Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 30 DE ABRIL DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC LA CERA QUE ARDE RAFAEL GONZÁLEZ EL ACUMULADOR El gerente de Urbanismo ha descubierto la pólvora: que el granito retiene mucho el calor P EL DEDO EN EL OJO hace plantearme algunas cosas: bajo el logotipo del Ayuntamiento lucentino aparece un texto que dice ¡No te pases! Disfruta de nuestras fiestas con respeto, sensatez y responsabilidad Enmarcado por nada más y nada menos que ¡tres signos de admiración! nuestro ayuntamiento nos invita a los ciudadanos a no pasarnos, ¿a no pasarnos con qué? ¿a no pasarnos con quién? ¿a no pasarnos cuándo y dónde? Si estas preguntas tuvieran que ser atendidas por Faemino y Cansado, responderían que en general Llegado el mes de mayo, Córdoba y su provincia se entregan sabiamente al noble arte de celebrar la vida. Y para ello se organizan patios y cruces, romerías y fiestas... No serán pocas las celebraciones en las que tendremos que atender a esta clase de mensajes que nos invitarán a tener un comportamiento respetuoso, a ser considerados y a no acosar a las paisanas. De un tiempo a esta parte se ha instalado en la sociedad la idea de que el ser humano es un ente al que todavía hay que domesticar. Y aunque estoy de acuerdo en parte con este aserto, no es menos verdad que cada uno debe ser dueño de su propia ética y moralidad, que cada cual debe ostentar la capacidad para saber adaptarse al medio y convivir en armonía con otras personas, y que todo hijo de vecino ha de ser capaz de conducirse bajo un aceptable nivel de respeto. Pero hete que aquí que la hipercorreción política viene a señalarnos a todos como presuntos criminales, razón por la que se ha de tirar de un estúpido paternalismo que venga a reconvenirnos desde ese pueril niño, pórtate bien! Se nos niega a los ciudadanos nuestra condición de adultos y se nos amonesta preventivamente por si acaso. De igual modo que la cultura terapéutica difundida entre nosotros niega a las personas la capacidad para cuidar de sí mismos, así también se nos niega nuestra capacidad para desarrollar nuestra propia moral cívica. Y por eso nos tienen que recordar que no podemos violar, acosar, humillar, insultar y otros asuntos de la misma jaez, como si estas conductas fueran las que imperan en la calle tan pronto como suena un cohete. Tienen que regularlo todo pero no admiten que no todo es regulable. Déjennos tener la fiesta en paz. Felices Fiestas Aracelitanas. MARIO FLORES TENGAMOS LA FIESTA EN PAZ El Ayuntamiento, en el programa de fiestas aracelitanas, nos niega la condición de adultos y nos amonesta preventivamente omo cada año por el mes de mayo, me entretengo unos minutos en echar un vistazo al programa de las Fiestas Aracelitanas que se celebrarán el próximo fin de semana. Soy de la opinión de que la solemnidad de dicha celebración, su fastuosidad y su deslumbrante devoción otorgan a la misma un carácter mayestático como pocas celebraciones cívico- religiosas pueden alcanzar. No quiero, por tanto, desaprovechar este altavoz para invitar a todos cuantos puedan acercarse a Lucena esos días para desnudar las más nobles e indomables emociones ante la contemplación de la Virgen de Araceli, ante lo conmovedor de su solemne pregón y ante la fastuosa función religiosa bajo los acordes de la orquesta sinfónica del conservatorio y de la Coral Lucentina; pocas son las manifestaciones religiosas que pueden adornarse con tanta elegancia, tanto gusto y tanta emoción. Las Fiestas Aracelitanas concitan la atención de muchos lucentinos y de muchas personas que nos visitan desde fueran, haciendo de Lucena una alegre tremolina donde miles y miles de personas celebran la fe, la vida, la amistad, el valor de la familia, la convivencia cívica, el saber estar, Es por eso que me sorprendo cuando, leyendo el programa de Fiestas al que me refería al principio, encuentro en su contraportada- -ocupando todo su espacio- -un requerimiento extemporáneo que me C arece ser que el gerente de Urbanismo de nuestra ciudad, don Emilio García, ha redactado un informe la pasada semana en el que abunda respecto al poder que el granito ejerce sobre los termómetros cordobeses, en particular del casco histórico, donde dicho material se ha reproducido en los últimos años como progresión aritmética. Podríamos decir que el señor García ha descubierto la pólvora, pero no: un ataque de sentido común en una gerencia debería ser premiado con un Nobel, casi. Puede que nuestro gerente haya salido poco a la calle, sobre todo en verano. Y particularmente por el casco histórico que ahora centra la atención de su informe. Nunca agradeceremos lo suficiente la existencia de tabernas- restaurante como Los Romerillos, por ejemplo. Si no fuera por ellos, los guiris que consiguen atravesar el Puente Romano en agosto, o julio, o incluso octubre, se quedarían en el Rey Heredia con insolación y color centollo, y si hay que morir de un golpe de calor, mejor en la señera taberna del Campo de la Verdad. Porque allí les dan agua fresquita, aire acondicionado y un par de medios con un flamenquín, y el escandinavo o japonés agonizante sale de nuevo hecho un señor para volver a atravesar el puente y que otro golpe de granito cordobés solariego le lleve a acogerse a sagrado en el Bandolero, por ejemplo. Esto seguramente don Emilio no lo ha visto pero otros muchos sí que presenciamos la muerte pelá en el eje Calahorra- Ermita de los Mártires y aledaños. Es como un calor que sale del suelo- -lo que antes de la Logse se conocía como flama- -y que afecta a la funda escrotal, la respiración pulmonar propiamente dicha y a las glándulas sudoríparas, que colapsan y no realizan bien su función. Cuidado porque estos mismos síntomas ahora se padecen en Capitulares- -calle o semiplaza- -si no se accede a la zona con coche oficial. Los bancos frente al ayuntamiento pueden producir quemaduras de segundo grado en las nalgas, las gónadas, el aparato reproductor femenino o la espalda si te echas a dormir la tajá. La tajá se te quita de momento, eso sí. Y es que el granito llegó como de vuelta hasta la casa consistorial, la madre de todos los granitos. Desde allí salió hace años el granito rosa en comandita con la Junta para el Puente Romano y la pandemia se extendió por el casco histórico y zonas de nueva construcción. Hubo un tiempo en que primero fue el Granito, después la Palabra y seguidamente Rosa Aguilar. Éramos felices entonces, nos hipotecábamos, traíamos cordobesitos y cordobesitas al mundo y los echábamos a jugar sobre el granito, para que aprendiesen lo que vale un grado Celsius agosteño. Porque según el informe que nos ocupa, el granito ejerce de acumulador- -no como el Ministerio de Hacienda, entiéndaseme- -sino que debido a su escaso poder de reflexión acumula calor mogollón. Es el único material que supera los sesenta grados expuesto al sol, salvo las gorras de cuñados parcelistas con barbacoa, que alcanzan algo más. Esto ya lo sospechábamos de todas maneras, pero agradecemos la deferencia a don Emilio García de que haya quedado recogido negro sobre blanco, se supone que para cambiar la tendencia granítica en un futuro y que los guiris no palmen en la Ribera, que el turismo es cosa seria. Aunque mucho me temo que será un informe que acabe acumulando polvo o algún virus informático cuando se guarde en un pen- drive.