de cartel podemita a la Comunidad madrileña) la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, volvió a poner el foco sobre ambas políticas después de que la salida de Cifuentes que ayer reapareció a través de las redes sociales mostrando una foto familiar en Salzburgo, donde se encuentra de viaje haya multiplicado los rumores sobre su posible inclusión en la lista del PP. No menos comentada fue la presencia de Pedro Sánchez, al que un extraño protocolo sentó en primera fila al lado de Manuela Carmena, después de que recientemente saliera a la luz una presunta oferta del PSOE a la alcaldesa populista. Ayer, la Puerta del Sol fue más que nunca el kilómetro cero de la carrera electoral. ESPAÑA JAIME GARCÍA