Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 CÓRDOBA Una pareja se hace una foto en el patio de la calle Marroquíes y una mujer se cubre con un impermeable, uno de lo que más premios oficiales atesora (en las dos imágenes de la izquierda) Abajo, dos mujeres en Martín de Roa, uno de los lugares más visitados del Alcázar Viejo, que ayer estuvo lleno durante gran parte de la mañana y la tarde (derecha) MIÉRCOLES, 2 DE MAYO DE 2018 cordoba. abc. es ABC Mayo Festivo Los Patios vencen a la lluvia Las precipitaciones intermitentes de ayer no deslucieron en exceso el primer día de la fiesta, que arrancó con los controladores en sus puestos RAFAEL A. AGUILAR CÓRDOBA C AE agua a mansalva a las once de la mañana, justo cuando el presidente de la asociación Claveles y Gitanillas, Rafael Barón, abre la puerta de su patio en la calle Pastora, a un paso de la Piedra Escrita. Todo está en sitio, no falta nada. Todo en orden. La revista Patios de Córdoba que edita la entidad de la que este hombre detallista está al frente, dedica su edición número catorce a Pablo García Baena. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, dio en la clave hace dos días cuando, en la presentación de la publicación en San Juan de Palomares, dijo que una de las virtudes del poeta fallecido en el arranque de este año fue que supo conjugar lo sagrado y lo profano de un modo portentoso, de manera que incluso a quienes la providencia les trae al pairo son capaces de emocionarse con las referencias divinas del autor nacido en la calle Parras. El patio de Rafael Barón parece que está hecho a imagen y semejanza de los textos del Antiguo muchacho la Virgen de la Salud preside la estancia, como hay que hacerlo en Córdoba, que es de un modo discreto, mandando pero sin que se note mucho, estando pero sin estar del todo. A la vuelta están la pila, la flor, el caño de agua, la taza de lata colgada de un tronco. Y Rafael sentado en una silla. Nada, que este año vamos a empezar con lluvia, a ver cómo acabamos comenta. Entran y salen turistas, de los primeros que pisan el patio, y él les sonríe y a continuación repasa con la vista la decoración menor de la antesala porticada de la casa. Las botellas de gaseosa, la cazuela de cobre, el bastón recio. De pronto la tormenta se esfuma y la luz húmeda del sol reverbera en el vídrio espeso de un recipiente de anís. La tregua durará lo suficiente para que la consumación de las mejores virtudes del mes de mayo de Córdoba sea completa. Dos turistas catalanas son de las primeras sorprendidas de que la inestabilidad de la climatología sea favorable al certamen de los Patios, que se estrena sin incidentes y con el cuerpo de controladores permanentes en cada recinto en sus puestos desde el inicio. A media mañana hay colas en algunas casas, sobre todo en el Alcázar Viejo, mas el tránsito de visitantes a las cincuenta casas en concurso es mejor que fluida. En la Judería, por ejemplo, no cabe un alfiler. El Patio de Afluencia importante Los turistas nacionales apuraron el puente festivo con visitas a las casas que participan en el concurso los Naranjos se ha engalanado de una forma especial con motivo del calendario festivo y la espera para entrar al templo diocesano requiere cierta paciencia. En los restaurantes del entorno del principal monumento de la ciudad no es sencillo encontrar mesa: el turismo nacional es multitud cuando, a la hora de comer, el cielo se pone oscuro otra vez y los paraguas vuelven a ser necesarios. Para entonces, al llegar la hora de la pausa en los patios, la fiesta no tiene marcha atrás: Cristina Bendala echa el candado de la casa de la plaza de Regina después de haberle dado a un par de extranjeros una lección rápida de la esencia de esta tradición. Es difícil explicar todo esto. Y es difícil también para el jurado decidirse por un casa o por otra para dar sus premios relata la exconcejala a dos jóvenes foráneas antes de que la taberna próxima se llene de gente de aquí y de allá. Al poco, la tarde alterna nubes con ciertos claros, el sol y la sombra prematura, la penumbra de los zaguanes y el trocito de cielo limpio que es propiedad de los dueños de cada patio por más que no figure en sus escrituras. Ni falta que le hace a nadie.