Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 INTERNACIONAL JUEVES, 26 DE ABRIL DE 2018 abc. es internacional ABC Macron, tras dirigirse a las dos cámaras del Congreso, se dispone a estrechar la mano del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan AFP Macron enmienda a Trump con un veto al aislacionismo y el nacionalismo Macron valora su amistad con el presidente de EE. UU. pero cuestiona su proteccionismo comercial y le pide defender juntos el orden mundial MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON D espués de los gestos de sintonía personal, los mimos y las alabanzas, ayer llegó el desmarque, la gran estampida ideológica, uno de los mayores jaques que un presidente ha propinado a la gestión de Trump. Emmanuel Macron, ayer en el camino de la tradición de sus antecesores en el Elíseo con un discurso ante las dos cámaras conjuntas del Congreso, rompió sin matices con todo lo que representa políticamente el presidente outsider, el magnate que desembarcó hace quince meses en la Casa Blanca y en el mundo para romper con el establishment. El sucesor de Lafayette, De Gaulle, Chi- rac, Mitterrand, Sarkozy, beneficiarios todos de una invitación que EE. UU. ha cursado casi desde sus orígenes a la Francia que ayudó decisivamente a su independencia, aprovechó su acceso al corazón de Washington para lanzar un llamamiento en favor de la libertad la democracia y los derechos humanos Pero el valor del discurso de Macron, erigido ayer en abogado del diablo, adquirió relevancia en su denuncia de todo lo malo que representa el actual ocupante del Despacho Oval, con especial acento en el aislacionismo y el nacionalismo En contraposición con la política que representa su homólogo estadounidense, Macron recordó expresamente que el mismo país que se inventó el multilateralismo en el siglo XX, es el mismo que debe preservarlo y reinventarlo en el siglo XXI Los mensajes críticos del presiden- te francés, pronunciados con vigor pese a su indisimulada amistad con Trump, precisamente por la misma condición de outsider político de la que también presume, resonaron con fuerza en una sesión solemne. Reunidos en el Capitolio se encontraban la mayoría republicana, aliada a la fuerza o víctima interesada de su presidente, según se mire, y una minoría demócrata que aplaudió a rabiar al mandatario galo. La andanada a la forma de hacer de la Casa Blanca no impidió que la práctica totalidad de congresistas de la Cámara de Representantes y del Senado se rindiera a la proclama de Macron, quien, irónicamente, se apoyó en parte de la esencia del republicanismo estadounidense, hoy a la deriva: rechazo del proteccionismo económico y defensa del orden asentado tras la II Guerra Mundial. Un compromiso global para la que el líder francés se sirvió de una cita de Franklin D. Roosevelt, ante la necesidad de afrontar el momento crítico que vive el mundo: La única cosa a la que tenemos que tener miedo es al miedo mismo En su progresiva e implacable deconstrucción del trumpismo, el presidente galo se mostró especialmente combativo al rebatir los argumentos con los que el presidente proteccionista ha desatado un terremoto comercial mundial. A menos de una semana de que Trump decida si impone o no a Europa los aranceles al acero (25 y al aluminio (10 que ha establecido a la importación de productos chinos, Macron se alzó como defensor del libre comercio internacional y de la desregulación y apeló a que cualquier solución para mejorar las relaciones entre países pase por conversaciones en el marco de la Organización Mundial del Comercio Perjuicio para la clase media El presidente francés también se aferró a razones económicas. En contra de lo que plantea su amigo Trump en cada mitin en los estados industriales, afirmó que los acuerdos comerciales internacionales benefician a los trabajadores, al empleo y a la subida de salarios Un argumento que completó volviendo la oración por pasiva: Las barreras comerciales generan guerras comerciales cuyo precio final acaban pagando también las clases medias Tras una acometida antiTrump que habrán celebrado todos los pertenecientes a la política tradicional estadounidense labrada durante décadas,