Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ECONOMÍA LUNES, 30 DE ABRIL DE 2018 abc. es economia ABC EL QUINTO EN DISCORDIA POR JOSÉ RAMÓN ITURRIAGA Una reflexión sobre el bono americano al 3 La semana pasada el bono a diez años americano tocó el 3 Llevamos unos cuantos años en los que el tipo largo por excelencia de la primera economía del mundo no se aproximaba a esos niveles. Las reflexiones que suscita son muchas. Quizá lo primero sea recordar a los que hasta hace poco se preocupaban porque la curva de tipos de interés se pudiera invertir esto es, que los tipos a corto plazo estuvieran por encima de los tipos a largo que no se pueden también preocupar porque el bono a diez años se vaya por encima del 3 No se puede soplar y sorber a la vez. O sí, pero a costa de enseñar el plumero. Están instalados en el fatalismo estructural y, por lo tanto, se podría decir que sus análisis adolecen de falta de objetividad. Frente a lo que la curva de tipos nos decía cuando se anticipaba que el tipo del bono a dos años se iría por encima del tipo más largo que la economía se iba de cabeza a una recesión el repunte del bono por encima del 3 señala que la economía americana está cogiendo más tracción y que los miedos a una nueva recesión están fuera del lugar. Sorprende la capacidad que tienen algunos de pasar de un extremo al otro. Como dijo Samuelson hace ya muchos años, los mercados han anticipado diez de las últimas cuatro recesiones desde que dijo estas palabras probablemente los mercados hayan errado otras tantas veces Los ciclos económicos no mueren de viejos. Los ciclos mueren porque los bancos centrales suben los tipos para frenar una economía con síntomas de sobrecalentamiento. No estamos ahí ni por asomo. A pesar de la duración de este ciclo expansivo, sobre todo en la economía norteamericana, todavía nos quedan unos años de tranquilidad en el frente económico. Ya sé que este mensaje tiene peor venta que el contrario, pero les estaría engañando y me estaría engañando a mi mismo si dijera otra cosa. Momento del ciclo económico: la primera parte del partido El viernes pasado conocimos los datos sobre el crecimiento de la economía española en el primer trimestre del año. Y hay buenas noticias: la economía sigue creciendo a buen ritmo. Con mucha probabilidad en 2018 volveremos a crecer a un ritmo del 3 aproximadamente. Cuarto año consecutivo por encima de esa cifra. Y cuarto año en el que la economía española lidera el ranking entre los países desarrollados. España es el país que más crece de la OCDE. Y crece casi el doble que la media de la UE. El crecimiento, como ya hemos señalado en muchas ocasiones, se está cimentando en unas bases mucho más sólidas. El sector exterior, la inversión directa extranjera y el consumo son los motores de este nuevo modelo económico. La semana pasada, el corresponsal del FT en España elaboraba una pieza sobre este nuevo modelo de crecimiento. La primera vez en mucho tiempo que el FT nos dedica alguna loa. Pero lo importante ahora, desde la óptica del inversor, es saber en qué momento del ciclo nos encontramos. Y todo parece indicar que todavía estamos en la primera parte del partido en lo que a recuperación económica se refiere. Analizando cualquier estadística llegamos a la misma conclusión. Matriculaciones de coches, viviendas nuevas iniciadas, flujos migratorios o apalancamiento del sector privado: todo nos indica que queda mucho partido por jugar. El consumo tira del PIB ABC El nivel del bono refleja el tirón de la economía de EE. UU. AFP Quizá lo más importante para detectar eventuales burbujas sea la evolución del crédito. Cuando éste aumenta más que el crecimiento de la economía, constituye un síntoma inequívoco de sobrecalentamiento económico. Estos días estamos viendo los resultados de los bancos españoles del primer trimestre de este año y no es ese el caso, ni mucho menos. La economía está creciendo al 3 y los créditos apenas se mueven. Tras casi diez años de desapalancamiento, el stock de crédito de la banca empieza a crecer tímidamente. Así, 2018 va a ser el primer año desde el comienzo de la crisis y ya van unos cuantos en el que el conjunto de los préstamos no decrezca. Por tanto, de burbujas mejor ni hablar. RESULTADOS EMPRESARIALES, AL ALZA os resultados empresariales continúan viento en popa. Lo visto hasta ahora no deja lugar a dudas. Las cosas van bien y, por lo que cuentan las compañías, no hay problemas en el horizonte. Y además se trata de algo generalizado. En todas las zonas económicas los resultados de las empresas mejoran en este primer trimestre de 2018. Y tiene todo el sentido: si el mundo está creciendo, lo razonable es que las compañías ganen más dinero; si los tipos continúan bajos, lo razonable es que les cueste menos financiarse. En cierta medida nos encontramos en un cír- L culo virtuoso que se retroalimenta a si mismo. Sin duda, algo lo echará por tierra, pero de momento toca disfrutar, pues después de todo lo vivido en los últimos años, en cierta forma nos lo merecemos. No todo va a ser llanto y rechinar de dientes. Algunas generaciones les ha tocado una guerra. A nosotros, la peor recesión de la historia de España. Si analizamos series estadísticas, la caída del consumo, por ejemplo, que hemos experimentado durante los últimos años ha sido mayor que la vivida durante la Guerra Civil. Importa no perder la perspectiva para saber de dónde venimos. En lo que respecta a las Bolsas, la clave es entender el múltiplo que están dispuestos a pagar los inversores por esos beneficios. No sé si la media histórica que están pasando ahora mismo por la bolsa americana es mucho o poco. Sin embargo, el precio que se está pagando por las europeas está fuera de toda discusión: están baratas. En cualquier caso, no es lo mismo que las dudas sobre el múltiplo a pagar por las bolsas se susciten con los beneficios al alza que al revés. Así las cosas, no crean que los agoreros van a dejar de amenazar con las penas del infierno. Son muchos los que han hecho del miedo su forma de vida.