Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 26.4.2018 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.373 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Singapur- Nueva York, el vuelo más largo del mundo El recorrido de 15.323 kilómetros se cubrirá en poco menos de 20 horas gracias al último modelo de Airbus, que aumenta la capacidad de combustible IGNACIO RUIZ- QUINTANO MACRON Con la pala en la mano, y poniendo a Trump por testigo, Macron parecía enterrar a frau Merkel M Despegue del Airbus A 350 durante un vuelo de pruebas en Toulouse Nueva York acron, el líder huero de Europa, no tiene hijos, pero ha plantado un árbol en la Casa Airbus A 350 de la compañía Singapur Airlines ABC 15.323 kilómetros 20 horas sin parar Singapur BEGOÑA LUCENA CORRESPONSAL EN SINGAPUR ingapore Airlines no se conforma con el título de mejor aerolínea del mundo, tal y como la acreditaba recientemente el ranking realizado por TripAdvisor. Ahora se prepara para romper el récord del vuelo más largo sin escalas con una conexión directa entre Singapur y Nueva York, un recorrido de 15.323 kilómetros que se podrá hacer en poco menos de 20 horas. La companía asiática destrona, así, a Qatar Airways, que lanzó hace un año la ruta entre la capital qatarí, Doha, y Auckland, en Nueva Zelanda, entre las que distan 14.535 kilómetros. La máquina que hará posible esta pericia es el último modelo de Airbus, el A 350 XWB Ultra Long Range. Con motores Rolls- Royce y un nuevo sistema que aumenta la capacidad de combustible, el Airbus A 350 podrá mantenerse en el aire durante 20 horas volando con su peso máximo de 280 toneladas. Los nuevos aviones tendrán espacio entre 270 y 350 pasajeros. La aerolínea ha S solicitado, de momento, siete aeronaves para incorporarse a su flota. No es, sin embargo, la primera vez que Singapore Airlines conecta estas dos metrópolis. En 2004 lanzó la ruta Singapur- Nueva Jersey en un vuelo que contaba, exclusivamente, con 100 asientos de clase Business, pero tuvo que cancelarla en 2013 por falta de rendimientos económicos. Un largo liderazgo Cinco años después, vuelve a reconectar los continentes asiático y americano en una ruta que promete incrementar el número de visitantes de Estados Unidos en Singapur. Durante 2017, aterrizaron en el aeropuerto de Changi por cierto, el mejor aeropuerto del mundo por sexto año consecutivo más de medio millón de turistas estadounidenses. La mayor parte de ellos procedían de Nueva York, punto de llegada del nuevo vuelo de Singapore Airlines. La aerolínea, que vuela a 62 destinos en 32 países diferentes, es propiedad, en su mayoría, del Gobierno de Singapur, que la ha convertido en uno de los emblemas del éxito económico del país. La compañía no ha anunciado aún cuándo realizará el primer trayecto, aun- que el Airbus A 350 acaba de completar el primer vuelo de prueba desde la planta de ensamblaje en la ciudad francesa de Toulouse. Tendremos que esperar hasta finales de año para que los primeros pasajeros nos cuenten su experiencia a bordo del avión durante 20 horas. La pasada Semana Santa, la aerolínea australiana Qantas inauguró el primer vuelo sin escalas entre Reino Unido y Australia. La conexión Londres- Perth, con una distancia de 14.498 kilómetros, se convertía en la segunda ruta más larga del mundo: 17 horas seguidas a bordo, media hora menos que el vuelo entre Qatar y Nueva Zelanda. Un aperitivo comparado con las 20 horas que tendremos por delante en el nuevo recorrido que pone en marcha Singapore Airlines. Eso sí, podremos disfrutar de los últimos estrenos de la cartelera en una pantalla última generación y de unos menús elaborados por un panel de ocho chefs de renombre internacional. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Alambique, m. Ordalía por la que pasa el ser humano para conseguir una gota de verdad. Blanca. Un arbre, par- dessus le toit, berce sa palme nos hacía recitar en la escuela un Verlaine de Mutilva, Navarra, que nos daba francés. Con la pala en la mano, y poniendo a Trump por testigo, Macron parecía enterrar a frau Merkel, y con ella, ese IV Reich que es la Unión Europea, cuyo arrasamiento por los bárbaros (en el sentido romano de la expresión, por si los lectores cursis) anunció Macron, tras comprobar que el cambio climático ha disparado la demografía en África, según puede comprobarse de paseo por París. De París viene ahora a salvarnos Manolo Valls con una muletilla de Mitterrand que tiene hiperventilando a la derechona española. El nacionalismo es la guerra. Pero Mitterrand y Valls son dos zoquetes en filosofía política que confunden nacionalismo y estatalismo, y cuyo pacifismo ginebrino los lleva a hacer de la paz una ficción jurídica: paz es todo lo que no es guerra, y sólo es guerra la vieja guerra militar con su animus belligerandi lo cual excluye el hundimiento del Rainbow Warrior a manos del capitán Kister y a las órdenes del antinacionalista Mitterrand por razones... de Estado. Si el nacionalismo es la guerra, ¿qué hacemos con Churchill y De Gaulle, los dos nacionalistas más grandes del siglo XX? Valls viene a politiquear a España como Fray Gerundio iba a predicar a los pueblos. ¿Sabe alguien latín? preguntaba. Y con el no por delante, se soltaba a disparatar en la lengua de Marcial como Valls en la de Mitterrand, a sabiendas de la ignorancia política que reina en España. ¡Vítor el padre fray Gerundio, vítor el padre fray Gerundio! Vítor al padre Crispín, De los cultos culto sol, Que habló español en latín, Y latín en español. ¿Que Valls sea alcalde siendo francés? Siendo italiano, Mazzantini fue concejal, y estoqueaba como Dios, antes, eso sí, de que el Curro Romero de San Blas inventara el julipié