Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ANDALUCÍA JUEVES, 26 DE ABRIL DE 2018 abcdesevilla. es andalucia ABC Uno de cada tres pulsadores de Teleasistencia puede fallar en caso de emergencia La Agencia de Servicios Sociales intenta localizar hasta 80.000 botones de auxilio defectuosos entre los 220.000 usuarios que tienen la ayuda telemática ROMUALDO MAESTRE SEVILLA E l servicio de Teleasistencia de la Junta de Andalucía es un sistema de atención personalizada de respuesta inmediata ante situaciones de emergencia, inseguridad, soledad y aislamiento. Basado en las nuevas tecnologías de la comunicación permite a sus usuarios mantener un contacto verbal a través de la línea telefónica durante 24 horas todos los días del año con sólo apretar un botón. Cada usuario además, tiene un pulsador remoto que puede usarse incluso en la ducha si hubiera una emergencia, como una caída. Pues bien, la empresa fabricante de estos aparatos, Tunstall, que ganó el concurso promovido por la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia, ha comunicado al Servicio Andaluz de Teleasistencia (SAT) que el último modelo de estos pulsadores presenta un problema de fisura en su carcasa y puede estar defectuoso. Si por esta pequeña ranura le entra agua pueden dejar de funcionar. Actualmente hay unos 220.000 usuarios de este servicio en Andalucía y los que tienen el problema se pueden mover entre los 70.000 y los 80.000, todos los que tienen el modelo MyAmie que era el pulsador más moderno. La empresa proveedora sabe cuándo se corrigió el problema, en agosto de 2017, pero no cuándo se inició. Todos los pulsadores no obstante llevan una numeración con la fecha de fabricación. La Agencia de Servicios Sociales y Dependencia, la empresa encargada del Servicio de Teleasistencia dependiente de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, ante esta situación ha decidido realizar una campaña de comprobación de esos 70.000- 80.000 pulsadores para ver si funcionan. Eso supone que el usuario, con una media de edad de entre 75 y 85 años, tiene que interactuar, pulsar el botón y hablar con un operario para ver qué señales recibe e intentar visualizar un defecto minusculo en la carcasa. Ha Muy valorado por los usuarios El Servicio Andaluz de Teleasistencia está muy bien valorado entre los usuarios. Con un coste pequeño, la mayoría de los clientes no pagan nada si cumplen una serie de requisitos, las personas mayores, y sobre todo sus familiares, se sienten tranquilos. Además, los trabajadores tienen entre otras funciones, dar apoyo psicológico a las personas mayores, el 90 por ciento de los usuarios, para que no se sientan solos ni desamparados. Cuenta con casi quinientos trabajadores entre los centros de Sevilla y Málaga. sido la sección sindical de la Confederación General del Trabajo (CGT) del comité de empresa la que ha comunicado a este periódico el problema de los pulsadores. Desde la CGT aseguran que la dirección de la Agencia de Servicios Sociales estima que podrían ser en torno a un 15 por ciento de los pulsadores de este modelo según les indicó Tunstall los que podrían estar mal, pero ese porcentaje no se apoya en ningun dato fiable, por lo que tampoco descartaban que fuera la totalidad de los mismos y hubiera que sustituirlos todos. El defecto que podría dejar inservible el pulsador remoto es una fisura en la carcasa blanca por algún componente interno que rompe la estanqueidad del mismo. El pulsador está diseñado para que se pueda usar incluso en la ducha, por lo que temen que si le entra humedad o agua pueda no funcionar cuando se pulse y no emita la señal de alarma. Una contrata La representación de los trabajadores tuvo conocimiento de este problema por otros medios, sin que nadie de la Agencia informara al respecto. Posteriormente la Jefatura del Servicio de Teleasistencia confirmó al comité de empresa que se iba a realizar esta campaña de llamadas salientes para pedir una prueba de funcionamiento y la recepción de una llamada entrante para comprobar si funcionaba el pulsador remoto. Como desde que se empezó a instalar este modelo MyAmie hasta que se detectó el problema de las fisuras en la carcasa, agosto de 2007, hay entre setenta y ochenta mil posibles pulsadores defectuosos a comprobar, fue la Agencia de Servicios Sociales y Dependenciala la que ha decidido que por motivo de costes y de recursos, sean trabajadores de otra contrata, Proazimut, los que realicen la comprobación, pero usando el programa informático del Servicio de Teleasistencia. Proazimut es una empresa externa a la agencia que se encarga del mantenimiento técnico de los apara- Los usuarios del servicio cuentan con un Centralita y pulsador Una fisura en la carcasa El defecto que puede inhabilitar el aparato es una fisura en el pulsador por donde entraría el agua Acceso a la base de datos Una empresa ajena al Servicio de Teleasistencia manejaría la base de datos de los usuarios tos, pero nunca antes había tenido acceso a la base de datos. Cuando un trabajador de Teleasistencia tenía una queja de un usuario de que el aparato emisor, la consola o el pulsador, no funcionaba, se le daba traslado a este servicio técnico para que lo reparara. Los representantes sindicales han propuesto varias alternativas para solucionar este grave problema a la Agencia de Servicios Sociales. La primera es que fuera el propio fabricante, Tunstall, el que cambie todos los pulsadores que pueden estar afectados. Para ello incluso se puede ejecutar las garantías del contrato, que aseguran al menos un 5 del mismo, como apunta la sección sindical. Asimismo, el comité de empresa ha ofrecido a la dirección que sea el propio personal del Servicio Andaluz de Teleasistencia (SAT) el encargado de comprobar con los usuarios el estado de los llamadores remotos. Pero ninguna de estas propuestas han sido aceptadas. Ahora mismo la Agencia de Servicios Sociales en su servicio de Teleasistencia tiene en torno a 160 empleados en Málaga y el doble en Sevilla. Ellos están más que capacitados para resolver esta incidencia habida cuenta de que están acostumbrados a tratar con personas mayores, el 90 por ciento de los usuarios. En ocasiones